OpiniónOpinión Nacional

Gente Buena…Buena Gente…(1)

Había ido con mi hijo a la Colonia Tovar por el día para recoger una vajilla que había encargado hacía algún tiempo en Arte Cerámica Tovar y para cambiar de ambiente y disfrutar del paisaje.  Pasamos un día maravilloso en la Colonia.  Almorzamos una comida típica muy sabrosa y disfrutamos del clima.  Después de pasar un día apacible y agradable, nos disponíamos a regresar a casa.  Justo cuando estábamos a punto de salir de Arte Cerámica Tovar para regresar a Caracas, alrededor de las 5:30 de la tarde, dejamos el carro prendido por pocos minutos mientras conversábamos con miembros de la familia de alfareros que aprendieron la profesión de sus padres y que continúan estudiando, aprendiendo y desarrollándose en su arte.  De repente el carro se recalentó y nos dimos cuenta de que estaba botando el refrigerante.  Mi carro, a pesar de sus años, ha sido un carro extremadamente fiel y bien mantenido. La verdad es que no me esperaba tener un inconveniente así y menos fuera de Caracas.  Como ya se acercaba la noche, los miembros de la familia Rudman, con quienes estábamos conversando, nos aconsejaron que nos quedáramos en la Colonia y que resolviéramos el asunto al día siguiente, con la luz del día.  Por diversas razones, mi hijo y yo decidimos que trataríamos de regresar a Caracas.  Teníamos refrigerante y nos llevaríamos agua para el camino.

Enrique Rudman, su esposa Susana y su hija Astrid, recién llegada de Europa después de culminar 5 años de estudios en la universidad como ceramista, se ofrecieron para seguirnos en su carro por todo el camino hasta llegar a El Junquito para estar seguros de que no tuviéramos ningún inconveniente hasta ese punto.  Si lográbamos llegar hasta allá, después la ruta era en bajada y presumían que podríamos llegar sin problemas hasta Caracas.  Además, nos prestaron un tanque de agua con 20 litros para que pudiéramos utilizarla si el carro se recalentaba nuevamente.

Cuando llegamos a Ponilandia sin novedades, nos paramos para decirles que se devolvieran porque el carro venía sin problemas.  Dejamos el carro prendido por menos de dos minutos para despedirnos.  Cuando íbamos a proseguir nuestro camino, nos dimos cuenta de que se había vuelto a recalentar.  Ya para este momento estaba oscuro. Enrique nos dijo que de ahí en adelante era muy solitaria la vía y que era peligroso quedarse accidentado de noche en ese tramo. Resolvimos no ignorar las señales y regresarnos a la Colonia. Ellos nos acompañaron hasta un alojamiento que conocían y nos indicaron dónde podíamos disfrutar de un buen desayuno rico al día siguiente.

En la mañana, después de nuestro desayuno, que estuvo delicioso, Susana y Astrid nos trajeron un refrigerante que habían comprado para que nos lo lleváramos en el carro.  Finalmente, entre todos resolvimos que era mejor regresar a Caracas con una grúa para no arriesgarnos a dañar el motor.  Como tenía mi seguro de responsabilidad civil que incluía el servicio de grúa, decidí probarlo por primera vez en una década y funcionó a la perfección. 

Ya en Caracas, comentaba con mi hijo la increíble satisfacción que me proporcionaba seguir conociendo a gente buena…buena gente…Esa gente de mi país que es capaz de ayudar sin recibir nada a cambio.  Esa gente que ayuda aunque los hayan decepcionado mil veces.  Esa gente que aún tiende la mano y apoya a otros en los momentos difíciles.  Esa gente que dedica su tiempo a servir.

Esa gente…gente buena…buena gente.  Gente como Enrique, Susana y Astrid Rudman.

¡Prendamos una vela y pasemos la luz!  ¡Vivamos cada día como si fuera el último!.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba