OpiniónOpinión Internacional

La «agonía» de Rajoy

El ministro de Defensa infligió a Mariano Rajoy uno de los ataques más brutales desde que está en política. Dijo Morenés que, tras los últimos escándalos que han afectado a su partido y al PSOE en Madrid, Mariano está pasando «una verdadera agonía, eso se lo puedo asegurar».

Pero como la agonía es la antesala de la muerte y, aparte del infarto, sólo hay dos formas de morir en política: que te echen o que te vayas, la gente se ha puesto a pensar si Mariano llegará o no a las generales y si el PP podrá sobrevivir a Mariano. Que te ataque tu ministro de Defensa tiene esos efectos: la opinión pública suele creerle.

Por otra parte, si Rajoy fuera lo que decía ser, una persona corriente, y su partido lo que él decía que era, un partido para la gente corriente, lo de Morenés es lógico: viendo la escandalera desatada por su Fiscalía contra su partido y que en la última encuesta del CIS, por lo que dicen, Podemos ya ha superado al PSOE y se acerca al PP, lo normal sería que Rajoy estuviera padeciendo no una agonía común y corriente sino el delirium tremens de Edgar Allan Poe.

Pero, ay, cuando el informativamente desarmado ministro de Defensa nos cuenta, gemebundo, los padecimientos morales de Rajoy no cae en el detalle de que cuando este fin de semana, nada menos que ante todos los cargos municipales del PP, Rajoy dice en Murcia eso de que «hay cosas que no nos gustan», pero que no hay que confundir «esas cosas con 46 millones de españoles», la policía de Rajoy llevaba ya día y medio deteniendo cartagineses con hábitos egipcios. Y o bien no le dijo nada Fernández Díaz, cosa improbable, o bien Rajoy siguió agonizando a su manera vegetal, sin asumir responsabilidad alguna en la corrupción que anega todo el sistema político, incluido su partido.

Anoche salió Rajoy a agonizar un poco, o sea, a repetir, tarde y mal, lo que anteayer hizo Esperanza Aguirre: pedir perdón y reconocer lo obvio: que el PP también es un partido corrupto.
Pero Aguirre estuvo más sola que la una, sin Cospedal ni Floriano. Y a la vuelta de la esquina de Génova 13 está la sucursal de GDF Suez donde Villanueva repartía convolutos como Brunner para la Siemens allá por 1992. Tanto han robado tantos que esto se acaba. Y lo malo no es que Rajoy agonice de mentira: es que al PP y a España los está matando de verdad
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar