OpiniónOpinión Internacional

Gaza se desangra

Gaza vive las jornadas más sangrientas desde que comenzaran los bombardeos israelíes hace dos semanas. La decisión del primer ministro Netanyahu de entrar en la Franja —sucumbiendo a sus socios más belicistas— ha llevado la batalla a zonas urbanas densamente pobladas, incluida la ciudad de Gaza. Más de 500 muertos, la mayoría palestinos, y el clamor internacional no han detenido el diluvio de fuego, pese a que los combates se han cobrado ya la vida de una veintena de soldados israelíes.

Israel, en alas de su abrumadora superioridad militar, no considera llegada la hora de la tregua. Su ofensiva en Gaza no va a acabar con el régimen extremista de la Franja, sostenido básicamente por Irán, ni pretende la reocupación de un territorio que añadiría la pesadilla de otro millón largo de palestinos bajo el Gobierno de Jerusalén. Gaza es más manejable aislada y sitiada, con un Gobierno incompetente y maniatado ahora también desde el vecino Egipto. Con su decisión, Netanyahu intenta básicamente destruir los túneles por los que Hamás se infiltra en Israel y los emplazamientos de sus cohetes.

Es legítimo el derecho de cada país a defenderse, pero mantener un asalto duradero a gran escala acarrea riesgos significativos para Israel. No solo el de la comprobada vulnerabilidad de sus tropas en escenarios de guerrilla urbana. También la multiplicación exponencial de víctimas civiles en una guerra obscenamente asimétrica, que contribuye a degradar más la percepción internacional del Estado judío.

Solo en los últimos días ha surgido un movimiento de mediación entre Hamás e Israel. Tras la llamada al alto el fuego del Consejo de Seguridad, Obama intenta alistar en un eventual armisticio al presidente egipcio, hostil a los fundamentalistas palestinos de la Franja, que gozaron de la protección de los proscritos Hermanos Musulmanes. Washington y sus aliados europeos buscan también la implicación de Qatar y Turquía. Mientras la agitación diplomática cobra forma, Israel intenta destruir la capacidad militar de Hamás. Para Netanyahu, un alto el fuego antes de avanzar en sus objetivos militares equivaldría a una derrota. La tragedia de Gaza es la inexistencia de un plan de paz creíble para Oriente Próximo. En ese vacío, el final de la operación en curso, cuando llegue, significará probablemente el comienzo de una nueva cuenta atrás hacia otro ciclo de violencia.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Aunque es evidente, pocos se dan cuenta de que
    los medios colocan en primera plana el conflicto en el Medio Oriente, cuando
    Israel responde militarmente, y mientras mantenga el CONTRAATAQUE, pero
    mientras ocurrieron los ataques de los grupos extremistas enemigos de Israel
    (Hamás, Al Fatah y Hezbollah) que es un segmento de tiempo mucho más
    prolongado, esa situación NO se refleja en las noticias ni en las opiniones. La

    mayoría de los medios oculta las constantes
    agresiones que se cometen contra Israel, pero le dan sobrada cobertura a las
    “informaciones” que ponen el énfasis en las acciones de Israel, para responder
    a las agresiones previas. Dejo los links
    a dos lecturas que muestran la cara que generalmente se oculta sobre este
    complicado y adulterado conflicto: http://analitica.com/opinion/el-pueblo-palestino-debe-liberarse-de-hamas/
    http://analitica.com/opinion/opinion-nacional/el-tejado-sobre-el-violinista/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba