OpiniónOpinión Internacional

El terrorismo, el fanatismo religioso y la libertad de expresión

I) Los asesinatos, la masacre cometida recientemente en París por los hermanos Kouachi, no pueden ser considerados de otra manera, que de actos terroristas. Ningún asesinato o masacre, se puede justificar, se haga en nombre de lo que sea haga, así se haga en nombre de Dios, como se hizo en este caso. En este caso, los terroristas, cometieron su horrenda masacre en la que murieron nueve periodistas, un empleado y dos policías que protegían la sede de la revista satírica, Charlie Hebdo.

Los terroristas-fundamentalistas-religiosos, cometieron dicha masacre diciendo: “Alá es grande, el profeta Mahoma ha sido vengado, Charlie Hebdo ha muerto”.

En el mundo hay más de mil millones de musulmanes y los musulmanes-terroristas-fanáticos-religiosos, son una minoría muy pequeña, pero aunque muy pequeña, han cometido muchos actos de violencia, han masacrado a mucha gente, han causado mucho sufrimiento, han causado mucho dolor, han hecho derramar muchas lágrimas, etc.

Sin embargo, en medio del horror y la pesadilla de la masacre de París, hubo un hecho sublime, como lo fue la ofrenda de su vida que hizo un agente de la policía francesa, llamado Ahmed Merabat, en defensa de las víctimas asesinadas antes dichas. En efecto:

Los hermanos Kouachi, que no fueron otra cosa que unos terroristas-criminales-asesinos, se bajaron de un carro negro para cometer su monstruoso crimen. En la refriega de tiros contra sus víctimas, los terroristas hirieron a Ahmed Merabat, en un pie. Éste cayó al suelo, luego los terroristas pasaron a su lado y en consecuencia, Ahmed dio gritos pidiéndoles clemencia pero uno de los asesinos terroristas, le propinó a sangre fría, un cobarde y letal “tiro de gracia” en la cabeza. Esto, sin mediar palabra alguna, sin compasión y sin misericordia. Y toda esta monstruosidad, en nombre de Alá y del profeta Mahoma. Y resulta que Ahmed Merabat, era también un musulmán devoto…

Esto último demuestra, por una parte, que el terrorismo, no solo es monstruoso, vil, ruin, asesino y cobarde, sino que también es insano; y por la otra, que si bien hay musulmanes terroristas (la minoría), como los hermanos Kouachi,  hay también musulmanes que son capaces de dar su vida por otros (la mayoría), como Ahmed Merabat.

Aunque Ahmed Merabat, no fue cristiano, también a él, se le pudiera aplicar lo que dijera nuestro Señor Jesucristo:

 “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”. Juan 15: 13

Ahmed Merabat murió por salvar la vida de los demás y esta ofrenda de su vida, tiene un mérito extraordinario, ya que murió por defender la vida de unos que ridiculizaban, irrespetaban y se burlaban de su fe musulmana, como las sátiras burlescas que hacían en la revista Charlie Hebdo (este último aspecto pudiera ser objeto de un escrito aparte).

II) Los hermanos Kouachi se atrincheraron en una fábrica ubicada al noreste de París. La fábrica era “Dammartin-en-Goële”. Los terroristas no sabían que tenían un rehén”.  El periódico “El Correo” describe la situación de esta manera:

“Sobre el rehén, “Le Figaro” ha identificado a esta persona como Lilian, de 27 años y grafista de profesión. Tras ocultarse cuando entraron los secuestradores, escribió a su padre: “Me he escondido en la primera planta. Creo que han matado a todo el mundo. Avisa a la Policía para que intervenga”. Esta persona finalmente pudo abandonar a salvo el inmueble después de que los hermanos Kouachi y las fuerzas especiales se enfrentasen a tiros. Los asaltantes murieron en el marco de estos choques” (fin de la cita)

III) También fue un acto terrorista, lo que hiciera Amady Coulibaly,enVincennes, aleste de París. Coulibaly hizo un secuestro en unsupermercado de comida judía “kosher.  Secuestro que parecía coordinado con los hermanos Kouachi cuando se atrincheraron en la fábrica antes mencionada.

El periódico “El Confidencial”, describe el secuestro deCoulibaly, de la siguiente manera:

“Según la agencia France-Presse, citando fuentes policiales, dos policías y otros cuatro rehenes han resultado heridos durante la operación, que ha durado escasos minutos. El estado de estos últimos es crítico.

Tres rehenes murieron cuando se inició el secuestro y cuando la Policía lanzó el asalto cuatro horas más tarde, resultaron muertas al menos dos personas más, incluido el secuestrador identificado. Coulibaly, de 32 años, es el presunto autor también del asesinato de una policía municipal ayer en el sur de París” (fin de la cita).

IV)  Cuando hablamos de terroristas, estamos hablando no solo de los autores materiales sino también de los intelectuales, de los que lo financian, de los que patrocinan, de los que los amparan y les dan cobijo y también de los que predican un falso concepto de Dios (fanatismo y fundamentalismo religioso), como que si Dios no fuera amor, como bien lo dice el apóstol San Juan y la encíclica de Benedicto XVI.

La primera encíclica de Benedicto XVI, se llamó “Deus Caritas Est”, “Dios Es Amor”, de fecha 25 de diciembre de 2005, solemnidad de la Natividad del Señor. Dicha encíclica comienza así:

«Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16)…en este mismo versículo, Juan nos ofrece, por así decir, una formulación sintética de la existencia cristiana: «Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él».

Santo Tomás de Aquino explica muy bien que en Dios existe el amor y no puede querer el mal. En efecto, en la “Summa contra los Gentiles”, Santo Tomás de Aquino dice lo siguiente:

LIBRO PRIMERO

CAPITULO XC

“En Dios existe el amor que es no sólo verdadero, sino perfectísimo y firmísimo…En Dios, como hemos demostrado…existe el gozo y la delectación. Luego también el amor…

También recuerda la Escritura el amor de Dios. Dice en el Deuteronomio: “El ama a los pueblos”. Y en Jeremías: “Te amé con amor eterno”También recuerda la Escritura el amor de Dios. Dice en el Deuteronomio: “El ama a los pueblos”. Y en Jeremías: “Te amé con amor eterno”. Y en San Juan: “El Padre os ama”. — Algunos filósofos enseñaron igualmente que el amor de Dios es el principio de los seres… Así se dice en el Salmo: “El Señor es piadoso y benigno, paciente y misericordiosísimo”…

CAPITULO XCV

Dios no puede querer el mal

De lo dicho se puede demostrar que Dios no puede querer el mal. En efecto:

La virtud de un sujeto es principio de bien obrar. Pero todo obrar de Dios es un obrar virtuoso, al ser su virtud su esencia, como ya se probó (c. 92). Luego no puede querer el mal…

Se ha demostrado que Dios es el sumo bien… Más el sumo bien excluye todo consorcio con el mal, como el sumo calor la mezcla de frío. En consecuencia, la voluntad divina no puede inclinarse al mal…

CAPITULO XCVI

Dios no odia nada, y no le puede convenir el odio hacia cosa alguna

Con esto se evidencia que no puede convenir a Dios el odio hacia cosa alguna. Efectivamente:

Lo que el amor es al bien, el odio es al mal; porque para quienes amamos queremos el bien, y para quienes odiamos, el mal. Luego si, como se ha probado, la voluntad de Dios no se puede inclinar al mal, es imposible que Él tenga odio hacia alguna cosa…”

Por lo tanto, un acto terrorista, como lo es lo que acaba de suceder en París, no puede venir de Dios, no puede ser querido por Dios, ni tampoco se puede amparar en la Voluntad de Dios.Por lo tanto, es teológicamente imposible que un criminal acto terrorista, sea querido por Dios. Una cosa es que lo permita y otra es que lo quiera. Si Dios permite el mal, como de hecho lo permite, es para sacar bienes mayores, como bien lo explica Santo Tomás de Aquino en su “Suma Teológica” y también Jacques Maritain, basado en Santo Tomás de Aquino, en su extraordinario libro “Y Dios permite el mal”, cuestión que sería objeto de un escrito aparte.

El que se asesina es un homicida, así lo haga en nombre de Dios. No es excusable ningún crimen, así se haga en nombre de Dios.

San Agustín dice lo siguiente:

 ‎”Ama y haz lo que quieras; si te callas, hazlo por amor; si gritas, también hazlo por amor; si corriges, también por amor; si te abstienes, por amor. Que la raíz del amor esté dentro de ti y nada puede salir sino lo que es bueno” (San Agustín – Ama y haz lo que quieras – Homilía VII, párrafo 8).

Evidentemente que no son actos de amor sino de odio, los actos terroristas de París, así se hayan hecho bajo el disfraz de la religión, que no es otra cosa que fanatismo-fundamentalismo religioso, según recientemente vimos.

V) Todo acto terrorista, como por ejemplo, la reciente masacre de París, no es precisamente un acto de “amor”; es un acto de odio, disfrazado de acto religioso y si de algo tiene, no es precisamente de un acto “santo” que agrade a Dios, sino de diabólico, de satánico. Por lo tanto, los hermanos   Kouachi, no son ningunos “mártires” sino unos terroristas.

VI) Todo acto terrorista viola las leyes de Dios y también las leyes de los hombres. Todo acto terrorista viola el V Mandamiento de la ley de Dios: “no matarás”.

El Catecismo Universal De La IglesiaCatólica, es muy claro y no deja lugar a dudas:

2258La vida humana ha de ser tenida como sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente” (Congregación para la Doctrina de la Fe, Instr. Donum vitae, intr. 5).

2259 La Escritura, en el relato de la muerte de Abel a manos de su hermano Caín (cf Gn 4, 8-12), revela, desde los comienzos de la historia humana, la presencia en el hombre de la ira y la codicia, consecuencias del pecado original. El hombre se convirtió en el enemigo de sus semejantes. Dios manifiesta la maldad de este fratricidio: ¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo. Pues bien: maldito seas, lejos de este suelo que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano” (Gn 4, 10-11).

2260 La alianza de Dios y de la humanidad está tejida de llamamientos a reconocer la vida humana como don divino y de la existencia de una violencia fratricida en el corazón del hombre:

«Y yo os prometo reclamar vuestra propia sangre […] Quien vertiere sangre de hombre, por otro hombre será su sangre vertida, porque a imagen de Dios hizo él al hombre» (Gn 9, 5-6).

El Antiguo Testamento consideró siempre la sangre como un signo sagrado de la vida (cf Lv 17, 14). La validez de esta enseñanza es para todos los tiempos.

2261 La Escritura precisa lo que el quinto mandamiento prohíbe: “No quites la vida del inocente y justo” (Ex 23, 7). El homicidio voluntario de un inocente es gravemente contrario a la dignidad del ser humano, a la regla de oro y a la santidad del Creador. La ley que lo proscribe posee una validez universal: obliga a todos y a cada uno, siempre y en todas partes.

2268El quinto mandamiento condena como gravemente pecaminoso el homicidio directo y voluntario. El que mata y los que cooperan voluntariamente con él cometen un pecado que clama venganza al cielo (cf Gn 4, 10).

VII) No son compatibles las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, recogidos en los santos evangelios, los mecanismos violentos, motivados por el fanatismo-fundamentalismo religioso, que se aplicaron en los actos terroristas de París y en cualquier otro acto terrorista. Veamos:

1. “Os he dicho estas cosas para que no os deprimáis.2. Os echarán de las sinagogas; más aún, se acerca la hora en que os quitarán la vida creyendo que con ello dan culto a Dios.3. Os harán esto porque no conocen ni al Padre ni a mí”. Juan, 16: 1-3

Vamos a copiar unos comentarios a la Sagrada Biblia, elaborados por la facultad de teología de la universidad de Navarra. Veamos un extracto de lo que comenta en relación a este texto. Dichos comentarios, son los siguientes (extracto):

“…el fanatismo puede arrastrar hasta hacer creer que es lícito el crimen para servir a la causa de la religión…”.

Luego de este comentario, hace referencia a otro de Lucas 14, 1-6. Este último es el episodio de la cura de un enfermo de hidropesía, en sábado. Para entender mejor, vamos a copiar el texto bíblico:

“1.Un sábado Jesús fue a comer a la casa de uno de los fariseos más importantes, y ellos lo observaban.

2. Por casualidad había delante de él un hombre que sufría de hinchazón.

3. Jesús preguntó a los maestros de la Ley y a los fariseos: « ¿Está permitido por la Ley curar en día sábado o no?»

4. Pero ninguno respondió. Jesús entonces se acercó al enfermo, lo curó y lo despidió.

5. Después les dijo: «Si a uno de ustedes se le cae su burro o su buey en un pozo en día sábado, ¿acaso no va en seguida a sacarlo?»

6. Y no pudieron contestarle”.

El comentario es el siguiente:

“Esta actitud” (de Jesús al curar a un enfermo en sábado) “contrasta con el fanatismo de aquellos hombres. El fanatismo siempre es nocivo. Con frecuencia lleva a la obcecación, a negar, como en este caso, los principios más elementales de caridad y justicia, e incluso de mero humanitarismo. Fanáticos, no podemos serlo de nada. Ni aun de lo más sagrado. Por eso el Concilio Vaticano II declaró que “en materia religiosa, no se obligue a nadie a obrar contra su conciencia, ni se le impida que actué conforme a ella en privado y en público, solo o asociado con otros, dentro de los límites debidos. Declara, además, que el derecho a la libertad religiosa está realmente fundado en la dignidad misma de la persona humana, tal como se le conoce por la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural” (Dignitatis humanae, n.2).

VIII) El papa Francisco también expresó los horribles problemas que trae el fundamentalismo religioso:

Papa Francisco condena fundamentalismo religioso: Usan a Dios como pretexto ideológico

VATICANO, 12 Ene. 15 / 10:04 am (ACI/EWTN Noticias) En su discurso de Año Nuevo al Cuerpo Diplomático acreditado en la Santa Sede, el Papa Francisco reiteró su condena al fundamentalismo religioso que sigue ocasionando tragedias –sobre todo en Medio Oriente-, e indicó que esto “es consecuencia de la cultura del descarte aplicada a Dios” y de su uso por parte de los extremistas como “mero pretexto ideológico”.

“Desgraciadamente, Oriente Medio sufre otros conflictos, que se arrastran ya durante demasiado tiempo y cuyas manifestaciones son escalofriantes también a causa de la propagación del terrorismo de carácter fundamentalista en Siria e Irak. Este fenómeno es consecuencia de la cultura del descarte aplicada a Dios. De hecho, el fundamentalismo religioso, antes incluso de descartar a seres humanos perpetrando horrendas masacres, rechaza a Dios, relegándolo a mero pretexto ideológico”, expresó Francisco.

“Ante esta injusta agresión –señaló-, que afecta también a los cristianos y a otros grupos étnicos de la Región –los yazidíes, por ejemplo–, es necesaria una respuesta unánime que, en el marco del derecho internacional, impida que se propague la violencia, reestablezca la concordia y sane las profundas heridas que han provocado los incesantes conflictos”.

A lo largo de su discurso, que duró 35 minutos, recordó los recientes sucesos en París, donde la semana pasada dos fundamentalistas islámicos atacaron y asesinaron a doce trabajadores de la revista Charlie Hebdo, y otros dos terroristas mantuvieron a varias personas secuestradas en un supermercado, hecho que terminó con la muerte de dos rehenes y uno de los fundamentalistas.

Asimismo, Francisco mencionó el caso de Nigeria, que sufre la violencia del grupo islamista Boko Haram, que hace unos días atacó 16 localidades del norte de Nigeria, con un saldo de unas 2.000 personas muertas.

El Cuerpo Diplomático está formado por 180 estados que tienen relaciones diplomáticas con el Vaticano, así como por 83 Cancillerías de Embajadas con sede en Roma”.

IX) Los actos terroristas atentan contra el Plan de Dios y la Voluntad de Dios, que nos creó a su imagen y semejanza.  Dios nos creó. Dios es el dueño de la vida. Dios vio que era bueno el habernos creado. Veamos:

“Dijo Dios:

“Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine

los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos, los
reptiles de la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.”

Y los bendijo Dios y les dijo:

“Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad los peces del mar, las aves del cielo, los vivientes que se mueven sobre la tierra.”

Y vio Dios todo lo que había hecho; y era muy bueno” (GÉNESIS 1,26-28.31ª).

X) Las decapitaciones, y demás actos de barbarie y salvajismo, de los fanáticos religiosos de IL (el estado islámico), en contra los que no se convierten al islán, son actos terroristas y no es moralmente lícita, la justificación religiosa que pretenden darle. El fanático religioso, es el peor de todos los fanáticos porque el fanático religioso justifica los crímenes más atroces en nombre de la religión que dice profesar.

XI) Si bienen el artículo 29, de la Constitución Nacional de Venezuela, no se define propiamente la palabra “terrorista”, lo describe muy bien:

“El Estado estará obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades. Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones de derechos humanos y los crímenes de guerra son imprescriptibles.  Las violaciones de derechos humanos cometidos y los delitos de lesa humanidad serán investigados y juzgados por los tribunales ordinarios.  Dichos delitos quedan excluidos de los beneficios que puedan conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnistía”.

XII) El presidente de Francia, François Hollande, calificó el ataque de París, como “un atentado terrorista” y “un acto de excepcional barbarie”.

Hollande aseguró que “estamos en peligro porque somos un país de libertad, y porque somos un país de libertad nos protegemos de las amenazas y castigaremos a los agresores”.

XIII) No solamente son terrorismo, los recientes actos terroristas de París, también lo son,los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001. Estos fueron calificados por una minoría de musulmanes, como actos de “martirio”. En este horrendo y criminal acto terrorista, se trataba de darle por donde más le dolía al pueblo norteamericano: en su corazón financiero como lo eran “Las Torres Gemelas”, en su corazón militar como lo era “El Pentágono” y en su corazón político como lo era “La Casa Blanca”, etc.

Se sabe que los que estrellaron los aviones contra las Torres Gemelas y el Pentágono, creían que el acto atroz, horripilante, salvaje, bárbaro y monstruoso que hicieron, no era para ellos, un acto criminal, salvaje y terrorista; sino que más bien, para ellos, era un acto de “martirio” que les daría pasaporte directo al cielo y que complacía a Alá.

Obviamente que en los actos terroristas del 11 de septiembre de 2001, también estamos en presencia de un acto de fanatismo religioso. Ahora bien, el verdadero mártir, es el que da un verdadero testimonio de sus creencias, no es un fanático; así se le tache como tal. Es decir, los terroristas del 11 de septiembre, se autodefinieron como “mártires” y algunos pocos musulmanes los definieron de igual manera.

 En el caso de las recientes masacres de París, el periódico “El Correo”, dice lo siguiente:

“Los terroristas” (los hermanos Kouachi) “habían declarado querer morir como mártires”, explicó horas antes el alcalde del municipio donde habían decidido refugiarse. No en vano, el Estado Islámico ha elogiado este viernes a los Kouachi. “Los dos hermanos se han convertido en los primeros hombres en responder a la violación y ataque al profeta, y la acción de los muyaidines ha alegrado a miles de musulmanes”, ha asegura (fin de la cita).

Obviamente que es una minoría de musulmanes, la que define a los terroristas de horrendas masacres como “mártires”, tales como las del 11 de septiembre de 2001 y el actual de   París. Como antes dijimos, los musulmanes son más de mil millones y no salieron los más de mil millones de musulmanes a calificar a los terroristas como “mártires”, ni defender y a justificar tan siniestros y repudiables actos.

Más bien, muchos musulmanes, tanto el 11 de septiembre de 2001, como ahora en París, han repudiado dichos actos, pública y categóricamente, alegando que “el islán es una religión de paz, y no de odio y violencia, y que no representan al Islán los fanáticos y extremistas terroristas que cometen masacres”.

En relación al 11 de septiembre de 2001, el para entonces presidente George Bush, lo planteó muy claro:

“En materia de terrorismo no hay puntos medios: o se está con los terroristas o se está con nosotros”.

 XIV) También fueron actos terroristas y que también pretendieron fundamentarse en el fanatismo religioso, la masacre por parte de “Al Qaeda” en Estambul, en noviembre de 2003 y que acabó con 25 vidas humanas.  Y del crimen y masacre, del 11 de marzo de 2004 en Madrid, que dejaron 191 muertos, y los atentados terroristas y criminales, en la cuidad de Londres, del jueves 07 de Julio de 2005 y que mataron a más de 50 personas.

No olvidemos lo que dijera el ex primer ministro inglés Tony Blair: “esto tiene todo el sello de Al Qaeda”. 

Veamos lo que sobre estos actos terroristas de Londres, dijera el papa emérito, Benedicto XVI:

  “A aquellos que fomentan los sentimientos de odio y a aquellos que realizan acciones terroristas tan repugnantes, les digo: “Dios ama la vida, que él crea, no la muerte.  ¡Paren, en nombre de Dios!”. 

Todos sentimos una profunda tristeza por los ataques terroristas atroces del jueves en Londres”, expresó ante aplausos de la multitud.  Oremos por los que murieron, por los heridos y por sus seres queridos.  Pero también recemos por los atacantes, que el Señor toque sus corazones” (Yahoo Noticias, 10-07-05).

Leamos un cable de la agencia periodística, AFP, de fecha 23 de octubre del año 2014, emitido desde Ottawa Canadá:

“Canadá, en el seno de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos que lucha contra la organización Estado Islámico (EI) en Irak, fue atacada por el extremismo islámico en su territorio por primera vez en su historia.

Este miércoles, un atacante de ideas próximas a los radicales islamistas según los medios fue abatido tras disparar y matar a un soldado en el centro de Ottawa, un suceso calificado por el primer ministro del país, Stephen Harper, como “ataque terrorista”.

El gobierno ya había hecho referencia al terrorismo el martes, luego de la muerte el lunes de un soldado atropellado por un conductor con ideas próximas a grupos islámicos, que luego fue asesinado por la policía” (fin de la cita).

También lo que dijera el portal Católico, ACI Prensa, en relación a la condena que contra el terrorismo hiciera Su Santidad, el papa Francisco”

“Papa condena terrorismo en Australia, Pakistán y Yemen. Por Álvaro de Juana, 17 de diciembre de 2014

El papa Francisco condenó hoy los “inhumanos actos terroristas” ocurridos recientemente en Australia, Pakistán y Yemen, al finalizar la audiencia general que celebró como cada miércoles en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Francisco pidió rezar la oración del Padre Nuestro por las víctimas de estos ataques y pidió que “el Señor reciba en su paz a los fallecidos, conforte a los familiares y convierta los corazones de los violentos”.

Ayer, en un ataque a una escuela de Peshawar murieron 132 niños y nueve maestros, así como siete insurgentes, que entraron lanzando bombas y disparando clase por clase.

Otras 25 personas, entre ellas 15 niñas, también murieron ayer por la explosión de dos coches bomba en la ciudad de Radá, en el sur de Yemen. Mientras que otras dos personas y el asaltante fallecieron en una chocolatería en Sidney el pasado lunes” (fin de la cita).

XV) En este punto vamos brevemente a ver la relación que hay entre la libertad de expresión y los actos terroristas:

A)Salman Rushdie fue condenado a muerte por haber escrito “los versos satánicos” (1988).

Dicha condena fue emitida en base a una sentencia o edicto, que en el mundo musulmán llaman la “Fatwa” y en el caso de Salman Rushdie, la “Fatwa” fue emitida por parte de altísimas autoridades del mundo islámico, entre ellos el Ayatollah Khomeini. Dicha condena a muerte fue porque de acuerdo a ellos, dichos versos eran una profanación contra Mahoma y el Corán. Y no solo fue una condena a muerte tradicional, sino que además ofrecieron una recompensa inicial al que lo matara, de 2.8 millones de $. Recompensa que a lo largo del tiempo, ha ido aumentando.

B) En el año 2005, se publicaran en países europeos tales como Suecia y Dinamarca caricaturas satíricas en contra de Mahoma.

Dichas publicaciones desataron tal grado de ira en algunos musulmanes, que hubo muertes, daños materiales, todo tipo de amenazas (como antes dijimos, los terroristas fanáticos religiosos, son muy pocos pero hacen mucho daño).

C) Se pudiera decir que el caso de Salman Rushdie y las caricaturas del año 2005, fueron una suerte de preludio de lo que sería, el reciente abominable crimen contra los trabajadores de la revista satírica francesa Charlie Hebdo.

D) La “Fatwa” contra Salman Rushdie, los actos terroristas en Suecia, Dinamarca y ahora en París, no son sino actos de oscurantismo, barbarie, incivilización, salvajismo, insania, de épocas que se creían superadas. Evidentemente que las caricaturas de Charlie Hebdo, hirieron la sensibilidad de la población musulmana. Por ejemplo, ponen a Mahoma enseñando los glúteos de una manera grotesca.

E) Ahora bien, si bien, en la revista Charlie Hebdo se puede invocar la libertad de prensa para caricaturizar lo que ellos quieran, los musulmanes también tienen su legítimo derecho de expresar su molestia por dichas caricaturas que ellos consideran ofensivas. Los musulmanes dicen que “Alá es Dios y Mahoma su profeta”.

Si la revista Charlie Hebdo tiene libertad de expresión, también la tienen los musulmanes. Lo que es condenable es la protesta musulmana a través del terrorismo, el asesinato, el crimen, la violencia, como recientemente acaba de suceder en París (repetimos en insistimos: se trata de unos muy pocos musulmanes que son violentos, no de la inmensa mayoría de los musulmanes, que son gente de paz y trabajo, y que no son vientos).

F) No olvidemos el dicho que le atribuyen a Voltaire:

“Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por defender tu derecho a decirlo”

G) Es decir la violencia, el crimen, el asesinato, las masacres y el terrorismo, no se justifican y nunca serán justificadas. Las plumas se deben combatir con plumas, no con metralletas y bombas. Las ideas se deben combatir con ideas, no con metralletas y bombas. Los argumentos se deben combatir con argumentos, no con metralletas y bombas. Las caricaturas se pueden combatir con caricaturas, no con metralletas y bombas.

El problema de la barbarie, el oscurantismo, el salvajismo, la violencia y el asesinato del atentado de París, es el terrorismo y el fanatismo religioso, no la libertad de expresión.

[email protected]
@caballitonoble

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba