OpiniónOpinión Nacional

Fantasmas en la calle

Los represores se encuentran prestos a salir, una vez más, a cumplir la labor que le encomiendan, desde sus cápsulas de cristal, aquellos que temen que se les rompa el cristal.

Yo los entiendo y también perdono a muchos de ellos. Algunos, los que no tienen perdón, están emocionados ante una nueva batalla para exterminar al enemigo. Aprendieron a odiarlo en la más pura tradición del asesino en serie conocido como el Che, paradigma del hombre nuevo del oprobioso régimen. Otros lo hacen porque no tienen más remedio. Las razones son infinitas. Muchos de ellos tienen miedo, por ellos mismos o porque saben que del otro lado están sus padres, sus hermanos, sus hijos. Sean cuales sean sus motivaciones y sus temores, se sienten poderosos, protegidos por su arsenal mortífero y su zoológico de terror conformado por ballenas, rinocerontes y murciélagos.

La batalla va a comenzar. El enemigo comienza a avanzar empuñando las temibles armas de la verdad y la palabra. Eso no es permisible para los que no quieren, no pueden, abandonar el poder que le ha dado dinero y lujos antes inimaginables. La orden es emitida y llega la hora de reprimir a la multitud que grita obstinadamente ¡Venezuela! ¡Libertad!. A partir de ese momento, los represores se enfrentan con los fantasmas de la calle.

Una joven que reta al represor a bajarse de su tanqueta es el fantasma de la valiente mujer venezolana, libertaria que pare libertadores y que lucha por un país mejor para sus hijos nacidos o por nacer.

Un escudero con su protección de juguete es el fantasma del joven venezolano que se coloca en la línea de fuego para proteger  a sus padres, a sus abuelos, a sus hermanos que se encuentran en la retaguardia exigiendo libertad y justicia.

Un violinista que no para de tocar su instrumento es el fantasma de una multitud de jóvenes que saben que el arte, no la guerra, representa el verdadero futuro. Cuando le rompen el violín, este se multiplica y le llueven nuevos instrumentos musicales de paz. Cuando logran callar el himno, este comienza a resonar en otros instrumentos y en las gargantas del pueblo glorioso que el yugo lanzó.

Un médico que es lanzado al suelo es el fantasma de una multitud de profesionales de la salud que arranca de las garras de la muerte, labor no siempre exitosa, a los millones de  venezolanos que están expuestos a la falta de medicamentos y de alimentos y a las heridas de la guerra diaria en las calles. No sé si el represor sabe que esa misma bata blanca algún día lo salvará a él o a sus seres queridos. Los que ordenan la represión no tienen ese problema. Ellos van a las mejores clínicas del mundo o se refugian en la clínica particular de su amo antillano.

Un joven que se desnuda es el fantasma de los millones de venezolanos que estamos dispuestos a despojarnos de nuestros temores para recuperar la libertad secuestrada. También es el fantasma que atemoriza a los tiramos que han quedados desnudos frente a un mundo que solo espera su momento para cobrarles los delitos contra la humanidad.

Una señora que se enfrenta a la tanqueta es el fantasma de todos los adultos mayores que apoyamos a nuestros hijos y nietos para que tengan un futuro en libertad que sea aún mejor que nuestro pasado, no exento de problemas, pero en libertad.

Un niño que sale a las calles a protestar con su franela azul o beige es el fantasma del futuro, de quien quiere vivir en el país que no ha conocido y se le pretende negar, que solo necesita comer y aprender lo necesario, no para sobrevivir, sino para alimentar su cuerpo y su mente para poder reconstruir el país herido que recibirá como herencia.

Un comunicador que sale a hacer su trabajo vestido con pesadas armaduras y un diminuto micrófono es el fantasma de la libertad de expresión que se filtra a través de las prohibiciones y las amenazas para que el mundo sepa la verdad verdadera y no la inventada por quienes no tienen otra opción que decir mentiras cada vez más grandes y ridículas.

Un dirigente que es agredido es el fantasma del nuevo dirigente, el que esperábamos, el que se despoja de su color para adoptar los colores de la bandera, el que se pone delante de nosotros y de frente al opresor, mientras los dirigentes rojos sólo se atreven a ponerse en frente de una cámara, rodeados por cientos de guardaespaldas.

Cada compatriota que aún no se ha atrevido, o es indiferente,  es el fantasma del que se atreverá a engrosar la fila de los millones de venezolanos que hoy solo exigimos y gritamos ¡Libertad!

Hay un fantasma más. Cada venezolano que ha fallecido como consecuencia de las políticas o la represión del régimen, es el fantasma que pesará en la conciencia de los asesinos y de sus cómplices y son nuestro aliciente para recuperar la democracia y la libertad. Ese día llegará y sabremos perdonar a muchos de ellos a la vez que exigiremos justicia para quienes no merecen perdón. Todos sabemos quiénes son unos y otros.

A todos estos fantasmas se enfrentan los represores. Después de cada batalla en la calle, ellos no tienen más remedio que enfrentarse a la batalla de su conciencia con sus fantasmas interiores.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba