OpiniónOpinión Internacional

El nuevo gobierno sometido a la prueba de la política económica

Michelle Bagella

No es posible retirarse del euro ni de la Unión Europea. Pienso que los costos de  salir de ambos serían mucho más elevados que los beneficios. Se cuenta con investigaciones y estudios nacionales e internacionales que los cuantifican. Añado que al nuevo gobierno se le llamará a negociar próximamente el aditamento  de la arquitectura financiera de la moneda única.

Será necesario proponer modalidades e instrumento que hagan más sólida la propia arquitectura. Hay un principio objeto de discusión desde hace meses y que tendrá influencia sobre las discusiones de a finales de junio en Bruselas por los Jefes de Estado y el principio de la mutua división de los riesgos financieros, que ha bloqueado que se logre la Unión Bancarias. Alemania está en contra de ese principio, y su oposición no permite que avance esa negociación. Francia parece estar a favor, y el nuevo gobierno italiano podría reforzar la posición francesa en apoyo  al encaminamiento del Fondo de Tutela de los Depósitos Bancarios.

Pero ello no es suficiente. Se puede decir se trata de una condición necesaria, importante y fundamenta. Pero para reforzar la estabilidad del euro sirven nuevos institutos fiscales europeos, sin los cuales la moneda única sigue corriendo riesgo, especialmente cuando en el 2019 terminará la política monetaria del Aflojamiento Monetario (Qe).

Se están discutiendo algunas que deberían hallar modos y tiempos de ser aprobadas: Un Balance europeo que pueda recoger recursos propios, un Fondo Monetrio Europeo, que pueda intervenir en casos de schocks asimétricos, un Ministro Europeo de Finanzas, que pueda administrar los recursos de la Unión hacia fines sociales y económicos. Si se introdujeran esas instituciones, la política monetaria del Banco Central Europeo estaría amparada por una política fiscal europea, y se completaría el cuadro de los instrumentos de la política económica en breve plazo.

Pero la política económica no se puede limitar al breve plazo. Debe contemplar el medio plazo, proponiendo iniciativas que refuercen la economía europea en sus bases de productividad competitiva y equidad. Se están discutiendo un Fondo para la Desocupación, nuevas reglas para la inmigración, nueva iniciativas para fortalecer la seguridad interna y la lucha contra el terrorismo. A estos temas, sobre los cuales se juega  nivel social en toda Europa un partido decisivo para el futuro de la propia Unión, se le une un Plan europeo de inversiones que pueda reducir las desigualdades y los equilibrios no solo entre estados sino también al interior de ellos.

Alemania, como País líder, tiene una gran responsabilidad frente a la Unión. Hoy más que en el pasado se le requiere encargarse, y de compartir un proceso de actuación creíble.

Facilitar esta decisión también será una tarea del nuevo gobierno italiano.

Traducción de Carlos Armando Figueredo

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba