OpiniónOpinión Nacional

Elegía a la maldad

Para no meternos en honduras y traspasar allende los océanos, en América Latina podemos conocer que no es difícil ser mal gobernante, para luego cruzar el Jordán ufanarse de victorias populares y retomar el poder, en nuestra historia continental los hay de todo género, por cierto, muy pocos estadistas de buen cuño, el resto ha devenido en mandones de todos colores y pelambres, calificados como malos, malucos y promotores de tragedias y genocidios. 

En esta oportunidad para tratar el caso recordamos un género literario de los poetas griegos, quienes además de exponer como tema principal la muerte, también componían versos sobre temas más amplios como la catástrofe, las derrotas, el amor, el paso del tiempo, la nostalgia, entre otros. 

En definitiva, ¿cómo pudiéramos calificar con mayor precisión la actual gestión gobernante?, que le retuerza sus oídos sordos luego de ser sentencia planetaria, los calificativos de la mayoría de los venezolanos asumidos igualmente por la comunidad internacional al caracterizarlos como dictadura, régimen autoritario, tiranía.  

Aunque, en resumidas cuentas, a estos sencillamente no les importa como los señalen, ya que hace tiempo abandonaron la condición humana, presuntuosos de la soberbia del poder que los mantiene incentivados a clavar sus colmillos en nuestra esencia nacional, en nuestra riqueza económica, nuestra cultura, en fin, en la herencia civilizatoria acumulada desde tiempos precolombinos hasta el presente. 

Recientemente el destacado político español Felipe González, baluarte del rescate de la democracia frente al franquismo que asoló a la madre patria durante 40 años del siglo pasado, reconocía que a Venezuela la abatían dos pandemias, la del COVID y la tiranía madurista. 

Sentencia que requiere recorrer una mirada al proceder de regímenes similares en América Latina durante los siglos XX y XXI, cuya existencia no fue justificable bajo ningún argumento, lo que no impide que algunos de ellos cedieran algún legado al momento de trascender su gestión, bien sea en lo económico o en lo social, ya que en lo político lo demolieron todo. 

¿Pero estos usurpadores que nos dejan? En el contexto de la Pandemia global nos demuestran su cúmulo de odio, primero con la mentira sobre datos de fallecimientos y contagios, pretendiendo alardear de un sistema de salud sumido en la ruina, luego politizando el suministro de la vacuna aun cuando somos el país de menor cantidad de aplicación de inyecciones en todo el continente, solo superado por Haití donde nadie ha sido vacunado. 

Entre tanto, países como Chile han vacunado hasta un 25% de la población, Uruguay, Costa Rica, Colombia entre otros han desarrollado planes de aplicación, en Venezuela no se ha protegido al primer millón de ciudadanos. Eso sí, las escorias del régimen han sido los primeros en protegerse al ser auto considerados personal esencial de primera línea, incluso por encima del personal sanitario que batalla en el territorio nacional en hospitales y ambulatorios donde han fallecido alrededor de 450 trabajadores del sector. 

Cuando en un país se impone la maldad como política de estado nos reafirma que el odio como combustible de gestión no se detendrá, que continuará manifestándose en todos los terrenos posibles, como lo ha sido la tortura y muerte de opositores civiles y militares, y el cierre masivo de medios de comunicación, destacándose últimamente la feroz persecución contra el Diario Nacional, conminado a pagar 12 millones de dólares a un conspicuo representante de la dictadura, por decisión de un TSJ inconstitucional que actúa como bufete del Régimen. 

Igualmente, esta política criminal se manifiesta en el terreno económico al convertir a las alcaldías, al SENIAT y otros entes estatales en un cepillo implacable recaudador de impuestos contra unas empresas privadas famélicas, a quienes les es más factible bajar la Santamaría, generando la pérdida de millones de puestos de trabajo. 

Finalmente, en la perspectiva de los venezolanos que se encuentran en territorio nacional y en la diáspora superar esta etapa de tragedia humanitaria, mirarla prontamente por el retrovisor como la fase más oscura de nuestra historia republicana que no logró imponer su política de maldad y odio, por el contrario, es cada día más rechazada en todos los ámbitos de la vida nacional.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba