OpiniónOpinión Nacional

En el 2018, continuamos sin una política coherente frente al régimen

Desde el mes de noviembre del año pasado me impuse un receso en esta, mi columna semanal, entre otras cosas, porque el tema de la crisis política y económica de Venezuela, se había vuelto en mi opinión, un tema manido que ya no despertaba ningún interés en el lector de temas políticos y económicos, es decir, ya las salidas propuestas eran recurrentes, vale decir, que teníamos que salir de Maduro, que la oposición democrática estaba dividida por cuanto predominaban los intereses personales de los dirigentes, que no existía una política coherente y creíble que trascendiera lo puramente electoral, otras.

Por lo que a mí respecta, plantee hasta la necedad del fastidio que mientras la política de la oposición democrática no discutirá e incorporara el tema de la estrategia de la geopolítica de la élite política cubana, difícilmente atinaríamos en nuestra política frente al régimen.

Esta predica de mi parte descansa en el convencimiento que tengo desde el 2002, de que quien dirige la política gruesa de Venezuela es la élite política cubana, la cual tiene una vasta experiencia en el manejo geopolítico desde los tiempos de la guerra fría.

Desde que el historiador estadounidense Ronald Powaski estableciera que, la Guerra Fría fue un periodo que se caracterizó por una estructuración geopolítica del escenario mundial entre dos bloques ideológicos (Capitalismo y socialismo) representado por dos potencias; Estados Unidos y la Unión Soviética y la cual alcanzo su mayor clímax en Octubre de 1962 cuando aviones espías norteamericanos U2 detectaron la construcción de rampas de misiles y la presencia de tropas soviéticas en la Habana lo cual se zanjo a través de una negociación entre Kruschev y Kennedy donde la URSS retiraba los misiles de Cuba a cambio del compromiso de Kennedy de no invadir la isla y de retirar los misiles Júpiter que los Estados Unidos tenía desplegados en Turkia. Luego de este acuerdo entre Kruschev y Kennedy, Fidel Castro envía tropas a Vietnam y Angola comandadas por un General de su extrema confianza Arnaldo Ochoa Sánchez quien es después fusilado el 13 de julio de 1989 por estar implicado en el narcotráfico.

Es esta experiencia geopolítica de los cubanos la que hoy está presente en la política de Venezuela en razón del interés que tiene Cuba, de negociar el levantamiento del bloqueo económico que por 57 años le ha impuesto los Estados Unidos, y Venezuela forma hoy, una pieza importante en la estrategia de los cubanos en esta negociación.

En diciembre del 2014 el Presidente Obama anunciaba la normalización de las relaciones comerciales y políticas con Cuba y en su discurso, planteaba lo siguiente; «Todos estos años han demostrado que el aislamiento no funciona», pero dos años después (20 de marzo de 2016) visita la Habana sin que en su agenda estuviera incluido el tema del embargo económico, lo cual provoco, que el Presidente Raúl Castro si lo incluyera en la respuesta de su discurso al Presidente Obama en los siguientes términos;

“Las últimas medidas adoptadas por su gobierno son positivas, pero no suficientes. Intercambié con el Presidente sobre otras medidas que pensamos pueden tomarse para eliminar restricciones aún vigentes y hacer una importante contribución al desmantelamiento del bloqueo” (…)

“El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano. Por eso, su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales. Para avanzar hacia la normalización también será necesario que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo” (…)

“Especialmente estaba previsto y no hubo tiempo para concluirlo, el abordar nuestra preocupación por la situación de desestabilización que se intenta fomentar en Venezuela, lo cual es contraproducente para el ambiente en el continente, pero lo expreso en esta ocasión”

Estos parágrafos del discurso de Raúl Castro, son más que elocuentes. Pero sin embargo, llegamos al 2018 y continuamos en la oposición democrática sin una política coherente y creíble que trascienda el sólo tema electoral. Reitero mi criterio de que no puede haber una política frente al régimen, donde esté ausente la materia geopolítica donde se mueven los cubanos. Muchos más ahora cuando la política internacional de Trump agudiza las contradicciones en la lucha por un Nuevo Orden Mundial.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar