OpiniónOpinión Nacional

Hay más

Concluimos nuestro anterior artículo diciendo que había más. ¿Hay efectivamente más? ¿Qué más puede haber sobre los hechos descritos en relación con el objetivo de cambiar la forma republicana que se ha dado la nación? ¿Acaso dos intentos de reforma constitucional, una en 2007, con el proyecto de un nuevo texto constitucional ya escrito que fue rechazado; y en el 2017, con una asamblea inconstitucional, electa en forma no republicana, con un texto a ser redactado por los electos en esa forma, que se mantiene oculto, no son suficientes?

¿No son suficientes las siete preguntas formuladas en el último párrafo del artículo anterior para que quien quiera hacerse un juicio sobre lo que está ocurriendo, pueda concluir que cuanto ha ocurrido en estos veinte años, está orientado al logro del objetivo de cambiar la forma republicana que se ha dado la nación; y que al logro de ese objetivo la participación de Cuba juega un papel fundamental?

Pareciera que no puede haber más. Y sin embargo lo hay. No es la traición a la patria el mayor de los delitos que puede imputársele al nacional de cualquier país. Ciertamente es un delito grave, gravísimo, pero me pregunto: ¿es de igual gravedad si se trata de un venezolano por nacimiento, hijo de padre y madre venezolano, o si se trata de un venezolano por naturalización? ¿Y si se trata de una persona con doble nacionalidad (como el usurpador) que puesto en un conflicto entre los países que se la otorgan opta por uno en contra del otro, es acaso reo? Y hoy que una gran mayoría de países a diferencia de antes aceptan la doble nacionalidad, sería posible imputarles traición en caso de conflicto.

¿Será posible que haya todavía más? Desde luego que sí. Cualquiera que revise los códigos de la justicia penal militar, no solamente el venezolano, advertirá que “la cobardía ante el enemigo”, ocupa un lugar más preminente. Y aquí debo yo formular el planteamiento siguiente: Como no tengo dudas de la cooperación cubana en el propósito de cambiar la forma republicana que se ha dado la nación, tengo la impresión, no la certeza, porque obviamente me falta conocimiento no solo del derecho penal militar del cual nunca me he ocupado, sino lo que es más importante, del corazón de ese mundo militar que permanece oscuro, gris por no decir negro, para quienes no habitamos en su interior y que no me permite decir quienes están incursos en el delito de traición a la patria al haber colaborado con un enemigo externo (Cuba) en el cambio de la forma republicana que se dio la nación venezolana, quienes podrían estar incursos en el de cobardía ante el enemigo, quienes estarían libres de pecado y finalmente, quienes pudieran estar incursos en ambos delitos.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba