OpiniónOpinión Nacional

¡La confusión militar!

En enero de 1958 ocurrió un fenómeno político que creímos insuperable, quienes participamos en ese momento de transición iniciado el 23 de Enero. Cuando apenas retomábamos el vaivén del columpio que marcaría el movimiento del tiempo calificado entonces como la “nueva democracia”. Una visión del mundo para entonces moderno iniciado después de la IIGM, cuando apenas era para nosotros, los militares de entonces, la peculiaridad patriota, en la Venezuela democrática, que criaba unas FAN, sencilla en vestimenta, pulcra y honrada, que dio origen a una fama de orgullo, no solo para los que portamos el uniforme, sino para quienes, considerándonos dignos venezolanos, nos premiaban con su aprecio y confianza. Las que supimos apreciar como una suerte de prebendas únicas y vitales, que nos servían para complacer al extremo nuestro ego. Un ego, que conformó nuestro espíritu militar, orientado por lo más grande que fue para un militar: ser “…marcial en su porte, respetuoso con el superior, atento con el subalterno…” pero su mayor dedicación fue la de aceptar el empleo exclusivo de las FAN en las tareas que siempre fueron básicas: prepararse para la guerra proveniente de ataques externos contra nuestra soberanía, que nunca podía ser la “guerra económica”, “política” o de cualquiera otra índole, que no fuera la de poner en alto el gentilicio y el honor militar, en favor de la paz y la tranquilidad pública, marginada de los avatares que crean los desfases mitómanos y las egocéntricas estupideces que se generan en malformados militares, que en su fracaso estudiantil, retoman la infantil teoría del fracasado comunismo, que “arrugó” el papiro en que se escribió la historia del inicio y primera mitad del siglo xx. Precisamente, la historia que comenzábamos a cambiar, cuando se inició la tortuosa formación de estos endebles militares, que nunca podrán llamarse generación de relevo, sino de espacialidad inerme congratulada por el más “eterno destructor” de la patria, percutor de la maledicencia institucional de la patria y pervertidor de sus instituciones.

Estúpida y lamentablemente, también quedará registrada en la historia la antítesis del pensamiento de El Libertador, que usando su nombre como trampolín, incursionaron en la política que éste desechó en su gestión de patria, para transformarla en lo que él nunca quiso: “su prostitución”. Lucharon hasta la muerte del “difunto eterno” por dividir a los venezolanos en dos categorías antagónicas, vendieron la patria a los pueblos y gobiernos más pervertidos del planeta, creyendo aún en el “imperialismo” trasnochado surgido de la dictadura cubana, que hoy se volvió un “lame rabo” del presidente del “imperio”, y mordazmente, aprovechando la sarcástica derrota de nuestros seudogobernanrtes, atosigan a nuestro humilde pueblo, de la máscara mesiánica que llamó “revolución” el “destructor eterno”. Pero la mayor y grave tristeza, es que hayamos perdido los militares de esta generación de los 16 años, que a más de marcar récord en corrupción, lo hayan hecho con los soles y estrellas en actividad, forjados con una rastrera educación militar, mediante una inconstitucional reforma legal, que cambio, no solo el rol del militar, sino que acomodó su reglamentación para la adulación como forja del ascenso y la asignación de cargos, dejando como rémoras: el mérito, la capacitación y la plaza vacante. Pero lo más grave, es que tenemos que iniciar desde ya, la campaña para recuperar la moral militar y el prestigio de la Institución. ¡Lo lograremos! y ¡Volverán!

@Enriqueprietos

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba