OpiniónOpinión Nacional

Gente Buena…Buena Gente…(2)

Yendo en dirección a Tucacas, paramos, como siempre lo hemos hecho, en El Palito. Es una tradición familiar que hemos mantenido a través de las décadas.  Siempre paramos a comernos unas empanadas.  No tenemos un puesto fijo.  Hemos comido empanadas de casi todos los puestos.  Siempre conocemos a gente nueva y alegre… Siempre las señoras que preparan las empanadas se muestran cariñosas, bien dispuestas y sonrientes. 

Dos niños se acercaron a lavarme el parabrisas. Les dije que, por favor, no me lo limpiaran. Más bien, si querían, los invitaría a comer una empanada a cada uno. Lo agradecieron y esperaron hasta recibir sus empanadas.

No sé cómo, conversando con ellos, comentamos sobre sus cholas. Uno de ellos me mostró cómo una de las suyas estaba rota y se le abría cuando caminaba. Le pregunté a la señora que vendía las empanadas si habría algún lugar cerca donde le pudiera comprar unas cholas a los niños. Me dijo que habría que ir al pueblo y que no estaba segura de que estuviera abierta la tienda.  Le pregunté si sabía cuánto costarían unas cholas.  “Cinco dólares”, me contestó.  Decidí confiar.  Le pagué lo que consumimos a la señora y le di un billete de 10$ que tenía conmigo, encargándole que le comprara a cada uno de los niños sus cholas nuevas cuando pudiera ir a la tienda.  Le di mi número de teléfono y le dije que si podía, me escribiera para confirmarme que había logrado  conseguirlas.

Me sentí llena de dicha cuando apenas dos días después recibí por mi celular el siguiente mensaje:  “Buenas tardes.  Es Yelitza, la de las empanadas de El Palito.  Aquí cumpliendo con su hermoso gesto. Que mi Dios la bendiga y que pase buena tarde”.  Junto con este mensaje recibí

dos bellas fotos, que comparto, con las caras bellas y sonrientes de los dos niños sosteniendo en sus manos sus cholas nuevas que la Sra. Yelitza del puesto “El Caujari” en El Palito me había ayudado a regalarles.  Qué bueno era comprobar que aún quedaba gente buena, desinteresada, capaz de hacer favores a otros,  gente con palabra!.

Le respondí a la Sra. Yelitza: “Qué bellezaaa!!!  Gracias por esas fotos y por haberles comprado sus cholas.  Están preciosas y ellos se ven contentos.  Nada podría alegrar más mi corazón  hoy que esas sonrisas  y confirmar que se puede confiar en la gente porque somos de corazón noble…por lo menos la mayoría”.  Recibí de respuesta este mensaje:  “Gracias por confiar en nosotros”.

Son eventos como el que les acabo de narrar los que me hacen agradecer diariamente por los aprendizajes, por las experiencias y por esa continua oportunidad de apreciar gestos de bondad en el recorrido de la vida.  Le doy gracias a la Sra. Yelitza por su disposición y su responsabilidad.  También a los dos niños por su sonrisa, por sus ganas de trabajar y por su agradecimiento.  Y le doy gracias a la vida por tantos momentos maravillosos.

Prendamos una vela y pasemos la luz!

Vivamos cada día como si fuera el ultimo!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba