OpiniónOpinión Nacional

¡Hasta cuándo esta pesadilla!

Mis apreciadas amigas y mis estimados amigos, ¡hasta cuando los venezolanos vamos a tolerar este desastroso vivir que estamos padeciendo¡ tú que me lees; ¿No crees que está llegando la hora de darle un “parao” a esta situación?

Fíjate; los venezolanos estamos viviendo dentro de una extrema carencia de bienes de servicios y productos básicos para la alimentación y la salud, y lo poco que se consigue es traído al país por el gobierno, por ser quien maneja las divisas, quien utilizando su estructura burocrática lo hace llegar a minoritarios sectores de la población, buscando mantener a través de la manipulación una plataforma electoral. La ineficiencia gigantesca de los servicios públicos, los convierte en una torta; la calamidad que esta realidad genera en la población, es de tal magnitud, que ya la familia venezolana, no consigue como estructurar un presupuesto doméstico para reparar los daños causados en sus electrodomésticos por causa de los apagones, solo por citar una de las consecuencias por lo malo del servicio eléctrico, ¡imagínate lo que está pasando por lo nefasto del resto de estos servicios¡. La inseguridad personal y colectiva impera a sus anchas; el acrecentamiento  de la delincuencia asesina e inhumana como la vemos ahora, es una realidad  propiciada desde el propio gobierno al no imponer  correctivos eficientes y mantener una estructura judicial incapaz y complaciente, frente a los responsables de los hechos delictivos. La corrupción corroe hasta los tuétanos a nuestra sociedad; jamás se habían visto los negocios mal habidos como ahora a la sombra del gobierno, lo  cual ha llevado a que la corrupción opere dentro de unos grados de impunidad alarmantes. El relajamiento de los valores materiales y espirituales del venezolano como lo vemos ahora, donde el gobierno es el principal propiciador de esta situación cuando busca sembrar de manera subliminal en la mente del ciudadano una escala de antivalores, como los son el de odiarse entre los venezolanos, el tomarse empresas sin pagarlas, instigar al robo y a la invasión de propiedades ajenas, el asesinar impunemente a nombre de la mal llamada revolución; entre muchas, con los cuales ha pretendido manejar al venezolano para sus perversos intereses.

Ante esta realidad, te comento que ¡SI¡ tenemos solución, siempre y cuando la clase dirigente de la oposición con el respaldo nuestro entienda la situación, y que no solamente la salida electoral es la conveniente. Se debe pensar en la salida política la cual nos llevaría a analizar la aplicabilidad de los artículos 41, 227 y 233 en algunos casos, y los artículos 333 y 350 en otros; los cuales tienen que ver con la doble nacionalidad del presidente y con la enmienda del cambio de gobierno si no cumpliere con nuestra Carta Magna; lo cual es posible si producimos una amplia discusión en el seno de la dirigencia de la oposición democrática, solo pensando en la ciudadanía y dejando a un lado las agendas particulares.

Tú que me lees, no perdamos la fe, al final de esta pesadilla despertaremos del letargo, y veremos una luz clara,  que tomando como apoyo las altas potencialidades de nuestra querida Venezuela, va a ser posible que el bienestar, la decencia y el buen vivir vuelvan a tu hogar y a la ciudadanía venezolana.

Ing. Andrés Scott Velásquez
[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar