OpiniónOpinión Nacional

Iván Mikolji: Humboldt en los Raudales de Atures

Mikolji  explorador y fotógrafo que ha recorrido  el Amazonas, Guayana, Apure y zonas paradisíacas de Colombia como Caños Cristales.  Vivencias  que están  atesorado  en   portafolios  fotográficos y una selección de ellas  recientemente fue expuesta en la prestigiosa Universidad Pedagógica Experimental Libertador  de Barquisimeto,  fragmento  de su serie Homenajes a Humboldt, que actualmente se encuentra expuesta en la Fototeca de Barquisimeto hasta principios del  2020.

El artista visual  sigue muy de cerca  las huellas de Alexander von Humboldt que en 1800 por   cinco años  recorrió el Nuevo Mundo, empezando a dar a conocer   su fantástica  biodiversidad,  no solo se dedicó como biólogo a la identificación de nuevas especie de flora y fauna,  sino también aportó a  la geografía, la arqueología y la etnografía sus sagaces observaciones, por eso es común  afirmar que   Colón descubrió el Nuevo Mundo, pero Humboldt lo dio a conocer, pues la colonización se dio en las costas y no América adentro.   Así por ejemplo los primeros mapas exactos de   geografía del continente, fueron elaborados por el científico.

En este  nuevo homenaje a Humboldt  muchos de los peces y plantas identificadas por el   humanista alemán  fueron  fotografiados por   Mikolji  en sus biomas.  Como una manera  de exaltar el ilustrado espíritu investigativo del humanista alemán, que es fuente de inspiración y conocimiento para   biólogos, ecólogos, antropólogos, historiadores y  artistas    que se han dado al reto de preservar estos santuarios de vida, como lo es la Cuenca Amazónica. De los cuales depende  parte de la vida del planeta  pues  su  manto vegetal genera el 20 % del oxígeno   y aproximadamente   resguarda  el 30% del agua dulce.   En estos trópicos  se encuentra la mayor   biodiversidad existente en la tierra, que  están siendo amenazada por la minería   y los monstruosos incendios   forestales como los ocurridos  en Brasil y Bolivia que tardaron semanas en ser sofocados.  Para darnos una idea  de esta biodiversidad desde 1999 hasta el presente se han descrito 2.200 especies nuevas.

En esta ocasión, el portafolio fotográfico se ha centrado en un recorrido  significativo para Humboldt, que se inicia en las monumentales rocas de la   Tortuga y Piedra Pintada, en las cercanías Puerto Ayacucho. Piedra Pintada es famosa por sus  petroglifos, el  investigador  los encontró en  su  recorrido por el Orinoco, al buscar los Raudales de Atures y sus  monumentales piedras graníticas que parecen esculturas hechas por una civilización extintas, pero  que  fueron moldeadas por las crecidas de los ríos.

Al  leer sus  diarios vemos la acuciosidad del científico, al  identificar los materiales químicas de las patinas  tan peculiares de las rocas de esos raudales, que las convierten en formaciones  pétreas     que  reflejan los cambios de la luz del día y la noche.  Al observar con detalle los  petroglifos y sus símbolos, posiblemente resolvió el   cómo  fueron realizados, hacen más o menos dos mil años, en la cúspide de esta monumental  formación pétrea. Al preguntarle a los aborígenes de la zona como se hicieron  respondieron con toda naturalidad, que fueron hechos en los tiempos de las grandes aguas, cuando sus padres navegaba a esas alturas   del Orinoco tallaron   esos  símbolos de serpientes, caimanes, monos, tortugas, aves, cien pies,  mascarones  y figuras humanos abstractas. 

En esta selección fotográfica se  muestran  rocas  con petroglifos que solo  se pueden observar en la temporada de sequía, destaca  una piedra   donde se muestra  un rostro abstracto, con nariz y ojos   rodeados de líneas que  emanan de él,   podrían estar  asociadas a los rayos solares, y por tanto ser una representación de la deidad solar  de las comunidades indígenas del pasado. Otras de estas rocas muestran laberintos y animales tallados  que aún existen en la zona como monos, tortugas…

Un  fenómeno natural que llamó la atención del explorador,  de  esa zona entre el 3 y 4  marzo de 1800,  fueron los mantos  de espuma del Raudal de los Atures, que el artista y explorador Mikolji fotografió. Muchas de las plantas acuáticas expuestas sorprenden por su belleza, como ocurre con la planta mosaico, que parece  ramos de rosas subacuáticas y  fueron identificadas por Humboldt, al igual que peces como la piraña y el pavón.

Ha realizado  Mikolji cientos  de campamentos e inmersiones en los sitios más inhóspitos y  agrestes del país, en la búsqueda de seguir su pasión por la vida que albergan  ríos, caños, esteros, lagos,  como una manera de dar a conocer su  biodiversidad  y su fragilidad,  para crear conciencia y acciones que permitan su conservación. Se ha  ganado    un renombre   internacional por la belleza de sus  fotografías y  por  lo ameno de su escritura, que  conjugan   la rigurosidad científica con  anécdotas de sus expediciones en   revistas de Chile, Colombia, Inglaterra, Alemania y ha sido coautor y colaborador de diversos libros.   Sus  fotografías   han ayudado a identificar   especies desconocidas en una labor mancomunada   con biólogos   y en otros casos   se han visto por primera vez la imagen de peces, plantas y flores que habían sido identificados pero que se desconocía su  apariencia  natural.

 Sus composiciones fotográficas  no  falsean la luminosidad, ni las   saturan cromáticamente, sino buscan crear   imágenes  que  documenten   sin falsificar   la realidad. Cuando   un paisaje ribereño del Orinoco se percibe  como una escena monumental  es porque lo es y cada uno de estos paisajes ribereños son poéticas imágenes. Un rasgos de su lenguaje visual es que en sus  fotografías subacuáticas se perciben los  diversos niveles de profundidad de campo,   permitiendo  tener  el público una visión lo más  aproximada  posible a  la  plenitud de la vida que palpita en esos ecosistemas.

La  paciencia es una de sus virtudes, pues  las rutinas de inmersión pasan de seis horas diarias, a lo largo de días,  para cliquear solo cuando se  genera  la composición  deseada  de  la fauna y flora acuática, que revelen  los elementos que integran estos biomas y sus estéticos  reflejos subacuáticos.

 Posee  Ivan Mikolji una filosofía de acción contundente: conocer es la única forma de conservar la biodiversidad y a esto dirige  su vida.  Por eso se ha dado a labor de exponer en diversos espacios   del país sus series fotográficas, incluso de Latinoamérica    como recién acaba de hacer en  México, como una manera de mostrar la belleza de estos ecosistemas y la urgencia de preservar la Amazonia.   

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba