OpiniónOpinión Nacional

El régimen compró maquillaje, el país perdió

El 6D, el gobierno apenas logró acarrear alrededor de 15% de los votos del Registro Electoral Permanente (REP), a pesar de los puntos rojos, el ventajismo grosero en los medios de comunicación y los organismos públicos, las amenazas y los chantajes. Con ese minúsculo porcentaje, Nicolás Maduro conseguirá de nuevo la hegemonía total del Estado, pero no el reconocimiento internacional. La mayoría de los países democráticos han desconocido y ratificado la condena a esas elecciones.  

La captura de la Asamblea Nacional era un trámite innecesario. Maduro ya contaba con la asamblea constituyente, de carácter originario y plenipotenciario, y con el tribunal de Maikel Moreno y sus muchachos, intérpretes inapelables del texto constitucional. Se trató de un capricho. Él, gran ventrílocuo, quería tener un nuevo muñeco que le amplificara las palabras y satisficiera sus deseos.

Lo logró, aunque con una participación escuálida y un impacto muy negativo en el plano nacional e internacional. El gobierno no pudo abultar la concurrencia a los centros de votación, para encubrir el fracaso de la convocatoria. Le resultaba imposible mostrar imágenes de procesos anteriores, como sucedió en otras ocasiones. En la elección de la constituyente en 2017 y en la reelección de Maduro en 2018, según las cifras oficiales, los venezolanos se habían volcado por millones a depositar su voto en las urnas electorales. Imágenes trucadas mostraron algunos centros repletos de gente. En esta oportunidad, el CNE había prometido que garantizaría las medidas de bioseguridad en los centros electorales. Con esa oferta, se puso la soga al cuello. Se obligó a mostrar los votantes llevando el tapaboca y manteniendo el distanciamiento social.   Esa aguda acotación la formuló Héctor Manrique en un tuit la  noche del domingo. De todas maneras, los rectores sacaron el escalímetro para ubicar la abstención en menos de 70%, con lo cual mejoraron los números  proyectados por todas las encuestadoras serias, entre ellas, Consultores 21.

Las famélicas cifras del 6D contrastan con las conseguidas en las elecciones parlamentarias de 2015. De este hecho han tomado debida nota los factores internacionales de poder. En esa ocasión votó 70% del REP. Los diputados opositores obtuvieron casi ocho millones de papeletas. Ganaron  la mayoría calificada de la Asamblea Nacional en una honrosa batalla contra el ventajismo oficial. El gobierno ahora dice que la participación cayó 40% con relación a 2015, porque pasó de setenta por ciento a treinta por ciento. Están raspados también en matemáticas, como en todo lo demás. Los datos del CNE hablan de puntos porcentuales, no de porcentaje absoluto. La verdad es que la concurrencia retrocedió casi 55%. Esa cita era demasiado insípida. Carecía de atractivo. Maduro intentó ponerle algo de pimienta con la oferta de que se iría de Miraflores si perdía. Diosdado Cabello optó por una fórmula más letal: le puso veneno a la convocatoria, amenazando a quienes no votaran con quitarles la comida. En otro país habría recibido una sanción ejemplar por chantajear de esa forma tan obscena. Aquí quedó solo como una treta miserable. Ni la zanahoria, ni el mazo les funcionó. La gente decidió no convalidar la farsa.

Los ciudadanos no fueron a sufragar, no porque ya no crean en el voto como instrumento de lucha y cambio democrático, sino porque no creyeron que la consulta del 6D tuviese alguna trascendencia. Conocen muy bien lo ocurrido en Venezuela con la AN después de su instalación en enero de 2016. Saben que con Maduro en Miraflores y Moreno en la Sala Constitucional, resulta imposible logar algún cambio notable en el desempeño de la AN. Si no se logró cuando se obtuvo la mayoría calificada, menos aún en medio de un cuadro depresivo tan agudo como el que atraviesan los sectores democráticos.

Dentro del minúsculo universo que votó, el PSUV obtuvo la mayoría calificada. Es la única organización que posee el músculo financiero para extorsionar y movilizar a los votantes.  No hablo de atraerlos porque el encanto que alguna vez tuvo, lo perdió desde hace muchos años. Ese partido –ubicado en 11% de las preferencias, muy cerca de los verdaderos Primero Justicia y Voluntad Popular- se convirtió en una maquinaria desvencijada, sin magia de ninguna clase, pero con gran capacidad de extorsionar debido al acceso que tiene a los recursos públicos.

La mayoría en la nueva AN le servirá al gobierno para aprobar el endeudamiento de la República y vender los activos estatizados cuando el frenesí estatizador se apoderó de Hugo Chávez. Sin embargo, ese factor no hará que al país fluyan los recursos financieros necesarios para salir de la crisis en la que nos hundió la estulticia roja. Hoy Venezuela se encuentra más fracturada que antes y casi sin posibilidades de recuperación. Los nuevos diputados oficialistas solo profieren amenazas.

El maquillaje obtenido por Maduro le cubre las ojeras, pero hunde más a Venezuela en la miseria.

PD: En este artículo no me refiero a la ‘oposición oficial’ que participó en la contienda.  A los náufragos no hay que recordarles su situación.

@trinomarquezc

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba