OpiniónOpinión Nacional

Insulto y más insulto

Hasta en la misma Biblia no faltan las buenas raciones de insultos: cuando Saúl, el primer rey de Israel, se entera de que su hijo Jonatán apoya a su rival David como nuevo candidato al trono, lo llama: «¡hijo de una perdida!». A su propio hijo, lo que, a su vez, convertiría al propio Saúl en algo designado por otro insulto también muy popular: la mentada de madre.

La anatomía del insulto y la palabra malsonante es un campo que no ha escapado a la investigación de lingüistas y psicólogos. Incluso ha llegado a contar con su propia revista académica, Maledictathe International Journal of Verbal Aggression, publicada por el lingüista e ingeniero alemán Reinhold Aman, quien concede la medalla de oro de la boca más sucia a Hungría, los húngaros son los autores de la expresión más subida de tono que ha conocido a lo largo de su carrera. Maldiciones menos cargadas, pero igualmente elaboradas, se encuentran en culturas como la árabe: «¡que las pulgas de mil camellos invadan tus sobacos!». O en la hebrea: «¡que heredes una mansión con mil habitaciones, y cada habitación con mil camas, y que el cólera te lleve de una cama a otra!».

Según Aman, hay lenguas con un repertorio más amplio: «A mi mejor entender, el yiddish (judeo-alemán) tiene más insultos que ningún otro idioma. ¿Por qué? Porque el yiddish tiene cuatro fuentes de insultos: alemán, hebreo, arameo y las lenguas eslavas, sobre todo polaco y ruso».

El estudio, publicado en la revista International Journal of Intercultural Relations, recopiló un total de unas 12.000 expresiones, que los investigadores distribuyeron en 16 categorías, las diferencias culturales saltan a la vista: los croatas evocan sobre todo los genitales masculinos, mientras que en Francia son los femeninos y en Holanda tanto unos como otros. Estadounidenses y alemanes favorecen las referencias anales, mientras que en España, Italia y Grecia se prefiere atacar las facultades mentales del interlocutor.Curiosamente los más místicos son los noruegos, que insultan con variaciones del término «demonio»; los más comedidos, los polacos, que según tienen un repertorio más limitado y se limitan a subrayar la falta de cultura de su agresor o su origen campesino.En España, los insultos más utilizados son imbécil, subnormal, idiota, gilipollas, tonto, estúpido, maleducado, capullo y cabrón (o cabrona).

En Salamanca, Ciudad de los Saberes, de boca de algunos cubanos amigos aprendí el significado de ser un comemierda:

Persona que es considerada despreciable.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar