OpiniónOpinión Nacional

Entre el diálogo y el revocatorio

Cuando se creía que el diálogo era un asunto del pasado y la oposición se resteaba con el referéndum, me sorprendieron noticias sobre reuniones secretas sobre “el dialogo” entre el gobierno y la oposición. Una vez que tales noticias se develaron, desaparecieron por arte de magia. Hubo declaraciones contradictorias tanto de líderes de la oposición como del régimen que colmaron y calmaron los ánimos de algunos factores del  pueblo venezolano. Luego llegó la noticia de que el vaticano aceptaba la solicitud de la MUD a participar como garante del dialogo entre oposición y gobierno.

Con tantas angustias que tengo por el futuro de mi familia dispersa en varios países, por estirar el dinero para poder sobrevivir, aunadas a las de contribuir para lograr las libertades y el progreso económico en mi país; angustias éstas, a las cuales se les suma el hecho de ser un adulto de la tercera edad, me pregunto: ¿Es acaso posible y necesario realizar un diálogo, cuando la oposición ha declarado que se restea con el referéndum? ¿De ser positiva la respuesta, cuál sería la agenda y objetivos del dialogo? ¿Es posible y necesario que ambas actividades se desarrollen en paralelo? ¿Cuál es la ruta a seguir?

En anteriores escritos, he afirmado que los tiempos del dialogo se vencieron.  Quizás, en los primeros años del totalitarismo chavista, el dialogo ha podido salvar a Venezuela del desastre en que la sumergió este régimen. Eso no fue posible por la embriaguez de triunfos electorales que envolvió al chavismo.

Al morir Hugo Chávez en 2012 y designar como su sucesor a Nicolás Maduro, al quedar éste electo como presidente en 2013; algunos pensamos que quizás era el momento oportuno de negociar un dialogo, para darle un giro a la economía del país, la cual iba en pleno proceso de deterioro, y el hambre y la escasez empezaban a aparecer. Desde que Maduro asumió la presidencia de Venezuela, anunciaba a diario que a la revolución chavista no la detenía nadie, que el socialismo sería profundizado, que Chávez seguía vivo y parecía que le “instruía” desde el más allá a no apartarse de la revolución socialista.

Cuando se inició la crisis de los precios del petróleo, se esperaba por lógica y sensatez, un giro en las políticas económicas. Maduro seguía inmutable, anunciando que continuaría adelante con el modelo económico socialista (populista/rentista). Economistas expertos han sugerido aplicar un sistema económico de libre mercado, unido a un sistema político de estado de derecho, para lograr confianza y seguridad jurídica a inversionistas, para el resultado de una economía sólida y sustentable. El gobierno  se ha negado a aplicar esta “receta”; dando motivos poderosos para que el pueblo se decida a revocarlo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba