OpiniónOpinión Nacional

Hablando al Estamento Militar ‘a calzón quitao’

1.- No es improbable que multitud de venezolanos decidan respaldar al estamento militar cuando éste le ofrezca al país explicación satisfactoria sobre algunos asuntos que refiero en este escrito. Pero vamos por partes.

a.- Todos sabemos que desde la prehistoria los humanos arreglamos discordias mediante el uso de armas (piedras, herramientas, flechas, lanzas, mazos, revolver, metralletas, cañones, bombas de pólvora, bombas de hidrógeno, rayos láser).

b.- También sabemos que desde la prehistoria el arma se usa: 

(i) CADA DIA, por cazadores para matar animales, por hampones para matar personas, por policías para matar personas en desobediencia, si se ven forzados a hacerlo;

(ii) VIRTUALMENTE SIEMPRE, por militares en situación de guerra -grande, mediana y chiquita- que es la característica definitoria del comportamiento humano y que está  inevitablemente atada a todo asunto de interés público (o interés del conjunto humano o sociedad civil), puesto que éste depende de las armas que garantizan su existencia y seguridad. Nótese que la situación de “guerra chiquita” envuelve cambio de gobiernos, o revueltas políticas que involucran directa o indirectamente a militares, tendientes a dichos cambios; 

(iii) CON FRECUENCIA, tanto por militares para imponer gobiernos y aun matar personas opositoras a esos gobiernos, como por opositores para matar defensores de esos gobiernos; 

(iv) ULTIMAMENTE, por “guerrilleros” y “narcos” para matar personas opuestas a sus fines. Recuérdese que fuentes de información cronológica muestran que desde hoy hacia atrás este planeta ha estado PERMANENTEMENTE en guerras locales y regionales en uno u otro rincón. 

c.-La PAZ ha existido solo en los sesos, mientras los humanos se las ingenian para juntar a dios con el diablo  -religión y hampones-  en todos los lares, aparte del medio oriente en donde la lucha, la leche y la locha se empeñan como si nada, desde hace más de medio SIGLO, sin que la gente apenas lo note de vez en cuando en tv que muestre  liberación brusca de energía que produce incremento rápido de presión con desprendimiento de calor luz y gases en compañía de estruendo y rotura violenta de ombligos, nalgas y canillas y si el miron no enfoca solo en las nalgas. 

2.- Todo lo dicho en los párrafos anteriores omite referencia expresa a los RAZONAMIENTOS encaminados a persuadir (llámense teorías, ideologías) que han respaldado acciones políticas -desde cofradía, gremios, uniones, juntas, hasta partidos, movimientos de masas- que perfilan los rasgos de la modernidad, no los de la antigüedad, aunque por ligereza humana se usa la etimología con cara de “ciencia política” para hacer comparaciones incomparables. Una mera ojeada a la historia revela que es CONSTANTE HUMANA  el uso de la fuerza armada, no la fuerza de la razón, para imponer a unos humanos sobre otros humanos. Esa imposición ha sido hasta hoy. Basta ojear la lista de países miembros de la ONU para ver cuántos regímenes abusivos, autocráticos, monárquicos, absolutistas, aristocráticos, oligarcas, tiránicos y -con el perdón de los jóvenes, particularmente venezolanos acostumbrados a pocos lustros de convivencia-  los raros gobiernos de ilusionante democracia, la mayoría de puro nombre y todos arrastrando los pies, mas el latente insólito pero no imprevisible caso electoral reciente de USA, que pudiera conducir a la incertidumbre variable entre lo ilusorio y lo alucinante de su realidad, que merece estudio aparte

3.- Si se cavila un momento, ningún grupo humano trató de imitar a los griegos, en el  sentido de aplicar formas concretas de gobierno fundadas en la realidad griega pensante y actuante. Todo el tiempo las áreas hoy conocidas como “país” no tenían ese nombre, puesto que esa denominación no existía, eran tierras convertidas en propiedad de los mandones (“emperador” “rey”) que las robaban y sometian mediante fuerza armada. Así transcurrieron unos 10.000 años antes de Cristo, desde las primeras civilizaciones Chinas hasta -hace un par de días en tiempo histórico- 1789 (Constitución de USA). Si, más de 12.000 años  (120 siglos) “a garrotazo limpio.” Nótese que los brotes democráticos desde 1789 han sido lentos, aupados desde el fin de la segunda guerra mundial (1945) que descabezó a los imperios y algunas monarquías pero no a la autocracia, caminante a paso seguro, con visos de expansión más que disminución.

4.- Culminando esos 12.000 años vino Bolívar a tumbar a la canalla de insignificante atributo inmerecedora de ser nominada imperio, al que echó para siempre; sí, después de 12.000 años llegó Bolívar, mientras Washington ya dominaba por el norte y San Martín por el Sur. No más héroes libertadores como estos en 12.000 años de fuerza armada. Napoleon quiso derrotar a los mandones europeos para convertirse en el único emperador del universo, pero sus colegas supieron acorralarlo.

5.- Desde entonces, en el tiempo insignificante como tiempo histórico que ha transcurrido, Venezuela apenas empezó su ruta por la vía democrática durante un mínimo tramo de apenas 30 años. Hoy, transfigurada con su fachada enlucida, ha resultado vestigio de lo que tuvo que ser desmantelado para darle paso al “hombre nuevo del país renovado” como lo predica la doctrina saciante que nutre al régimen mantenido y dirigido por el estamento militar del país. Lo que fué, fué, con o sin justificación ideológica.

6.- El estamento militar mantiene al régimen cuyos directivos civiles pueden ser reemplazados a instancia de dicho estamento, puesto que en la presente situación no funciona la Constitución y por tanto la realidad jurídica y política del país es de facto, conocida y aceptada por todos los países; un grupo de estos apoya al régimen y otro apoya a los opositores del régimen. Mientras esta situación continúe, el estamento militar es el soporte del país. Este sin duda podrá seguir funcionando como funciona actualmente, con dos presidentes y demás quiebres, hasta que el estamento militar decida que el país retorne a la vida democrática y funcione al amparo de la Constitución. Rara curiosidad, al fin y al cabo en el país de las maravillas, que alienta la regimentación autárquica que le da un hueso al intruso competidor para que este y sus congéneres locales y foráneos se queden tranquilos sin interrumpir la cópula engullente del dador.

7.- Quede claro que la Constitución no está vigente y que el estamento militar dirige al gobierno del país con conocimiento y aceptación de la ONU. Esta aceptación se revela en la pasividad de la ONU que no decide intervenir en Venezuela (ni de manera bélica ni tampoco pacífica). Por tanto es evidente que el gobierno del país está en manos del estamento militar. Es decir, el gobierno de Venezuela es militar y el estamento militar no está detrás del trono porque el estamento ES EL TRONO con “primera jerarquía” con “dignidad de soberano” como lo define el DRAE. 

8.- Habiendo llegado el país a este nivel, está por delante la ruta de la RECONSTRUCCION, lo cual plantea la necesidad de cambio de timón puesto que quienes derriban un edificio no son los que construyen el nuevo. Pero es también importante que el país conozca la ruta a seguir, que es un proceso que abarca conocimientos de diversos campos del saber, requiere participación de toda clase de personal calificado local y foráneo, para la realización de todos los análisis de asuntos técnicos, financieros, jurídicos, administrativos, temas, metas, normas, políticas, guías,  aprovisionamiento. Todo esto de manera concreta dentro de un Plan de Gobierno -no un texto académico, genérico- sino uno proveedor de proyectos y programas específicos enlazados dentro de un virtual Presupuesto Nacional como instrumento de trabajo diario del sector público.

9.- Para los venezolanos es imprescindible que el estamento militar sea franco y le explique al país las ventajas que el país obtiene, bien sea bajo la dirección del estamento militar, o bajo la dirección de un nuevo gobierno elegido con voto no secreto en proceso electoral observado por la ONU que es sede de los dos grupos de paises involucrados en la situacion venezolana.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. En Venezuela hace decadas que NO HAY un «estamento militar». Eso es INDISCUTIBLE! Existe solo una pandilal de sujetos armados y con el solo objetivo de ROBAR a la Nacion de todo lo que se les de la gana mientras sus protectores cubanoides se dedican al sucio negocio del NARCOTRAFICO! . Por ende cualquiera de estos «analisis» teoricos son solo elucubraciones de cobardes de uno u otro color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba