OpiniónOpinión Nacional

Hay tiranías de tiranías

Tiranía y dictadura son una misma y sola cosa. Son giros idiomáticos que evitan la redundancia o para, mejor decir, enriquecer una exposición, dar ritmo al verso y hacer grata la lectura en general. Aun cuando en la vida real significan dictadura pura y dura,  conculcadoras de la libertad y abono para el atraso. Pero de que hay tiranías y tiranías no cabe la menor duda. En el pasado remoto, la historia nos informa de ello. Hubo crueles sátrapas que, en la medida en que el hombre alcanzó estatura de ciudadano, fueron desapareciendo, humanizándose o agazapándose. Dejaron de cocinar guisos con cabezas y tripas de los opositores, pero igualmente los condenaban al martirio de grillos en cautiverio y, en ocasiones, al desmembramiento.
Los latinoamericanos y los venezolanos, disputando la delantera, tenemos centenaria vivencia de la crueldad de las tiranías. Pero con todo y la censura a los medios de comunicación, la ilegalización de partidos, las persecuciones, los encarcelamientos, las torturas y los asesinatos, no pasaron de ser regímenes absolutistas conducidos por hombres primitivos que se sintieron  propietarios del país liberado de la dominación colonial, en cruenta lucha por la prevalencia del derecho a gobernar y sobre todo a controlar la hacienda pública, con una muy vaga idea del concepto republicano y mucho menos del ideario liberal-democrático. Ese fue la trocha que nuestros tiranos pudieron visualizar y transitar, la mayoría de ellos macheteros incultos y con un morral repleto de ambiciones bastardas que en nombre de un Simón Bolívar falsificado a conveniencia, incluyendo la última proclama interpretada fuera de contexto y utilizada como fundamento ideológico de la bota militar.
Así topamos con satrapías ocupado el territorio latinoamericano como fenómenos telúricos del siglo XX. Desde José Gaspar Rodríguez de Francia en Paraguay (1814-1840) hasta los hermanos Castro en Cuba (1959 y continúan) con Hugo Chávez y su retoño, Nicolás Maduro, manejado por el corrupto Estado Mayor de las FAN. Absolutamente todos, con matices más o menos subidos de tono patriotero, han sido especímenes representativos del “hombre de presa” que observamos en la novelística galleguiana, incluyendo al universitario y pistolero Fidel Castro, que a su ambición de poder agregó el de la continentaneidad; tampoco ningún otro tirano supeditó a su ambición a la de máximo líder continental, así como a la ruina política y socioeconómica de su país, porque entre otras cosas aceptaban sus limitaciones y no estaban afiliados a corrientes ideológico-subversivas de proyección mundial.
En el caso venezolano ninguna de las dictaduras pasó de ser régimen despótico y ladrón, si las comparamos con otras padecidas por nuestros hermanos latinoamericanos fueron criminales de medio pelo hasta que la nación abortó el monstruo del Socialismo del Siglo XXI. Porque las anteriores tiranías, por ejemplo en la encabezada por el Gral. Marcos Pérez Jiménez persiguieron, encarcelaron, torturaron, secuestraron, desaparecieron y asesinaron  CUADROS DE LA RESISTENCIA, valga decir adecos y comunistas. Como es usual en tiranías allanaron los hogares de familiares y amigos próximos. Violaron todos los derechos a los activistas y el de estar informada a la nación, mediante la suspensión de ediciones a periódicos y clausura temporal de programas de radio que pisaban la línea roja de la censura. Fue una lucha frontal de la democracia contra la dictadura y en la batalla de todos los días el gobierno reprimió a los activistas, no lo hizo en forma directa contra la colectividad aun cuando no le faltaran ganas.
Hoy tenemos una tiranía genocida que, además de conculcar los derechos políticos consagrados en la Constitución, cercena los humanos de la alimentación, de la salud y, por si fuera poco, los del futuro como nación: el de alimentación de los niños. Los comedores escolares no funcionan y los párvulos  se desmayan. La negación de los alimentos compromete el futuro del país. Como de los colegios egresarán venezolanos mal nutridos, carentes de adecuada ingesta proteínica, a mediano plazo tendremos un ejército de impedidos intelectuales.
Tal es la dimensión del crimen de lesa humanidad, del genocidio que tiranías precedentes no cometieron y que estamos obligados a denunciar y castigar.
@gergilrico
Miranda – Venezuela
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba