OpiniónOpinión Nacional

El salvataje internacional

Eduardo Soto Álvarez

Acaba de terminar en La Habana, la Cumbre de una Alianza, de pocos países, pero nombre oficial interminable, con un llamado a la solidaridad internacional con Venezuela.

Sin embargo, la intencionalidad de tal solicitud se transparenta, al observar el historial de tan escogido grupo de mandatarios, como Daniel Ortega, Evo Morales o el capo chavistoide, cuyas acciones hablan por sí mismas, para no mencionar al anfitrión, que representa al caimán dominante del pozo.

En consecuencia, es oportuno presentar razonadamente, una de las formas más nobles que puede asumirla solidaridad internacional: el salvataje de todo un pueblo.

La tragedia comenzó, cuando el chavismo se inmoló en aras del castrismo y por su perniciosa influencia, ha colocado al país como peón de potencias en pugna, pervertido sus instituciones, arruinado la economía, causado una profunda crisis humanitaria y generado laprimera gran diáspora de nuestrahistoria.

Los chavistas se mantienen en el poder,por la manipulación política de las necesidades del pueblo,las bayonetas corruptas y la experiencia dictatorial de sus tutores cubanos. Tal situación no debe continuar y se impone un cambio de rumbo.

El último diálogo nos enseñó que la fibra autoritaria del régimen, no le permite concebirlo como posible vía de soluciones. Se podría intentar ahora una negociación, para lo cual es indispensable tener cierto poder, que imparta peso específico a los planteamientos. Pero el régimen tiene demasiado y la oposición tan poquito, que no hay necesidad de hacerle caso.

La clave radica entonces, en ampliar nuestra dimensión negociadora y es allí donde puede jugar un papel decisivo la solidaridad internacional, no con mediadores ni testigos, sino para apuntalar resueltamente nuestro único planteamiento: el retorno a la democracia, con la fuerza necesaria que induzca elacuerdo, al balancear el poder de negociación de las partes.

Ya no es admisible atrincherarse en el principio de no intervención, para gozar de impunidad. Esta evolución manifiesta del concierto de las naciones, es lógico que traiga aparejadas fórmulas novedosas,para solucionar casos como el nuestro, las cuales deben desembocar en libérrimos comicios, certificados por la comunidad internacional.

El régimen, que dice ser el que más elecciones ha ganado y rechazado reiteradamente las medidas unilaterales, tendría oportunidad de confirmar su mandato o descabalgar sin traumas y, de todas maneras, ganaría en legitimidad.

A la comunidad internacional, le interesaría extirpar la posibilidad de metástasis chavista en su versión más peligrosa y delincuencial, a la vez que ayudar a consolidar regímenes respetuosos de las libertades fundamentales y de las reglas de convivencia, pactadas o aceptadas por todos.

A la oposición, le correspondería solicitar el salvataje, de manera legítima e inequívoca, para lo cual cuenta con la Asamblea Nacional y la mayoritaria voluntad de cambio.

Esta es una alternativa, pues todos deberíamos tratar de evitar lo que puede acontecer en el país, con un 10.000.000 % de inflación a la vuelta de la esquina, de seguir como vamos.

El asunto es peliagudo y no podemos ser panglosianos ni derrotistas, sino diligentes. Menciono otra vez la soga en casa del ahorcado, al recordar que el Che Guevara solía repetir: seamos realistas, exijamos lo imposible.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar