OpiniónOpinión Nacional

Hampa organizada y politizada

Con mayor olfato político y conocedores de los peligros existentes cuando el sentimiento democrático de una nación no ha podido extinguirse, saben que la única manera de conservar a sus títeres en el poder es sobre la base de la represión indiscriminada, de la violencia física e institucional, la cual puede ser peor, pero más eficiente. Por eso desaparece el hampa común. Con el estímulo del oficialismo y con los esquemas ofrecidos por la penetración de las estructuras del narcotráfico y del contrabando, estamos frente al crimen organizado, politizado y al servicio de causas diversas, pero concurrentes al objetivo de incrementar el control total del país.

Sicariato indiscriminado, asesinatos horrendos, víctimas y victimarios confundidos entre policías de cualquier esfera y bandidos de variada naturaleza afectan por igual a ricos y a pobres, a curas y a militares, a hombres y mujeres, a jóvenes y a viejos, a nacionales o a extranjeros.

La emigración de compatriotas se agiganta, también el miedo y el temor. Hay un “sálvese quien pueda” en está lucha de todos contra todos. Lo positivo es que también aumenta la indignación, una rabia que supera al temor. Impulsa a muchos más de lo que la dirigencia oficialista u opositora perciben, a luchar por la democracia, por la libertad, por la seguridad de las personas y de los bienes, por la familia, por la patria y por Dios. Se empiezan a sentir los síntomas de un tsunami que puede arrasar con todo lo podrido en esta menguada hora de la vida nacional.

No todos los colectivos son iguales, pero algunos son protagonistas del hamponato descrito. El Frente 5 de marzo puso de rodillas a Maduro. La destitución del General Miguel Rodríguez Torres, quien declara que lucho por la paz y la convivencia ciudadana (¿?), el asesinato de Robert Sierra y su pareja (¿?), revelan el alto grado de descomposición en las alturas. El llamado es a la acción decidida de quienes pueden poner punto final a la tragedia material y moral de la República.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. » el asesinato de Robert Sierra y su pareja «: A estas alturas, Oswaldo Álvarez Paz, quien ya no es el jovencito que hace décadas presidió la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, ¿se va a hacer eco de la estrategia oficial, de encasquetarle una «pareja» a Serra? (Jorge Rodríguez la llamó «su esposa», se ve que tiene más interés en ayuntar al occiso). María Herrera era ASISTENTE de Serra, igual que las otras dos mujeres que también habitaban esa casa (Casa que fue sede de AD y el Charlatán Eterno la expropió a lo machote y se la dio a la abuela de Serra !!), ninguna de las tres tenía vínculos de pareja con el asesinado (y no se le conoció pareja formal alguna). Que cualquier vocero del Oficialismo insista en desviar las informaciones inventándole una pareja a Serra, se entiende, pero que lo haga OAP es como mucho con demasiado !! Equivale al empeño de muchos ultras en seguir sosteniendo a estas alturas, la mentira que repiten desde septiembre del 73, para aprovechar la muerte de Allende, construyendo a su alrededor un asesinato del que culpaban a Pinochet. Todo indica, y hubo hasta exhumación y estudio forense del cadáver, que ocurrió un SUICIDIO, aunque pudiera haber sido un suicidio «asistido», pues varios de los escoltas de Allende eran cubanos, y obedecían ciegamente las órdenes de su jefe Fidel, a quien no convenía un Allende VIVO y Declarando verdades (como qué hizo Fidel en la Visita de Jefe de Estado -Déspota más bien- más larga que conozca la Historia contemporánea).-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba