OpiniónOpinión Nacional

Humildad y Solidaridad

La conflictividad armada en la frontera sur de Venezuela con Colombia, es algo que siempre estuvo presente, pero con muy baja intensidad, tanto como para no ser más que una noticia local sin trascendencia nacional. Hace unos 12 o 13 años, en uno de mis tantos viajes a la zona, saliendo de Puerto Ayacucho en carro hacia los Pijiguaos, el chofer me decía que siempre estábamos en la mira de algún fusil desde el otro lado del río que hace de frontera; podía ser un fusil de la guerrilla o de la fuerza armada colombiana, pero que siempre, en esa zona, la conflictividad estaba latente.

Lo que comenzó hace dos semanas, si bien no fue nuevo, si fue trascendente y de mucha más alta intensidad, pues, desde este lado ya involucró, según las declaraciones del gobierno de Venezuela, a la fuerza armada (FANB) y al Faes. Todo indica que ese escalamiento, cuya información ya llegó alcanzó nivel nacional, se mantendrá, y hasta podría subir su intensidad. ¿Cuándo ocurriría esto?, pues cuando desde el otro lado se involucre la fuerza armada colombiana, y ya se convierta en el choque entre dos fuerzas regulares y organizadas, sin que tengan que usar como excusa a las Farc, “las buenas y las malas”.

Sería entonces, un escalamiento desde escaramuzas fuertes, a un conflicto de pre guerra entre los dos países. Lo cual entonces, al ser nacional, de lado y lado, se extendería hacia la frontera occidental de Venezuela con Colombia, cubriendo los 2.219 km que las une y separa; y cuyo alcance podría involucrar cualquier punto entre el hito 1 en Castilletes, al norte, y la Piedra del Cocuy, al sur, punto trifinio que comparten con Brasil. Y allí, en la frontera con Brasil comienza otra historia, que termina donde comienza la frontera con Guyana, que para nosotros arranca en la zona en reclamación, y que para los guyaneses arranca en el estado Bolívar de Venezuela…lo cual también es otra historia…aunque esta,  también podría escalar en lo militar.

Pero regresando al punto actual de los conflictos, cada país, y su fuerza armada, va ocupando posiciones y desplegando fuerzas, según su propia estrategia, pero también según lo que ve y escucha del otro lado. El hecho de que estos combates de la semana pasada hayan alcanzado difusión nacional e internacional, responde a la voluntad de que eso se sepa, y que trascienda…que el “enemigo” y sus aliados, sepan que cualquier escalamiento no será inocuo. Lo cual es razonable, considerando que en la era de las comunicaciones, hoy más que nunca, la guerra psicológica y las acciones de contrainteligencia, son un elemento medular del conflicto militar.

Clausewitz decía que la política era la continuación de la guerra por otros medios; pero seguramente, ante el avance de las comunicaciones, el hubiera incorporado a las redes sociales como un segmento entre y durante los dos extremos de su postulado: guerra y política. No uno primero y el otro después, sino con intercambios intermitentes entre la una y la otra, con un único componente permanente que es el de las comunicaciones…las estratégicas, y las otras…las de todos los días.

Otra razón posible para que el conflicto se plantee en el sur y no en el oeste, es que la frontera sur es inhóspita y, por el momento, sin valor comercial; mientras que en la otra, la vinculada al estado Táchira, es una boca de comercio informal que de alguna manera va cubriendo la falta de ciertos productos en Venezuela, por lo menos en esa zona de Venezuela. Y cabe mencionar que al fluir el peso colombiano más que el dólar o que el bolívar, y al depender, hasta para el mercado diario, de los productos colombianos, a ninguna de las partes les conviene contaminar esa zona. Claro…eso será así, hasta que deje de serlo, pues el pragmatismo, en nuestro lado de la frontera, es más débil que la ideología.

Ya veremos entonces como se desenvuelve el conflicto, que tiene un marco y una inserción geoestratégica más amplia y tiene que ver con la mirada de los norteamericanos que ven a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria”. Y no hay que olvidar que ese concepto fue acuñado por el gobierno de Obama, cuando el actual presidente de EEUU, era su vicepresidente.

Político

Lo del Covax y la fantasía del posible acuerdo entre Maduro y Guaidó para traer unos lotes de vacunas, sirvió para volver a poner sobre la mesa las verdaderas posibilidades de que hubiera algún tipo de acercamiento entre los dos líderes políticos venezolanos. Solo Maduro de uno de los lados -porque no hay nadie más que él-  y solo Guaidó del otro lado, porque no hay nadie más que él. Pero cada uno denosta del otro calificándolo de todos los apelativos negativos posibles, consolidando el concepto de los dos ecosistemas, que fue tomando forma con lo del poder dual; con los protectores al principio, y con la creación de la ANC después, la cual ahora fue sustituida por la nueva AN; poder dual para consolidar los dos ecosistemas…que tienen como elemento determinante que no hay intersecciones, sino que están completamente separados y no se tocan ni hablan entre ellos.

NELA es la nueva plataforma de organización de la oposición, como un acrónimo para Nueva Alianza para Elecciones Libres. El cambio que puede advertirse con el pasado es que el foco se pone en las elecciones, presidenciales es de imaginarse, sin necesariamente tener que pasar por los pasos previos de mantra anterior; o sea que el camino para llegar a esas elecciones está abierto y no condicionado…hasta el punto que perfectamente podrían estar incluidos en el menú de opciones que aun no se conocen. Una lectura razonable indicaría que no se trata solo de un cambio de nombre, sino de un cambio de estrategia. Aun no hay información suficiente sobre el fondo de ese cambio.

Es pertinente hacer algún tipo de reflexión sobre el concepto de democracia en el que estamos inmersos, pues muy lejos de su definición y de su basamento conceptual, hoy se trata del gobierno de la minoría, en vez de ser lo opuesto y esencial, que es representar el gobierno de la mayoría.  

A la luz del inmenso poder que tiene el chavismo fronteras adentro, el resto de los actores no gubernamentales deben proceder con cautela midiendo el verdadero alcance de sus posibilidades. Lo cual no significa que esos actores no tengan relevancia, sino que no tienen la fuerza para impulsar cambios, sino mas bien para aprovechar ventanas de oportunidad, las cuales en general son focalizadas y casi siempre en compartimentos estancos. Hace falta humildad para identificar y aprovechar las oportunidades, y solidaridad para apoyarnos los unos a los otros. La situación es crítica y hay mucha gente que depende de los demás, pues el estado puede ayudar cada vez menos…aun puede, pero cada vez mas limitado.

Social

El tema de las vacunas aun no es relevante para la gran masa de la población, que no lo ha visto como una alternativa al creciente aumento de los casos de contagio, que terminan en internación y en fallecimiento. Y la población que parece más afectada es la del personal sanitario, cuyos índices de incidencia en Venezuela resultan ser de los más altos del mundo. Lamentablemente lo de las vacunas se politizó, y el gobierno no parece que vaya a ceder o compartir el monopolio ni de la importación, ni de la aplicación de las vacunas.

Lo están tomando como una herramienta de presión para liberar los fondos bloqueados en el exterior. Si bien aun no está claro cómo terminarán ocurriendo las cosas, la intención primaria parece ser la mencionada. Porque el tema de Fedecámaras y la importación de 6 millones de unidades no ha tenido ninguna repercusión ni respuesta del gobierno, y ha quedado como una expresión de deseo. Claro que por otra parte, si lo anterior tuviera o hubiera tenido algún tipo de asidero, aun quedaría por verse si los países donde están los productores, permitirían exportar a empresas privadas, donde se podría inferir un fin de lucro, que aun no entra en la ecuación; excepto para los laboratorios y plantas productoras. Eso no siempre será así, pero por el momento los países están reteniendo la producción para su propia gente, y controlando vía permisos de exportación, el resto de la producción.

Como les anticipé, las vacunas cubanas están en el horizonte de posibilidades ciertas y concretas para la población venezolana. Si bien se entiende que la matriz de producción se basa en fórmulas rusas, es difícil confiar en la producción de algo tan sofisticado, en un país tan atrasado tecnológicamente.

Aun no se ha dicho todo sobre el tema vacunas, pero debería estar claro que cualquiera que cuente con la validación de la FDA o de la EMA, debería ser aceptable para nosotros, más allá de lo que puedan decir o no decir, nuestros certificadores internos…que son  prestigiosos, pero no cuentan con las posibilidades de los dos mencionados.

Económico

Los crecientes niveles de actividad transaccional en la burbuja capitalista de nuestra división “un país con dos sistemas”, pueden llevar a confusión en cuanto a si el esquema económico de “bodegones” (como se le ha dado en llamar al fenómeno de híper abastecimiento de cosas que es deseable tener, pero que no cubren las necesidades del pueblo) podría tener impacto en el anticipado crecimiento del PIB del 3,5% que proponía un banco suizo y que apoyaban algunos economistas locales. Aunque difícilmente ocurra ese cambio de tendencia, habría que regresar a las bases conceptuales y separar al PIB en cantidad y en calidad…y el esquema de bodegones es mala calidad de PIB, por aquello de lo efímero y coyuntural de su origen y desarrollo; incapaz de generar cadenas de valor y mucho menos de generar los empleos que un país con la pobreza del nuestro necesita.

No obstante hay que considerar que en el espacio capitalista mencionado, el achicamiento progresivo de los niveles de actividad ha ido generando espacios vacios que han llevado a que sean llenados por nuevos emprendimientos por parte de una capa de nuevos empresarios, en un rango de edades de 35 a 50 años de edad, en su mayoría con negocios de oportunidad, pero algunos con proyectos de empresas de calidad…no son todos, pero hay algunos que podrían contribuir con la agregación de valor que nos hace falta.

Sigue pendiente la concreción de la promesa que trajo incluida la Ley Antibloqueo de pasar empresas y actividades al sector privado. Aun no se ha dado el primer paso que es el publicar la cartera de oportunidades que lleve el mensaje implícito a la comunidad de negocios, de que hay una verdadera intención de cambiar, y que la flexibilización y liberalización de hecho que está ocurriendo, no es solo un movimiento táctico defensivo, sino que es un nuevo rumbo al que he dado en llamar la “neo revolución”, o la “revolución de Maduro”.

Con sus idas y venidas cada vez mas bancos están desempolvando sus cuentas de “convenio 1” para bancarizar aunque sea una parte del flujo de dólares en efectivo que se estiman entre 2,4 y 4 mil millones de dólares. Dependiendo del volumen que se maneje desde la banca, es que se generará la necesidad de la compensación multimoneda, que está allí, como una funcionalidad aun no desplegada, pero que podría ser una realidad. Por el momento, esa bancarización de los dólares se convertirá en transacciones mediante el mecanismo de mesa de cambio, convirtiéndose en bolívares al momento de transar. Habrá que ver si quien deposite dólares podrá  retirarlos cuando quiera hacerlo. Y todo esto dentro de la burbuja de aislamiento, sin la posibilidad de transferirlos al exterior.

Internacional

Venezuela ha perdido la iniciativa internacional y en general se mueve reactivamente a lo que pasa en el mundo, interviniendo, aquí y allá, según lo que los demás países hacen o dejan de hacer. Lo anterior es válido para el chavismo y para la oposición.

Para el chavismo, la reacción tiene que ver con la posiciones de apoyo, o al menos de no agresión de algunos países o instituciones. El caso de la ONU contra las sanciones, es procesado mediáticamente como un triunfo, al igual que la salida de Argentina del grupo de Lima…o cualquier movimiento que ocurra en el mundo. Para el caso de la oposición ocurre lo mismo, y se ve obligada a repudiar todo aquello que el chavismo aplaude. Pero ninguna de las dos fuerzas es capaz de impulsar una matriz o una tendencia. Más bien esa tarea está “delegada” en las cancillerías de los países que los apoyan, que son neutros o que los rechazan…y las tres son posiciones explotables, por los dos actores antes mencionados.

Ya estamos a un mes de que se cumplan los primeros 90 días del gobierno de Joe Biden, y no aparece ninguna señal de que la inercia vaya a ser modificada. Toda posibilidad de cambio es meramente especulativa, porque la información “dura” va en el sentido de continuar la presión en la estrategia de la “fruta madura”, que Trump supo mantener; que no la inició él, pero que si la supo mantener. Principalmente porque detrás de eso hay un acuerdo bipartidista sostenido y renovado a la figura de Guaidó, y de lo que él representa…no es un apoyo genérico a la oposición, sino específicamente a Guaidó, y extensivo al resto de la oposición.

Según el triangulo de análisis que siempre les propongo para explicar la relación con EEUU, en un vértice está Biden y en los otros dos, están Maduro y Guaidó. Visto desde el vértice de Biden, Maduro es un enemigo “brutal” y con el no hay negociación posible, sino un posible cambio de prisioneros, que al no haber prisioneros chavistas para negociar, solo quedan prisioneros americanos a cambio de sanciones. ¿De cuáles? Podrían ser los seis de Citgo o los marines de Gedeón, que si bien son de interés para EEUU, nada indica que estarían inclinados a bajar sanciones importantes a cambio de su liberación; tal vez si a hacer algunas concesiones pero no un cambio de estrategia. Lo que faltaría por analizar es si en el hipotético caso de se abriera esa posibilidad, el gobierno preferiría negociar sanciones personales, o si se inclinaría a temas más generales, como el petróleo por gasoil.

Recomendación

·         Al gobierno:

o   Que plantee formalmente las nuevas reglas de comportamiento económico para lograr que mas empresarios se sumen a esta nueva etapa “neo revolucionaria”

·         A la dirigencia de la oposición:

o   Que se apropie del proyecto NELA y lo internalice dotándolo de contenido y difundiéndolo entre las bases. Esta nueva etapa de unidad, en un contexto diferente y adverso comparándolo con experimentos anteriores, requiere del máximo de comunicación con las bases

·         A los dirigentes empresarios:

o   Que no caigan en la trampa de creerse con más poder del que realmente tienen, y aprovechen –humildemente- la gran oportunidad de sostener la transformación económica que se está dando, como para hacerla irreversible. Esa situación no se dio como resultado de alguna actuación de ellos, sino más bien por la presión de las sanciones y por las reacciones defensivas por parte del gobierno. Tal como les decía, las dos palabras clave para los empresarios, son “humildad” y “solidaridad”

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba