OpiniónOpinión Nacional

Gratitud, empatía e inteligencia emocional

Siguiendo con el tema de las emociones y la situación de cuarentena a la que nos ha llevado el coronavirus, me atrevo a escribir sobre la empatía y la gratitud, rasgos que para mí son muy  importantes en la Inteligencia Emocional. Sin embargo, soy consciente que tanto la empatía como la gratitud son tópicos difíciles de tratar y aceptar en las circunstancias  actuales, sobre todo que las realidades de cada persona son diferentes de acuerdo a lo que cada ciudadano está viviendo.

¿Por qué lo digo? Porque cuando se está ante situaciones difíciles, críticas y desconcertantes es muy complicado ponerse en la situación de los demás porque se suele pensar que ¿Cómo ubicarse en el escenario de otro cuando el  propio es peor  o similar, y mucho menos agradecer  o  sentir gratitud hacia algo cuando se percibe que no hay nada que valga la pena como para agradecer cada día que pasa?. 

Y este es el problema principal que se presenta en estos momentos porque ¿Cómo realmente hacer entender estas emociones? cuando estás, ante situaciones de hambre, frustraciones diarias, enfermedades, falta de servicios, separaciones familiares? por tan solo nombrar algunos de estos escenarios. Precisamente este es el reto ¿Cómo hacer para practicar o reconocer la empatía y la gratitud en estos tiempos?

La empatía es  la facultad de percibir, comprender y traducir las emociones que está teniendo una persona ante una circunstancia determinada. Es un valor que permite al ser humano identificarse con el  estado anímico  y  los sentimientos de los demás, por tal motivo es una herramienta  elemental para lograr la comunicación. Generalmente  se dice que una persona empática sabe ponerse en la piel o los pies de los demás para poder comprenderla y entenderla en su realidad. La persona empática es sobre todo asertiva porque sabe decirle al otro, de una manera honesta y sincera sin herir su susceptibilidad  lo que piensa.

Entonces por qué relacionar la empatía con todo lo que está sucediendo actualmente, pues precisamente para identificar si realmente se es o no se es empático, ya que podemos evaluarnos y entrenarnos para desarrollar esta herramienta que es de gran valor para tener  éxito en nuestra vida después que se salga de esta situación atípica que nos ha tocado vivir.

Que mejor manera de identificar esta situación percibiendo sus emociones ante las imágenes terribles que se observan de las personas afectadas por el virus y cuál es su respuesta ante estos escenarios.  Analizar cuáles son sus reacciones ante cualquier situación incómoda que se genere en el núcleo familiar  y  si es capaz de ponerse  en los pies de los demás para entenderlos  y  ser asertivos a la hora de orientar,  aconsejar  o decir con comprensión  las verdades que hay que afrontar.  Examinar si es apto de entender a los médicos u otros trabajadores cuando usted está en la comodidad de su hogar sin correr los riesgos por los que ellos pasan. Y así podría enumerar muchos ejemplos que faciliten identificar si usted es o no empático y de aprovechar y asumir esta realidad como lo he dicho en otra oportunidad,  como un trabajo de campo donde tiene todas las eventualidades para entrenarse y practicar ser diferente.

¿Y la gratitud y el agradecimiento cómo se relacionan con la empatía y esta cuarentena? Pues como anillo al dedo, ya que si entendemos  la gratitud como un sentimiento que nos conduce a  apreciar y valorar los favores, regalos, atenciones de los demás y los beneficios de la naturaleza y del entorno que nos rodea y que da la fortaleza para saber corresponder y agradecer el día a día que se vive , estamos creando una situación proclive para estar en contacto con la felicidad de una manera sencilla para  alegrarse con lo que  se tiene y se recibe, a pesar de las circunstancias que se viven actualmente al estar encerrados sin todos estos beneficios que anteriormente se disfrutaban de una manera libre y diferente a este momento.

Repito, y quiero ser  realista y tener empatía con todo aquel que en este instante pueda pensar qué fácil es hablar y decir tantas recomendaciones  desde una computadora cuando se viven situaciones que se escapan de poder estar en un estado de ánimo que permita ser feliz. Pues debo confesar que me decidí por este tema cuando escuché que la gratitud transforma el cerebro y permite crear un estado emocional de felicidad.

Entonces ¿Cómo lograr ser agradecido en estos momentos tan difíciles de la cuarentena? Se puede comenzar con algo tan sencillo como al levantarse se dé gracias a Dios, al universo y a usted mismo  de haberse podido levantar con vida un día mas, concéntrese solamente en esa idea. Por los momentos olvide si algo le duele, si tiene algún desequilibrio en su cuerpo ya que eso lo puede trabajar en cualquier otro momento del día, si el ejercicio le da tiempo de ocuparse de él.

  A partir de allí identifique cualquier detalle positivo que lo haga sentir bien y depende de con quién viva o se relacione, familia, amigos, vecinos, si la hacen reír, agradezca ese gesto a quien la hizo sentir feliz, agradézcale a su hijo su pareja, su amigo, su mascota por estar allí acompañándola, agradezca una mirada, una palabra un gesto que alguien tenga hacia usted. Si tiene una ventana o balcón, asómese, o tiene un jardín salga y dele las gracias a la flor o la planta que creció hoy, agradezca el cielo azul y las nubes que está observando y si logra además ver volar los pájaros, unas guacamayas que hoy nos acompañan todos los días observe sus colores y si no puede, escúchelas como si fuera con usted que quieren hablar. Agradezca el paisaje que ve, al sol por su calor, a la luna por su luz, a la lluvia por su magia de limpiar el ambiente, siéntase  feliz  y  exprese su gratitud al poder escuchar la música.  Mientras haga este ejercicio procure por favor no pensar en nada negativo y si eso pasa siga buscando en su casa, en su entorno que algo conseguirá que le conecte con esa hermosa virtud o sentimiento de la gratitud y agradecimiento que solemos olvidarla sobre todo cuando más  se necesita de ella.

 Puede ser que descubra que usted está satisfecho con su vida. Es más, puede que también se percate que al agradecer tanto  usted tiene mayores condiciones para conectarse con la empatía y así irá evaluando lo antes señalado y de una vez  podrá apreciar y agradecer si hoy aprendió algo. Otra recomendación importante no significa que va a agradecer todo. Aquello que está mal no lo acepte, porque la idea no es acostumbrarse a consentir  o conformarse con lo que no quiere.

La gratitud es una habilidad legítima que incentiva las emociones que proporcionan bienestar, tranquilidad y alegría, lo mas inspirador es que es fácil practicarla y desarrollarla en momentos como estos de cuarentena y encierro forzado. La empatía, la gratitud, la Inteligencia emocional van unidas.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar