OpiniónOpinión Nacional

Estado de terror

El régimen aspira a reducir  el asesinato del capitán Rafael Acosta Arévalo y la amputación de los ojos del joven Rufo Chácon, a censurables excesos de unos funcionarios de la Dgcim y de unos policías de PoliTáchira. Pretende hacer creer que detrás de esos abominables hechos no hubo una orden superior, una cadena de mando y una política global dirigida a aniquilar a oficiales acusados de sedición e inocular miedo en todos sus compañeros de armas. O que, en el caso de Rufo, no hubo el mandato de reprimir sin contemplaciones a manifestantes de zonas populares que protesten por las seculares fallas en la distribución de gas doméstico. Nicolás Maduro busca desligarse de esos hechos que, de nuevo, lo colocan en la picota, lo desprestigian y aíslan cada vez más. Para esta maniobra cuenta con la colaboración del fiscal Tarek William S. No hay que dejarlo que huya por la tangente. La violencia y la represión despiadadas forman parte intrínseca del modelo de dominación sobre el que se levanta su régimen.

Desde el 10 de enero pasado, cuando se cumplió el período constitucional iniciado el 10 de enero de 2013, Maduro sabe que solo puede mantenerse en Miraflores a partir de la coerción. Ya no le resulta posible gobernar construyendo consensos. Su ruptura con la inmensa mayoría del país es total. Venezuela y Maduro son irreconciliables. Los problemas que afronta la nación no serán resueltos por el gobernante. Con él, solo podrán agravarse. Carece de la imaginación, claridad y apoyo financiero indispensables para resolver los cuellos de botella que se han formado en todos los sectores. Es incapaz de solucionar el problema de la inflación, la electricidad, el transporte colectivo, la educación, la salud, los servicios públicos. Es incapaz de detener el éxodo de venezolanos que huye hacia el exterior. Está consciente de que él constituye el epicentro de la crisis económica, política e institucional. Sabe que su salida y la formación de un nuevo gobierno, electo en comicios transparentes, permitirán despejar el camino para que Venezuela regrese progresivamente a la normalidad. Está consciente de todas estas verdades inocultables, pero se niega a admitirlas. Para él, no son negociables la validez de las elecciones de mayo del año pasado, la legitimidad de su presidencia y su permanencia en el poder hasta el 10 de enero de 2025, cuando finaliza el actual período constitucional. Aquí es donde se tranca el serrucho y aparece el lado más oscuro del mandamás.

Maduro solo llegará a 2025 si en la vía van quedando decenas de miles de víctimas. Unos heridos o torturados, otros asesinados, encarcelados o deportados. Los de más allá, expulsados porque no soportan seguir viviendo en la miseria. La represión, rasgo dominante durante los casi siete años de su gobierno, tenderá a acentuarse. Cada vez lo veremos más plegado al Alto Mando, más rodeado de cubanos, guardias nacionales, colectivos y milicianos, más afincado en cuerpos paralegales como la Faes y la Dgcim. Con ellos encarará las presiones nacionales internacionales para que acepte iniciar el proceso que conduzca a unas elecciones libres, supervisadas por organismos internacionales.

Esta naturaleza intrínsecamente violenta y coercitiva del régimen de Maduro, se desborda a cada instante. El mismo día que Michelle Bachelet se despedía de Venezuela, se produjo la captura de los militares entre quienes se encontraba el capitán Acosta Arévalo. El mismo que Diosdado Cabello señaló que estaba “a buen resguardo”. En medio del escándalo e indignación que el asesinato provocó, un par de policías sádicos del Táchira dejaron ciego a Rufo Chacón. El juez que sigue el caso de Juan Requesen admitió las imputaciones del fiscal. Al joven diputado se le pretende juzgar por el delito de “homicidio calificado en grado de frustración”, cuya pena podría ser  mayor a veinte años de cárcel; en tanto que a los funcionarios capturados por su participación en el crimen del capitán, se les quiere juzgar por un asesinato culposo, es decir, por una acción en la que no hubo la intención de provocarle la muerte; esto, después de haberlo golpeado hasta el cansancio. El disfrute enfermizo del régimen cuando martiriza, llega al punto de que sus secuaces  expresaron un deleite obsceno destruyendo las coronas de flores que algunos ciudadanos colocaron en las rejas de la Comandancia General de la Marina, en San Bernardino.

El terrorismo lo aplica el régimen de Maduro de forma masiva o selectiva, según los objetivos que busque. Lo singular de esta forma de terrorismo es que la ejerce un Estado absolutamente incompetente para resolver las necesidades más comunes de la vida cotidiana. Un Estado que no sirve ni para otorgar pasaportes. Que ha renunciado a estar presente en amplias barrios y zonas del territorio nacional, entregadas a la delincuencia, la guerrilla, el narcotráfico y la minería ilegal. Estamos en presencia de una especie muy particular de violencia: terrorismo sin Estado; o, mejor aún, de un Estado que solo sirve para aterrorizar.

@trinomarquezc

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar