OpiniónOpinión Nacional

Elecciones, Candidatos y Población Electoral

Ante las propuestas y los discursos de los candidatos a gobernadores y alcaldes para las elecciones del 21 de Noviembre de este año (2021), uno no sabe si reírse o irritarse, y es que a leer o escuchar sus declaraciones y sus arengas electorales, de inmediato uno percibe que no tienen NPI del país donde han vivido estos últimos 32 años (1989-2021), o pretenden continuar engañándonos como si Venezuela toda, fuera un país de idiotas.

Empecemos por apuntar que las gobernaciones manejan uno presupuestos sumamente deficitarios que no alcanzan en oportunidades ni pagar nominas, y las gobernaciones no tienen facultades fiscales como las tienen las alcaldías para incrementar sus presupuestos. Que por cierto, estas ultimas en las principales ciudades del país se han dado a la tarea en plena campana electoral de incrementar los impuestos municipales a los Condominios de la clase media, so pena de suspenderles los servicios (Aseo Urbano, Gas, otros), que no prestan, o que prestan deficientemente. Lo inexplicable racionalmente de todo esto, es que con las misma propuestas y los mismos discursos de siempre, vuelven a obtener el favor electoral de la gente. Esto indica que quizás, o sin el quizás, la mayoría de la población electoral con sus naturales excepciones, elige sin conocimiento de ninguna referencia de carácter política, social, administrativa, y por supuesto mucho menos ideológica a los candidatos, lo cual les permite a estos últimos, hablar con tantas incongruencias y necedades sobre las ofertas de sus futuros proyectos de gobierno, que les sirven a su vez como una especie de cañones de asalto financiero de las regiones donde a través de la opacidad de la contrataciones y licitaciones de obras, se drenan hacia cuentas particulares miles de millones de los presupuestos regionales desde las “asépticas” oficinas de las administraciones de obras de las gobernaciones y de las  alcaldías, oficinas que son como una especie de “salas fortificadas” donde se discuten los presupuestos de obras, y donde los funcionarios (de gobernaciones y alcaldías) ejercitan sus mentiras, para consumar sus fraude y su corrupción. Lo triste y lamentable de esta conducta es que habría que eximir de responsabilidades de estas decisiones, a una población electoral ignara que se “traga” integro las mentiras de sus gobernantes porque penosamente viven sumida en el desconocimiento y la ignorancia, razón que los lleva a cometer el mismo error una y otra vez, sin la posibilidad de una fe de erratas al final.

Estas poblaciones electorales crédulas de los medios de comunicación y de la publicidad que despliegan los candidatos, le dan crédito a las necedades, incongruencias y estupideces que dicen los candidatos y sus estrategas de campana, pues no entienden nada y por tanto no les importa por que no tienen conciencia de que de las andanzas de sus candidatos, desafortunadamente dependan después sus derechos sociales.

El politólogo y sociólogo italiano Giovanni Sartori solía decir que; “era necesario tener en cuenta que las elecciones también pueden matar una democracia”, y es que los estrategas de los candidatos tienen la capacidad para descodificar a los electores venidos a menos por unos lideres incultos adiestrados en las maniobras y las trampas políticas de las negociaciones electorales, mientras las artimañas aprendidas en la administración de la renta publica, les permite acumular beneficios (dinero) a favor de sus cuentas y patrimonio personal.

La crisis de 38 años (1983-2021) que continúa viviendo Venezuela, puso a prueba el liderazgo de todo el país (Empresarios, Iglesia, clase política y sus partidos, medios de comunicación, sector cultural, otros). Con el agravante que desde el 2002 Venezuela se convirtió en un grave riesgo para la estabilidad regional por su diáspora, que hoy afecta de manera significativa a América del Sur, La agudización de la crisis desde el 2002, tiene implicaciones geopolíticas y geoestratégicas en razón del papel que en esta crisis juegan los Estados Unidos, Cuba, Rusia, China, la Unión Europea e Irán. 

Todo lo ocurrido en estos 38 años nos evidencia que el liderazgo principalmente político, económico y comunicacional del país, se fue progresivamente agotando a lo largo de todos estos años. Es así como su nivel político e intelectual, no solo no se renovó, sino que por el contrario, se atasco y se atraso, salvo poquísimas excepciones. Esto trajo como consecuencia que los “pragmáticos” operadores electorales que en la década del 60, 70 y mitad de los 80, no aprendieron nada del liderazgo de la Generación del 28, y por contrario se dedicaron a aprender y asimilar todas las marramuncias y triquiñuela de las trampas de las negociaciones electorales, logrando apoderarse por esta vía de las direcciones políticas de los paridos, de las direcciones empresariales y de las direcciones de los medios de comunicación. Cuestión esta que fue desencantando, frustrando he irritando a una población que había depositado una importante confianza en los liderazgos partidistas y económicos del país, lo cual fue uno de los factores determinantes que en mi criterio, llevaron lamentablemente al Caracazo del 27 de febrero de 1989, lo cual fue aprovechado por unos militares sediciosos y un sector importante de la oligarquía que se había logrado solapar en los medios de comunicación para conspirar en la creencia que después podrían controlar a los militares y manejarlos en favor de sus intereses económicos y políticos, cuestión que pretendieron aprovechar inicialmente ante unos políticos desubicados y sin ninguna idea de lo que estaba ocurriendo. Pero a esta oligarquía les ocurrió lo que decía Antonio Gramsci; “que lo nuevo tarda en aparecer, y en ese claroscuro surgen los monstruos” y lamentablemente para ellos, y lo que es peor, para Venezuela, les surgió el monstruo del chavismo.

En este momento lo que esta viviendo Venezuela es de una gravedad indecible por sus consecuencias para las generaciones futuras, estos es así, por cuanto mientras no se resuelva la actual catástrofe económica, y el país pueda reactivar la producción y retomar el crecimiento económico e instaurar de nuevo una democracia decente con una pluralidad política e ideológica donde podamos volver a elegir con plenas garantías electorales a los hombres y mujeres que en nuestros criterio, nos garanticen nuestros derechos sociales y podamos a su vez cumplir con nuestros deberes y compromisos como ciudadanos venezolanos que nos permita construir una Venezuela más igualitaria, más solidaria y en definitiva más justa.

Una Venezuela donde la población electoral pueda desentrañar las ambigüedades y mentiras con las que los liderazgos pragmáticos sin formación política, intelectual e ideológica, y sin ninguna visión histórica de mediano y largo plazo. Liderazgos estos, que únicamente les interesa el disfrute del poder y la administración de la renta publica para ponerla en función de sus beneficios personales y de sus socios políticos y económicos. Son estos los liderazgos que en los últimos 31 años han engatusado cotidianamente a la población, en especial, a la población electoral. En estos últimos 31 años hay el suficiente material bibliográfico y la suficiente información, para saber que desafortunadamente, lo planteado anteriormente no es posible lograrlo con elecciones como las de este 21 de Noviembre de 2021, amen que el “liderazgo pragmático” de las maquinarias electorales, no tienen NPI de muchos de los problemas a la cual hay que enfrentarse hoy en un mundo multilateral.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba