OpiniónOpinión Nacional

El precio de la gasolina debe aumentarse, pero…

El régimen se encuentra en un gran dilema, el cual no sabe cómo enfrentar. Se trata del aumento del precio de la gasolina, que como sabemos, se vende a precio solidario (¿justo?), muy por debajo de su costo de producción; pero…. necesariamente, por razones lógicas, debe aumentarse.

El nuevo precio que se ha planteado, no es ni cercano al precio “justo” que debería tener la  gasolina, cuyo precio de mercado en la mayoría de los países, es el de varios dólares por galón. Según algunas estadísticas encontradas en la red de internet, éste es de unas 169 veces superior en promedio, al precio de venta en Venezuela.

Cuando nos preguntamos: ¿Por qué el precio de la gasolina es tan barato en Venezuela?, la respuesta dependerá del político o gobernante a quién se la hagas, y seguramente la misma, nunca te dejará satisfecho. Si la hacemos a un economista “sensato”, no socialista, quizás te la responda correctamente, con mayor claridad y lógica.

El caso de la gasolina es parecido al del: agua, gas, telefonía, electricidad, aseo urbano, transporte colectivo, etc. Según los políticos, son servicios públicos estratégicos que requieren un trato especial, en lo que respecta a sus precios de venta al público, por ser asuntos muy sensibles a la opinión de las masas. No olvidemos que el populismo forma parte de nuestra cultura electorera.

Recordemos que el principio del fin del gobierno legítimo de Carlos Andrés Pérez, se inicio con aquellas medidas económicas que pretendían sincerar la economía, las cuales consideraban el aumento de los precios de venta de varios productos y servicios de la cesta básica del venezolano. Como por arte de magia, se levantaron protestas colectivas, las cuales terminaron en un desastre nacional de desvalijamiento de comercios y negocios. Para controlarlo fue necesario utilizar la fuerza armada; dejando una estela lamentable de cientos de muertos. Según se dice, el evento fue organizado por la izquierda radical  dirigida desde la habana por Fidel Castro.

¡Muy triste, verdad! Desde hace 16 años, el régimen chavista, viene apostando fuertemente al populismo, para lo cual venía contando con los petrodólares que producía PDVSA, pero…..han logrado el increíble “objetivo” de empobrecer a una nación que lo ha tenido todo, como para ser económicamente una de las más desarrolladas y exitosas en Latinoamérica. Lamentablemente para el régimen venezolano su capacidad inmensa de subsidiar se ha agotado.

El régimen, en lugar de generar el desarrollo económico en el país, se dedicó a destruir al capitalismo,  a la burguesía y al poco progreso que existía en Venezuela. Además se encargo de pagarle las elecciones y las deudas de otros países, así como ayudas generosas para el desarrollo de algunas otras naciones como: Cuba, Bolivia, Argentina, Nicaragua, Ecuador y Honduras. Hasta se dio el gusto de subsidiar combustibles en ciudades como Londres y Nueva York.

Con esta política de despilfarro,  sin crecimiento ni desarrollo económico, llegó el momento en que la economía del país tuvo que colapsar. Lo peor de todo esto, es el hecho de que los líderes chavistas del chavismo actúan como si no estuviese pasando nada y continúan actuando como si la “boyante” economía de Venezuela es infinita y no tiene límites, para el despilfarro.

Venezuela ha declarado absurdamente al mundo que salvará su ecología. Ha declarado la guerra fría al imperio norteamericano y al sionismo,  y se ufana de luchar contra el capitalismo. También ha declarado que exterminará la pobreza extrema hasta llegar a cero. Ha dicho también acabará con el desempleo y lo reducirá a cero.

Con la inflación no ha podido hacer nada, porque la atribuyen a un caso extremadamente complicado, creado por los gobiernos legítimos anteriores, ante lo cual no pueden hacer nada. Se espera que este año, la inflación rebase el 60% y probablemente seguirá su ritmo ascendente.

Ante un panorama económico tan sombrío, el régimen ha emprendido una “campañita” de revisión de los precios de venta de algunos servicios los cuales están muy bajos en la actualidad, pero aspiran a sacarle algún provecho para paliar algunos gastos burocráticos.  El hecho es que el pueblo venezolano está tan acostumbrado a tantos subsidios, que ha llegado a sensibilizarse tanto con estos que no puede vivir sin ellos.

A pesar del aumento “moderadísimo” anunciado por el régimen del precio de la gasolina, para cambiar de 0,95 bolívares por litro a algo así de un bolívar y medio por litro, los transportistas, tomaron la iniciativa y elevaron sus voces de protestas contra tal medida. Ya vendrán las protestas de otros sectores del país, afectados por ese pírrico aumento. ¿Imagínese amigo lector, como haría el próximo régimen en Venezuela para sincerar los precios de tales productos súper subsidiados como la gasolina?

Según la tabla del siguiente sitio web, http://datos.bancomundial.org/indicador/EP.PMP.SGAS.CD el precio de la gasolina en Venezuela, es el más bajo del mundo (0.02 dólares por litro). Si el aumento a realizar resulta en duplicar el actual precio – tal como lo ha anunciado el régimen – solo aumentaría hasta unos 0.04 dólares por litro, y seguiría siendo la más barata del mundo, inclusive, por debajo de los precios de todos los países del tercer mundo. ¿Sorprendente, verdad?

Esa es la triste y patética historia de la política venezolana. Aún, si fuésemos un país desarrollado, esta política del golpismo, subsidio, corrupción y el derroche, al parecer seguiría siendo la misma. Cuando surgen gobiernos legítimos que desean poner las cosas en orden y en su justo lugar, surgen oportunistas y golpistas profesionales, quienes a nombre de la izquierda, pretenden boicotear tales iniciativas como lo fue la conspiración dirigida desde Cuba y avalada por Hugo Chávez contra el presidente legítimo Carlos Andrés Pérez.

El chavismo está enredado en su propia red. No sabe cómo zafarse de ésta. Ha olvidado que para ser económicamente generoso, primero se debe triunfar y lograr prosperidad económica que justifique esta generosidad, la cual sin embargo, debe tener límites.

El país está en quiebra, escasean las divisas, no existe un plan concreto a la vista para mejorarlo económicamente al corto plazo, el endeudamiento de Venezuela es monstruoso, la credibilidad del régimen de Venezuela está muy baja a nivel mundial por incumplidor, se insiste en continuar aplicando el estatismo (socialismo), el canciller Elías Jaua anda por Medio Oriente ofreciendo ayuda a Palestina; el precio de la gasolina debe aumentarse, pero…. ¿Qué hacer?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

5 comentarios

  1. Ojalá y el gobierno no haya »entrampado» a la oposición con el tema de la gasolina y los problemas del ciudadano común hayan pasado a un segundo plano al igual que los del país. Quizás con la probable venta de Citgo logre »correr la arruga» hasta algo mas de diciembre y los primeros meses del 2015. Amen de ganar tiempo para elaborar una estrategia que le permita aplicar un »plan de ajuste» de una manera mas cómoda y al mismo tiempo ganar las elecciones de ese año. De momento, ha celebrado un congreso de los trabajadores socialistas y parece acelerar los tiempos para amarrar la revolución en esta fase de transición a una especie de »socialismo real» al mejor estilo del populismo radical. Es evidente que está sopesando las alternativas y se va a tomar su tiempo.

    Un aliciente pudiese ser el darle curso a los »contratos colectivos» e ir a aumentos elevados de salarios que permitirían dar la sensación de fortaleza y seguridad ; solo entonces un »plan de ajuste » gradual tendría alguna posibilidad de ser aceptado sin mucha resistencia. El dinero saldría de lo recaudado por la aplicación del plan de ajuste y hasta se pudiese paliar en algo el problema de la escasez y el desabastecimiento. En la practica quedaría limitado los gastos para inversión y en cierto sentido se trataría de oxigenar el populismo socialista que va en camino de naufragar, pero no olvidemos que así funciona la lógica económica del chavismo radical y que se daría por satisfecho con estas medidas, que permitirían aunque sea temporalmente mantener un cierto grado de unidad interna dentro de las tendencias del PSUV y facilitar a regañadientes el liderazgo del presidente Maduro. Indudablemente que esto iría en contrario a las recomendaciones del sector productivo privado, pero para un proyecto socialista – revolucionario , eso no tiene la mayor importancia. Lo primero es la política y luego viene todo lo demás.

    Está tan perdido el sentido de ubicación del gobierno dentro del contexto internacional y nacional ?. La verdad es que a estas alturas tengo mis dudas y es que buscar la »verdad» no es tarea fácil, especialmente cuando quien comenta es irreverente y no sometido a nada ni a nadie. Y esto lo digo, por que un desconocido profesor universitario norteamericano, Tyler Cowen, de una universidad que ni siquiera conocía de su existencia, ha publicado un trabajo titulado » Marginal Revolution » donde prácticamente decreta la muerte del »sueño americano », entierra las posibilidades de crecimiento de las clases medias y su papel en la economía norteamericana y legitima la desigualdad social y económica en los Estados Unidos (ver la entrevista en EL PAÍS de España del día de hoy ) y desnuda la realidad tecnológica de ese país en el momento presente ; sin embargo, se opone a que le caigan a »hachazos » a los que poseen la riqueza dentro de Norteamérica. Hay que leer su trabajo para saber en que se fundamenta y que soluciones propone, especialmente cuando cree demostrar que su crecimiento económico, esta llegando al llegadero. Muy interesante.

    Si no nos cerramos mentalmente a nuevos conceptos e ideas, es posible que logremos entender lo que esta ocurriendo en este mundo globalizado e independientemente y ello nos sirva para medio descifrar lo que nos sucede y que papel podemos jugar en esta revolución mundial que anuncia el devenir de un nuevo orden y el como podremos sobrevivir ante tantos e inesperados cambios. Algo así como ser, el »Inquieto Anacobero »…

  2. Lamentablemente, cuando se habla de asuntos económicos, lo menos que se incluye son las CIFRAS. El litro de gasolina tiene dos precios -subsidiados ambos- en Venezuela: El de más alto octanaje vale BsF 0,095 (diez litros y medio por UN bolívar) y el de menor octanaje vale BsF 0,070 (catorce litros y un cuarto por UN bolívar). Si calculamos el dólar a BsF 6.30 serían 66,15 y 89,77 litros por dólar, respectivamente. Calculado a BsF 11,2
    serían 117,6 y 159,6 litros por dólar. Con la cotización del dólar a nivel SICAD o de mercado negro, la cantidad de litros de gasolina que se obtienen por un solo DÓLAR es apabullante. Subiendo el precio de la gasolina a BsF 1.5 lo encarecerían 15,78 y 21,42 veces respectivamente. Un tanque de 50 lts de un vehícuo que utilice la gasolina de alto octanaje, que hoy se llena con BsF 4,75 costaría (a BsF 1.5 por litro) BsF 75, una diferencia de BsF 70,25 por cada tanque. Y parece que el aumento va a ser mayor.

    1. Ciertamente amigo Edgard, la medida – solamente por concepto de gasolina – es brutal, y sus implicaciones para con el resto de la economía también. Sin tomar en cuenta un probable 50% de incremento sobre las tarifas eléctricas . Los precios se irán por las nubes y los ajustes que se debieron hacer progresivamente desde hace 15 años no se hicieron. Realmente estamos pagando todos los desaciertos de unos gobiernos ineptos e incapaces…Dios nos coja confesados !.

      1. Edgard, métete en el blog del profesor Cowen ( Marginal Revolution ), ahí está el compendio de su trabajo. Luego lo comentamos por correo. Me parece un enfoque bastante original e interesante. La publicación de 2013 es bastante original.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba