OpiniónOpinión Nacional

Grisanti Luciani habló con López Contreras

El recientemente fallecido, Dr. Héctor Grisanti Luciani (1926-2019), profesor universitario, historiador del Derecho y exmagistrado de la extinta Corte Suprema de Justicia, siempre desplegó respeto y admiración por el presidente Eleazar López Contreras, durante cuyo mandato (1935-1941) no solamente se inició la transición a la democracia, sino que, a juicio del escritor sucrense, se sentaron las bases del moderno Estado de Derecho en Venezuela.

Hoy es universalmente aceptado que no puede existir una verdadera democracia sin un sistema de administración de justicia autónomo, pulcro e independiente. Y este fue uno de los principales vectores de la gestión de gobierno del general civilista nacido en Queniquea, Estado Táchira, en 1883 y fallecido en Caracas en 1973, como senador vitalicio conforme a la Constitución de 1961.

En su libro Incursiones periodísticas (2004), el cual recoge una selección de sus principales artículos publicados en El Universal a lo largo de cuatro décadas (bajo la curaduría de su esposa, doña Yolanda Cano Febres-Cordero), Grisanti Luciani dedica una veintena de entregas a la honesta gestión política y jurídico-administrativa del presidente López Contreras.

En 1936: apertura del Estado de Derecho I, II y III, el profesor de Derecho Constitucional de la UCAB y la EFOFAC cita la instrucción impartida por el jefe del Estado al ministro de Relaciones Interiores, a propósito de las grandes protestas populares que se suscitaron en febrero de 1936 contra el anterior régimen del dictador Juan Vicente Gómez, quien había muerto el 17 de diciembre de 1935: “con los medios legales que están a su alcance y dentro del mas absoluto respeto a las garantías que otorga nuestra Carta Fundamental, se proceda a que se efectúen esas manifestaciones, solo previo anuncio de las autoridades respectivas…dentro de la atmósfera de tolerancia y libertad iniciada y garantizada por el nuevo gobierno.”

En López Contreras y el período constitucional, el jurista oriundo de Río Caribe, Estado Sucre, reseña que, a poco de asumir la presidencia, el estadista tachirense propone al Congreso Nacional, el 25 de abril de 1936, la reducción del periodo presidencial de 7 a 5 años y, en una demostración paladina de su talante democrático, se lo aplicó a sí mismo y no a su sucesor (como hizo, por ejemplo, el presidente francés, Jacques Chirac, en la década de los años 90).

El combate a la corrupción, flagelo tan arraigado en nuestra historia republicana, fue uno de los ventores centrales del gobierno de López Contreras. Grisanti Luciani reproduce el mandato que le da el fundador de la Guardia Nacional, el Banco Central de Venezuela y la Contraloría General de la Republica, al procurador de la Nación, Dr. Juan José Abreu, para que proceda, dentro del marco de la Ley, a confiscar los bienes del Gral. Gómez.

En La Contraloría y el Congreso de 1938, el profesor Grisanti recuerda que el Dr. Tulio Chiossone, secretario general de la presidencia, señalaba que la creación de la Contraloría General de la República fue una iniciativa principal del Programa de Febrero de 1936, y, al citar una conversación del entonces diputado sucrense J. Mauricio Berrizbeitia con el jefe del Estado sobre el apoyo de este a su propuesta de que el Congreso Nacional designase al Contralor y al Subcontralor General de la Republica, el presidente López le indicó categórico: “yo quiero una Contraloría efectiva, una Contraloría que empiece por controlarme a mí.” Mayor prueba de civismo republicano no se registra sino en pocos episodios de nuestra historia.

En Gumersindo Torres, Primer Contralor (1938), el Dr. Grisanti afirma acerca del digno servidor público: “Otro gesto de honestidad que enaltece la personalidad del Dr. Torres, …lo constituye su renuncia a devengar sueldo, desde su designación hasta la juramentación, al expresarle al presidente de la República que no aspiraba a ganar sueldo alguno durante el tiempo que invirtiera en los trabajos preparatorios, pero si debía pagársele a sus colaboradores. Gesto que debería imitarse en esta época signada por la deshonestidad, la desausteridad y la corrupción” (El Universal, 10 de noviembre de 1988).

Este cronista concluye este articulo haciendo mención a una de las visitas que el entonces joven abogado realizó al retirado expresidente de la Republica en los años 60, en compañía del embajador Leonardo Altuve Carrillo. Grisanti inquirió acerca de la designación de su paisano y pariente, el Dr. Luis Gerónimo Pietri, como ministro de Relaciones Interiores, y López Contreras respondió: “yo había servido como coronel – jefe del Resguardo en Río Caribe en los primeros años de mi carrera militar e hice amistad con las familias Pietri, Luciani, Grisanti, entre otras. El Dr. Pietri era conocido por su rectitud y por su buen criterio jurídico y político, y yo necesitaba contar con miembros del gabinete que representasen a todas las regiones del país; en su caso la región oriental.”

@lxgrisanti

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar