OpiniónOpinión Nacional

El Tratado de Versalles y el Fascismo: Dos acontecimientos centenarios de relevancia

Raúl Sanz Machado

En la tarde del 28 de junio de 1819, hace 100 años,  la delegación alemana a la conferencia de París celebrada en el Palacio de Versailles, firmó el tratado de paz, impuesto por las potencias aliadas vencedoras, exactamente 5 años después del atentado terrorista  mortal,  contra el archiduque de Austria Francisco Fernando  de Austria y su esposa la Duquesa Chotek perpetrado por el terrorista Garrillo Princip miembro de un movimiento que buscaba la separación de Serbia del imperio austro-húngaro y que desató la primera guerra mundial en 1914.

Los aliados rechazaron casi todas las objeciones alemanas y confirmaron sus duras exigencias del 7 de marzo pasado, por lo que Alemania se vio obligada a asumir todas las responsabilidades por la guerra y a entregar al Kaiser y otras altas personalidades del Reich que fueron juzgados por los aliados.

A fines de abril de ese año, se había creado la Sociedad de Naciones, antecesora de la ONU, por iniciativa del presidente norteamericano Woodrows Wilson,  para mediar y arbitrar entre conflictos de los Estados, al mismo tiempo que se comprometía a reconocer el arbitraje del Tribunal Internacional de La Haya.

El cruento conflicto armado costó la vida a más de 10 millones de soldados y más de 15 millones de heridos y desaparecidos.  Ademas, los aliados capturaron más de 5.000 cañones y 25.000 ametralladoras 1.700 aviones, 5.000 locomotoras,  150.000 vagones y 5.000 camiones. La firma del armisticio se firmó a bordo de un tren del Mariscal frances Fochs en el bosque de Compiégne, suscrito por el Almirante Wemyss, el Mariscal Fochs y el General Weygand.

NACE EL FASCISMO.  Hace también 100 años nació el movimiento fascista, en Milán, denominado Fasci di Combatimento por iniciativa de Benito Mussolini quien pretendía crear un «anti-partido»  con un programa pragmático definido como republicano, democrático y socialista –igual que ahora?–  para enfrentar una importante recesión económica que afectaba a Italia con graves consecuencias sociales.

El fin de la primera guerra mundial y el nacimiento del Fascismo han sido acontecimiento que han pasado por debajo de la mesa a los 100 años de lo sucedido.

En fin, como diría Il Duce, «Todo tiene su fin y su por qué…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar