OpiniónOpinión Nacional

En cueros

Allá ellos que lo mantuvieron como zar todopoderoso de la economía durante catorce (14) años.  Lo que tiene importancia política incalculable son sus revelaciones sobre el manejo económico del chavismo.

Maduro y su equipo han reaccionado según lo acostumbrado.  Giordani es un “desertor”, un “traidor”. Pronto dirán que es un agente emboscado del Imperio.  Tienen confianza en que sus creativos publicitarios van a lograr que esta carta-denuncia se sepulte en el olvido, al igual que nadie habla hoy de aquella grabación con declaraciones escandalosas, que el conductor de La Hojilla, Mario Silva, le hizo al jefe del G2 cubano en Venezuela.

Con excepción de Giordani el mismo equipo continuará aplicando las mismas políticas impuestas desde La Habana.  El eje de ese modelo es la eliminación de la propiedad privada.  En Cuba fue eliminada hace años.  La realidad venezolana impuso avanzar gradualmente, pero se avanza, sin respeto a la Constitución, sin pagar indemnización a los propietarios de fincas agropecuarias y de plantas industriales.

La carta-denuncia confirma todas las críticas y revelaciones contra el gobierno en quince (15) años de chavismo.  Confirma el ventajismo descarado de utilizar los dineros del Tesoro Público en “sumas muy elevadas” para financiar las campañas electorales de todos los candidatos del oficialismo.  Giordani hace énfasis particular en la elección presidencial del 2012, la última de Chávez como candidato en que se batieron todos los records en cuanto a ventajismo.  Los lectores podrán recordarlo  haciendo un esfuerzo de memoria visual y auditiva.

Se especula que el destronamiento de Giordani es previo a una rectificación de los dogmas económicos que inspiraron las extravagancias de Chávez.  Sin embargo, un brusco cambio de ruta Maduro no lo dará sin luz verde de La Habana; y los Castros tienen pavor de que un cambio político en Venezuela, pueda privarlos de ese regalo fabuloso de 100.000 barriles diarios de petróleo.

—————————————————–

Atentado en Los Próceres.- Hace 55 años, el 24 de Junio de 1960, el presidente Rómulo Betancourt, salvó milagrosamente la vida.  Una bomba de alta potencia, operada a distancia, explotó al paso del automóvil presidencial.  El jefe de la Casa Militar general Armas Pérez, murió instantáneamente.  El Presidente sufrió lesiones de consideración.  Aquel si fué un magnicidio felizmente frustrado.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba