OpiniónOpinión Internacional

El Socialismo Siglo XXI y los ítems fantasmas

El año 2017, a raíz del escándalo del Lava Jato; el mayor escándalo de corrupción en América Latina, escribí un artículo titulado Necesitamos reivindicar la moral. En el expresaba: “En Latinoamérica hay un antes y un después del escándalo Lava Jato. La gigantesca investigación por corrupción originada en Brasil se extendió rápidamente a otras naciones”.

Mi corazón intuyó hace más de 4 años, que con ese acto de mega corrupción, un futuro sombrío se cernía sobre el continente, con la llegada del nefasto Socialismo Siglo XXI, un retoño del fracasado comunismo sin Dios ni ley, autoritario, corrupto y manipulador de masas, como el flautista de Hamelin, engatusando a pueblos con poca cultura democrática.

Y no fue casualidad la aparición del Lava Jato en Brasil, lugar de origen del Foro de San Pablo y el hogar de Lula, la vedet estelar de este escándalo.

El desprecio por la moral, practicada y difundida por estos regímenes, tarde o temprano desembocaría en lo que todos vemos hoy: el deseo patológico del poder, la corrupción, el desprecio por el Estado de Derecho y la Democracia, el secuestro de la justicia, el manejo prebendar y estatista de la economía, el desprecio por la iniciativa privada, la cadena coca-cocaína, la persecución política, la destrucción del medio ambiente, el racismo indigenista, el odio como motor principal de su política, y como corolario la destrucción de la moral pública, especialmente de la clase política.

El caso Lava Jato, el caso Zapata, el Fondo Indígena, los 33 camiones del capitán J.R Quintana, las barcazas chinas y otros muchos del pasado inmediato, así como los ítems fantasmas de hoy, son caras de la misma moneda: la llegada del Socialismo Siglo XXI, con su delincuencial modus operandi.

Los seguidores locales de esta corriente inmoral, salieron aumentados y corregidos, hay que detectarlos y juzgarlos, respetando el debido proceso. Necesitamos limpiar Santa Cruz y Bolivia, en un proceso de purificación continuo, necesario a toda sociedad que busca el “engrandecimiento moral y material”, como expresaba el primer estatuto del Comité pro Santa Cruz de 1950.

La destrucción de la moral pública, será el legado más nefasto que deje el populismo cocalero en Bolivia, así como en el continente lo está dejando el Socialismo Siglo XXI, de Lula da Silva y Cristina Kirchner, todos lobos de la misma colina. Los populistas salieron de lo peor. ¡Y como no iba a ser así, si sacaron a Cristo del palacio y lo remplazaron por brujos!

Insto a los conductores de nuestra sociedad, a dar la cara por ella, así como a las familias, escuelas, colegios, universidades y medios de comunicación. No permitamos que la inmoralidad se endiose en nuestra sociedad. No permitamos que el dinero y los bajos instintos nos dominen, recuperemos la decencia, legada por nuestros ancestros. 

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba