OpiniónOpinión Nacional

¿Es Creíble un Cambio en el Modelo Económico?: Caso TICs en Venezuela

Hemos insistido, que difícilmente Venezuela pueda transitar un periodo de recuperación económica, porque entre otros temas, el actual marco institucional, elemento fundamental y condicionante, no lo permite, y porque básicamente quienes pueden transformarlo no poseen los suficientes incentivos para hacerlo -ni parece que posean en conocimiento técnico sobre cómo hacerlo-. Para no entrar en una discusión estéril de si podemos gozar de un efecto rebote, o de si hay oportunidades puntuales de nicho como los bodegones, el hecho cierto es que con el marco institucional actual, el costo de oportunidad social es desgarradoramente elevado. Lo anterior se refiere a que con la concepción impuesta de sociedad -ergo, individuos- subordinada al Gobierno, no es posible alcanzar nuestro potencial de bienestar social y de bien común -producto de la proliferación de círculos virtuosos de iniciativas privadas e intercambios voluntarios generadores de riqueza y bienestar-.

Tampoco prestaremos detalle a por qué entendemos que no existen los incentivos lo suficientemente fuertes para cambiar el modelo económico y el paradigma regulatorio -este tema lo hemos desarrollado en artículos previos-. Sin embargo, vale mencionar dos estrategias gubernamentales -como evidencia empírica- que parecen apuntar a esta tesis -resp3cto a la falta de interés e incentivos-. La primera, que aun cuando la renta petrolera ha “desaparecido”, continúan existiendo fuentes de rentas producto del uso corporativista del poder -ejemplo, Ley Antibloqueo y eventuales privatizaciones de empresas en manos públicas, entre otras-. La segunda, el comportamiento oportunista del estado regulador, pudiendo cambiar las reglas del juego, en cualquier momento, y especialmente después de cualquier negociación, violentando las expectativas de los particulares (aun ante el riesgo de ser completamente anticipada dicha situación por los privados, difícilcultando que se produzcan inversiones a futuro susceptibles de expoliación y oportunismo ex post).

Ahora que se instala una nueva Asamblea Nacional, parece estar preparándose la escena y el discurso para asomar nuevos instrumentos jurídicos, muchos de ellos, supuestamente enfocados hacia la economía y hacia sectores económicos específicos. ¿Esperaría usted un cambio de los paradigmas regulatorios en dichos instrumentos legales?

Lo que hasta la fecha ha ocurrido con la entrada de Simple TV al mercado venezolano, simultáneamente con la aprobación de la Ley Antibloqueo, constituye evidencia de la poca credibilidad hacia un cambio del modelo económico y de los paradigmas regulatorios del socialismo del siglo XXI. Las declaraciones realizadas este martes 26 de enero de 2021 por el ejecutivo nacional respecto a las ofertas comerciales de Simple TV rezan: “vamos a colocar cuáles son las tarifas para que la gente sepa los techos”. Dichas declaraciones no sólo preocupan por todo lo expuesto anteriormente, sino por la reincidencia en una concepción regulatoria que va en contrasentido de lo que han estado haciendo la mayoría de los países a nivel mundial, y porque se encuentran de espalda a la propia dinámica evolutiva del sector TIC y de los servicios audiovisuales.

El sector de servicios TIC -incluyendo los servicios audiovisuales- ha experimentado una enorme transformación en su organización industrial y en sus modelos de negocio, así como en el grado de competencia en dicho mercado. La convergencia que supone poder prestar prácticamente cualquier servicio TIC por medio de tecnologías diferentes, ha hecho competir a proveedores tradicionales de servicios de telecomunicaciones con proveedores tradicionales de servicios audiovisuales. Por otra parte la “irrupción” de proveedores de servicios OTT y Apps con ofertas de servicios que sustituyen muchos de aquellos ofrecidos por los proveedores tradicionales, imprime competencia en el sector.

Ante esta transformación que enfrenta el sector a nivel mundial, la libertad tarifaria, no solo respecto al nivel sino a la estructura tarifaria, resulta fundamental para que los operadores tradicionales encaren una feroz competencia por parte de los OTT y/o plataformas de video streaming, por medio del ofrecimiento de ofertas de valor en favor del usuario final mientras mantienen incentivos para acometer las inversiones y el mantenimiento de sus onerosas redes e infraestructura.

Economista UCV.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba