OpiniónOpinión Nacional

La abulia política: ¿Se repetirá en Chile la irresponsable y estúpida abstención en la próxima elección presidencial y parlamentaria de Nov/2021?

“Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”.    George Orwell.

Desde hace varios años, Chile, siguiendo una corriente que afecta a muchos países de América Latina, vive una profunda crisis política manifestada en la desconfianza del ciudadano en aquellos a los que delega el ejercicio de la soberanía. Esta crisis se ha visto seriamente agravada por prácticas que alejaron progresivamente al sistema político del propio ciudadano: el nepotismo, políticos y parlamentarios  con escasa educación, incluso algunos, analfabetos funcionales,  prima el interés personal al bien común, falta de rendición de cuentas y transparencia en la administración de los recursos públicos,   clientelismo, abuso y corrupción. Así, el aparato circulatorio del sistema político con la sociedad se vio obstruido y en muchos casos abiertamente bloqueado.

Lo anterior, lo confirmó la marcha multitudinaria pacífica del 25 de octubre de 2019, al repudiar y rechazar a los actos vandálicos y sediciosos del 18/10, promovidos por la extrema izquierda (PC/FA), quien intentó mediáticamente camuflarla  como “estallido social”,  desmentida por el comportamiento pacífico de esa marcha cívica  y  además, dejó  plasmada el malestar de la ciudadanía con la indiferencia  a los reiterados reclamos desoídos por la clase política actual: el terrorismo impune en La Araucanía,  terminar con abusos sin castigar del gigantesco derroche y corrupción de los recursos  fiscales, exigen que el ahorro de éstos, financien mejores pensiones y la agenda social, sin necesidad de aumentar los impuestos. 

Esta crisis política viene reflejándose en el proceso electoral, la irresponsable abstención, como expresión de castigo a la clase política actual, los desubicados abúlicos no han tomado conciencia que con su estúpido comportamiento se dañan ellos y a los demás,  agravándola en las recientes elecciones del 15 y 16 de mayo pasado de Constituyentes, Alcaldes y gobernadores, sólo votó 43% del padrón electoral de 14 millones.

Es de esperar que no se repita en las elecciones presidencial y legislativa, con toda seguridad, en la Segunda Vuelta. 

Por un lado, las irritadas  agrupaciones ciudadanas no han logrado responder del todo a una demanda, que se creía importante, de participación ciudadana. Al contrario, en muchos casos, las agrupaciones  han servido para una especie de reciclaje de la desprestigiada clase política, que camuflándose-como independientes- en estas organizaciones, no ocultan su deseo de seguir ejerciendo el poder. No se puede negar, sin embargo, que la apertura del sistema político a estas nuevas organizaciones está mostrando algunas caras nuevas y haciendo emerger nuevos liderazgos políticos con JAK , de intelectuales como las Sras. Lucía Santa Cruz  Vanessa Kaiser, Magdalena  Merbilháa, Teresa Marinovic, etc, .  De todas formas, muchos ciudadanos prestigiosos han preferido no entrar en la administración,  todavía cargada de muchas viejas prácticas y de intereses oscuros como han ocurrido fueron castigadas en estas elecciones. Por ello urge la modernización del Estado.

Por otro lado, el grado de movilización y debate político que viene despertando la campaña electoral es muy pobre.  La propia presencia de las agrupaciones ciudadanas ha desideologizado el debate político convirtiendo la elección en un enfrentamiento entre personalismos(Jadue y Lavín)  por encima del verdadero proyecto país, que la ciudadanía reclama y anhela

¿Se repetirá la abstención en la elección presidencial y parlamentaria de noviembre de 2021?

El escenario político de los próximos meses reflejará un proceso que se manifiesta en dos direcciones: 1) una que seguirá reflejando la desconfianza ciudadana frente a un sistema político que todavía no ha llegado a responder a sus necesidades y a sus problemas. Crisis de representatividad que todavía erosiona nuestra  democracia;  2) La otra, un sistema político emergente  que está haciendo esfuerzos por responder  y sobre todo, comprender las demandas ciudadanas, como lo ha hecho el joven Partido Republicano.

En efecto, el ciudadano todavía no siente  que estén en juego temas vitales que le inquietan, teniendo en cuenta el escenario politico anterior, quienes presenten  propuestas realistas y sensatas a los verdaderos problemas que afectan a los ciudadanos de a pié,  lograrán reencantar a los abstencionistas  y triunfarán en las próximas elecciones de Nov/2021. 

Por ello, esta elección presidencial y las  legislativas  son importantes, porque sentarán un precedente sobre las transformaciones del sistema político y su capacidad para volver a dialogar con el ciudadano y recuperar la integridad,  la credibilidad, prestigio y sobre todo, los principios  democráticos que el gobierno actual no ha respetado, ni que hablar de la oposición obstruccionista.  Y de alguna manera, la capacidad que tengan las agrupaciones ciudadanas  y los propios partidos políticos(en especial la centro derecha, recobre sus principios), de volver a acercarse al ciudadano darán algunas señales  que han comprendido que país ha cambiado la forma de hacer política, más empática, cercana  con la gente, recobrando los deteriorados cimientos del modelo ESM., la ética y el bien común y sobre todo, el Estado de Derecho y el Principio de Autoridad . Han comprendido, si bien es importante el crecimiento económico pero no es suficiente por las razones citadas.

El nuevo liderazgo emergente representado por José Antonio Kast(JAK ) presidente del Partido Republicano(PR), quien ha mantenido un discurso coherente con las propuestas en ese sentido, hablándole a la gente con la verdad –a veces incomoda –  sustituirá a la clase política actual que no ha recuperado su credibilidad  tan seriamente dañados en los últimos años, muchos partidos desaparecerán como la DC., o tendrán  una participación insignificante.

Si no se hace, agravarán la abstención que favorecerá a la extrema izquierda PC/FA, instalando un  régimen fracasado Castrochavista.

¡Compatriotas digamos NO A LA ABSTENCIÓN,  defendamos la libertad o la perderemos!

Magister en Ciencias Militares,  con Mención en Conflicto y Negociación Internacional, Academia de Guerra del Ejército de Chile(ACAGUE, 2006).

[email protected]

Artículos relacionados.
https://www.analitica.com/opinion/el-decepcionante-gobierno-del-pdte-pinera/

https://www.analitica.com/opinion/a-10-anos-que-nos-dejara-el-dr-edgardo-boeninger-la-clase-politica-ha-ignorado-las-postumas-propuestas-de-su-notable-ensayo-chile-rumbo-al-futuro/

https://www.analitica.com/opinion/las-advertencias-que-han-ignorados-los-democratacristianos-chilenosdc/

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Seguimos dando vueltas alrededor del mismo problema, comùn a todos gobiernos y pueblos de la Amèrica entre Tijuana y Puerto Williams.
    El problema es la corrupciòn, principal causa del atraso de todo el mundo latino.
    El hecho es que el pueblo se queja de la corrupciòn en sus polìticos, pero ese mismo pueblo tiene enquistada la corrupciòn en su ADN.
    Eso es parte de la cultura latina, desde Roma, su cuna, hasta Puerto Montt, Manta y Ciudad Juàrez.
    No existe la cultura de la honestidad como se consigue en los paìses anglosajònes. En America Latina el honesto, pero si polìtico, se considera un bobo que no sabe aprovechar de la oportunidad para llenar su bolsillo.
    Asì son las cosas. Culpar a los polìticos es algo fàcil, pero no son màs culpables que el pueblo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba