OpiniónOpinión Internacional

España ¿desmembramiento y reconstrucción?

“En mi imperio nunca se pone el sol” Felipe II
Niños del mundo Si España cae en un decir si cae… C. Vallejo

La vida de España, más que su historia, se inscribe en estos límites, de dos seres diversos, Felipe II y César Vallejo. Son los extremos, ¿quien podría demostrarnos que no es cierto? La soberbia del poder y el poder de la verdad del poema. En ese inmenso mundo que es todo el mundo, en todo el mundo y todo el tiempo, existe España no se si digo bien, mejor lo digo, ese es el ser de España. Del sol siempre despierto en el mundo del reino que era el mundo, a la aldea que Franco construyó como el infierno al que condenó la libertad. En esos extremos inmensos, probablemente insuperables por cultura alguna, está el más alto tratado de la libertad, de la grandeza, del tiempo que no termina ni fin tiene: Don Quijote, quiero decir, Miguel de Cervantes, y está también la Inquisición, sin duda el mas monstruoso y aberrante testimonio del asalto a la razón y el mas abominable crimen contra el arte, la ciencia, la conciencia, el Hombre. De la Inquisición es hijo Franco de aquel, son hijos los poetas, los pintores, los músicos, arquitectos, sabios, sus científicos, pensadores, mejores que filósofos grandes que también ha tenido. Franco es la prehistoria, Cervantes el tiempo que vendrá construido hoy sin descansar mañana. Felipe II la fuerza del Poder, Vallejo el poder de la palabra.

Pero España, la que amo y obligados estamos resguardar, tal mandato de Vallejo, es el reino de una cultura, de una literatura, de un modo de ser que vive ya no en todas partes del planeta y mas allá, es su lengua que vive en la creación de los poetas, de los novelistas, de los creedores populares, la copla, el cante jondo, y más es mucho más, un inmenso mundo, que vive sin complejos desde Rio Grande hacia abajo, pero también en Estados Unidos, y en más lugares vive,   España, entonces, hoy puede decir con mas propiedad que el rey Felipe, en   España con un rey de juguete vive el mundo que se recrea en el mundo, la palabra, el logos, que bien ganado tiene su espacio en esta tierra y ha hecho de la galaxia una provincia. Lo que nunca pudo hacer la sumisión ni el poder cuasi omnímodo, lo logró la palabra, el arte, la ciencia, entonces, sin ser en España nacidos, es España quien renace en su lengua, se cultiva en su palabra, y vive y esta allí el ser de España, tan mía como de ellos. Mi existencia imposible sería sin la palaba en la que leo, escribo, degusto, gozo y también sufro. Y en la lengua, en su arte, está sembrado y brota el ser de España. No soy quien para hacer comparaciones, pero, valga este ejemplo, para los Estados Unidos de América, La Comen Weld casi no existe Shakespeare, para nosotros sin Cervantes no existimos.

Pero, La España, la de la Península Ibérica, la de hoy vuelve a debatirse en los límites de su tragedia, solo que no es solo de ella, es en cierto grado es del mundo y en él estamos, es por tanto nuestra. Como ayer hoy protagoniza un conflicto que mucho  mas allá de su propio conflicto, es el del mundo que vendrá y aparece en España, pero no de visita. No se si exagero, pero ha sido para España quizás como inherente a su existencia vivir en perenne conflicto, pero es esencial a España hallarse en su arte, salvarse, digo mejor no es un decir. Es un pueblo de huéspedes que se hicieron en ella y a ella hicieron. Los romanos, los árabes, los judíos, (los otros que se asentaron primero, de los que nada se pero que fueron) en medio de contradicciones, también cismas, no solo se quedaron, sino que allí fue su Renacimiento, no me atrevo a decir, pero lo digo, dejaron de ser los que vinieron y se hicieron allí los seres nuevos que, en ese largo viaje, crearon la España que tenemos. No me atrevo a pensar, pero lo pienso que en ese hacerse, deshacerse y hacerse está el ser de la España que hoy tenemos allá, en la Península, pero que en miles de formas llevamos por dentro.

Los sabemos todos, España ha sido sacudida por una crisis económica aguda, crecimiento decreciente que genera una tasa de desempleo muy alta, de modo muy particular entre los jóvenes, muchos de quienes emigran de sus suelos buscando mejor cielo. No menos tenebrosa es la crisis moral, la corrupción en gran parte de sus partidos, empresarios, el futbol, la asquerosa perversión de miembros de la iglesia católica, en fin, nada parece que no haya sido contagiado de este mal mortal, que si uno mira el tiempo allí y en todas partes se ha vivido, sin que ello pueda justificar el mal que hoy padecemos, porque y valga el excurso, en la Venezuela de Chávez, la corrupción, la degradación moral y la ausencia de ética es el alma del modelo cuyo proyecto es de hacer de cada quien un limosnero y estos no luchan, felices son en el estercolero. Volvamos y perdone lector mi atrevimiento; pero sabemos ya desde hace tiempo que en esta era, la del capitalismo, las crisis económicas suelen ser enfermedades de cuya cura se refuerza la permanencia del modelo. Pues bien, España puede, y lo está haciendo, superar esta crisis.

Mas la crisis de España que tiene en Cataluña, al parecer su centro, al parecer dije pero las apariencias suelen engañarnos. Es mucho más compleja. Es según lo siento, lo intuyo y pienso. El separatismo o la independencia de Cataluña lejos de ser un riesgo, es un modo que ha permitido hacerse a España, pues, no hay nadie que nacido en la Península, que a España corresponda, que no sea independentista siempre y a ratos bien anárquicos y a pesar de este mal, azas congénitos, se ha resuelto. No es la Ínsula Barataria a donde lleva Don Quijote a Sancho para que gobierne, el único gobernante que jamás ha existido ni existir podrá a quien no haya corrompido el poder ni a quien el poder le haya impedido corromper. Digo mas, quiero decir si puedo y decir quiero, gran humorista Sancho, quiero decir Cervantes, que el mismo Quijote y el Quijote es él, demostró que la única condición del buen y bien gobernar es el humor, y el humor es el maná de la verdad, antídoto perfecto para impedir el mal y la maña de mentir siempre para engañar. No era eso lo que quería decir pero lo dije.

Si se reconociese la independencia de Cataluña al día siguientes vendrían en cola algunas otras de las demás comunidades autónomas. Hasta Francia sufriría escalofríos si el País Vasco fuese país y también república. Nadie puede obscurecer la historia de este pueblo, su cultura, cuya lengua, incluso, no pertenece a la familia del indoeuropeo y, desde mi ignorancia, aun no se de sus fuetes o si de ellos mismos es su propio nacimiento. Aparentemente, otra vez la apariencia, tendría razón el jefe de gobierno, el señor Rajoy, de circunscribir la respuesta a Cataluña en la Constitución, sin duda amplia, de elevada equidad en la atención las comunidades autónomas. Como es una falacia su postura de afirmar que, como la mayoría de catalanes no votó por tanto los separatistas fracasaron porque apenas alcanzaron el 33% del los electores, entonces, concluye Rajoy, esos que se quedaron sin votar son no separatista, están por la unidad de España. O lo inverso, quienes no votaron son separatistas y se quedan en casa por comodidad y por la seguridad que eso vendrá. Rajoy sabe que miente, si su “convicción” fuese verdad, sencillamente convocaría un referéndum y asunto liquidado. Igualmente sería imbécil creer que todo el universo de catalanes que no votó es separatista y se levanta de hombros por la seguridad de que todo vendrá.

Pues bien, como la solución no es estrictamente constitucional, ni la de reformar la constitución, como quiere el PSOE, o, hay ya “chavistas” que allá propician una asamblea constituyente para empezar de cero mediante un proceso, porque la constitución del 78 es un candado cerrado que impide el desarrollo de la democracia, casi dicen plagiando a Chaves, participativa y protagónica y con esa nueva constitución resolverán los problemas de España… En este mundo de la informática, la cibernética, la aldea global, casi exclamo: remember Chávez ante la constitución moribunda y Caldera agonizante… Me gustaría creer que la semejanza es mera coincidencia, pero no!

¡Pero No!. La democracia toda tiene severas crisis. El voto universal directo y secreto que tanta euforia provocó en la Francia, donde su efervescencia se sintió en el planeta, porque el rico y el pobre en él eran iguales, así creyeron y dijeron y escribieron, se ha convertido por el manejo de los medios, del poder, del lenguaje, mas que en un acto de libertad, de igualdad, de equidad y aun justicia, que por “hipótesis” hacia iguales a todos en el voto, dejó lugar a un modo de manipulación y, aun de control social, dependiendo de quien tiene el poder, el capital, el dinero, las hegemonías, en una palabra, de los que tienen la posibilidad de manipular. Digo mejor, la capacidad de comprar. Pero, detrás de ese mundo de mercado, mercaderes, hubo y hay una proceso de construcción que aleja al ser social, al ser humano, a usted y a mi, a cada quien y a todos de la capacidad crítica, de la reflexión, de la consciencia como acto de pensar, analizar, relacionar, inferir.

Un segundo elemento de esta crisis, radica en la profesionalización absoluta del oficio político, sin regla alguna. Vale decir, haber convertido al político en un burócrata, tal vez mejor decir en un sacerdote, calificado o no, de la política, del partido, creándose una paradoja solo vista en las iglesias. Cada sacerdote, imán, obispo, chaman, pastor… defiende la pureza, la piedad, la misericordia, condenan el adulterio, la pederastia etc. y ¡cómo bien disfrutan de todo eso!. Los defensores y sustentos de la democracia, ya veremos cual, se hacen vitalicios. Se hacen emperadores, jeques, caudillos insustituibles. Y si mueren, quieren que el “reinado” se prolongue en los hijos… o al favorito, sea cualquier la razón de esta apuesta, ganada de antemano.

Un tercer elemento de este conjunto es haber quitado a la democracia su carácter histórico, real y convertirla en mito. Tal vez se haya podido ir más lejos, en diosa impoluta, perfecta, perenne, más que forma política una forma de vida, ella misma la vida. Esta mitificación, deificación de la democracia, la convierte en un jarrón chino, lleno de vacio e intocable para que no se manche o rompa en manos llanas. Pero   la realidad suele, quizá tarde, derrumbar los mitos. Porque la democracia, esta real, es una inmensa paila, donde el de abajo sirve de leña al fuego, pero quienes le atizan quedan libres de riesgos, solo que de este hecho, muchos leños ya adquirieron consciencia de tan macabro y hábil juego. El marketing enterró la idea. La otra cara de esta apuesta, su cuarto elemento, que así concebida siempre pierde el de abajo, es el del mercado y la libre empresa, también como valores absolutos. Como ejercicio pleno de la libertad.

De todo esto es bueno repetir como Darío, hay que torcerle el cuello al cisne de fastuoso plumaje. En efecto, la democracia y el mercado, en estos tiempos se han coinvertido en un problema ético, que es necesario superar, pues la conducta humana guiada por ese modo de hacerse, apenas esbozado, ha conducido a la depauperación y degradación humana y a la destrucción de la naturaleza.   Del mismo modo que al renacimiento de tendencias nazis, fascistas, racistas como formas de preservación o a propuestas de esas llamadas populistas que por vía no menos irracional quieren salvar al de abajo, al mundo. Dos ejemplos capitales, el neofascismo y todas las formas de extrema derecha y el “izquierdismo” populista se agigantan en Europa, entre otras causas porque la razón y la moral de la democracia “liberal” se sustituyeron por la deificación de la democracia y del mercado, valores absolutos que gobiernan al hombre y deciden el destino de la historia, eso creyeron. El fondo de la crisis de España está aquí, y de su respuesta se nutrirá el mundo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar