OpiniónOpinión Nacional

¿Es irremediablemente “boba” toda democracia?

En la oposición, hay unos que se quejan de que supuestamente no se aprecie de manera correcta la naturaleza del gobierno chavista, que no se alcance a ver su carácter totalitario comunista. De allí vendría el colaboracionismo, el comeflorismo o el entreguismo de la dirigencia opositora, acusada hasta de recibir prebendas de aquel.

Este enfoque crítico no se corresponde con la realidad. Si podemos cuestionar a la oposición no es precisamente de esa incomprensión. Le podemos echar en cara cualquiera otro asunto, pero estoy seguro de que los políticos de oposición saben a quién enfrentan.

Se ha caracterizado al régimen venezolano de neofascismo (García Larralde), de autoritarismo competitivo  (Levitsky), de híbrido (Mires), populismo, neocomunismo, militarismo-pretorianismo, “estado mafia”, autocracia con vocación totalitaria y colectivista  o de “democracia autoritaria” (Zakaria), entre otras denominaciones. Todos, con sus matices, lo ubican en el campo del autoritarismo.

Pero cuando le encajamos el diente al fenómeno chavista, en su realidad cotidiana, en su ejecutoria concreta; cuando exploramos su composición social; al escudriñar las ideas que emiten sus dirigentes; al analizar su discurso, al observar su comportamiento, nos topamos con una complejidad que no puede ser despachada en trazos gruesos sin errar el tiro.

No es un régimen abiertamente represivo; en eso es selectivo, guarda las apariencias, disfraza sus arbitrariedades de legalidad, utilizando la institucionalidad que domina. Permite, con restricciones crecientes y acoso permanente, cierta crítica o prensa libre. No suprime toda actividad económica privada, pero la regula en forma desmedida, la controla, la cerca, y la ido secando progresivamente. Ha puesto de rodillas a todos los poderes públicos, están sometidos totalmente al ejecutivo. Y tiene un discurso, como dice la escritora Ana Teresa Torres, histórico-nacionalista-bolivariano-redentorista-cristiano-socialista”, que le permite montar a su carro a gente tan disímil como antagónica.

De los rasgos más resaltantes, si bien podemos señalar parentescos con otras experiencias que en el mundo han sido, podemos mencionar su naturaleza muy “nuestra”.   Dirá el lector que esta observación es tan obvia que no vale la pena ni decirla.

Sin embargo, en nuestro contexto, debe ser subrayada, porque, por lo general, se tiende a equiparar el régimen venezolano, de forma muy ligera, con experiencias de otras latitudes y otras épocas, como si no tuviera raíces históricas específicas, el rol de los militares, y estos movimientos políticos no hubiesen asimilado reveses propios y ajenos, llevándolos a mutar, sin dejar de ser letales para la democracia.

Nuestro amigo, el politólogo-embajador, Leandro Area, al comentar un ensayo mío sobre la cláusula democrática instaurada por algunos organismos internacionales, tituló dos artículos “A democracias bobas, dictaduras caribes” (I y II). (http://grupolacolina.blogspot.com/2014/07/a-democracias-bobas-dictaduras-caribes.html).

Pareciera enunciar Area una regla: toda democracia boba tiene la dictadura que se merece. Y en el caso nuestro y el de otros, serían la derivación de una democracia torpe, bobalicona, o su otra cara, que ha permitido se abra paso un autoritarismo muy caribe, muy nuestro.

La democracia, y en esto creo que me acompañará Area, es un sistema político que por su misma naturaleza es frágil, intrínsecamente defectuoso. La pluralidad de opiniones en liza, las contradicciones, los checks and balances y la libertad de que gozan allí los que desearían destruirla, la aflojan, la ralentizan, la vuelven menos eficaz y oportuna.

La inescapable vigencia de la libertad y de los derechos humanos necesariamente la hace así, permite que en su seno convivan, incluso, los que la malquieren. No está a salvo de los zarpazos de los demagogos y eventuales tiranos, de “ideologías mortíferas”. Ni siquiera la instaurada en los países más avanzados puede cantar victoria definitiva. Fukuyama se equivocó. Lo estamos viendo en la Europa de hoy. Sobre los problemas económicos están cabalgando electoralmente populistas, racistas y nacionalistas extremos, hasta el nazifascismo redivivo.

La “Dictadura Caribe” es un espécimen novedoso, postmoderno, y muy viejo a la vez. Nuevo en la utilización perversa de las instituciones, de las formas y los tiempos, pero anacrónico en sus ideas fundamentales. Recordemos que Goebbles decía, al entrar los nazis al Parlamento por vez primera, que lo hacían como el lobo que entra al gallinero. Utilizaban la “institución burguesa” para destruirla desde sus entrañas.

Así también son de resabiadas las “dictaduras caribes”, y para muestra un botón: Venezuela.

Que la mayoría de los gobernantes de nuestro hemisferio no asuman lo que el régimen de Venezuela es, una dictadura militarista, que lo valoren sólo porque realiza elecciones, y que por tanto no actúen en consecuencia, de conformidad con las normas internacionales sobre la democracia y los DDHH, es una demostración de la debilidad moral de las democracias, la cual se patentiza en la indiferencia, en un realismo calculado o en un raquítico compromiso de los gobernantes con aquellos valores universales.

¿Por siempre irremediablemente «bobas» las democracias? ¿Son más «bobas» las democracias caribes que las de otras comarcas?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar