OpiniónOpinión Nacional

La «Constitución» no toilette

Venezuela, sí se rige por una «Constitución», pero obviamente, no por la que aprobaron en el año 1999. El país es conducido con entenderes «constitucionales» totalmente ajenos a principios y leyes. Qué acertados estaban los antropólogos estructuralistas cuando demostraron que las sociedades tenían dos dimensiones: la formal donde están las leyes y principios morales y la real, que es la que se utiliza.

Dependiendo de la distancia que exista entre estas dos dimensiones se mide la evolución de una sociedad; esto es, a más hipócrita el comportamiento con las leyes y la moral más primitivos son los países y evidentes las estrategias para sumergir en el charco de la degradación a cualquier sociedad.

Es lo que sucede en Venezuela. Empezaron por montar un salvador que venía a traer paz, justicia, libertad, seguridad, reivindicación, amor, y que después utilizó las leyes a su antojo e interpretación. Impuso una constituyente, generó una Constitución que convirtió en libro sagrado para el mal con el cual respaldaba y justificaba todo tipo de salvajadas con el eslogan «dentro de la Constitución todo fuera de la Constitución nada».

La mentira se convierte en principio de fe, apoyada por el terror y el chantaje y quienes no creen o aceptan las atrocidades y descalabros los califican de «animales» y son tratados como tales. No hay derecho a pensar, respirar o vivir pero se tiene «libertad» para opinar y escribir, siempre bajo la censura oficial y logran su cometido en un mundo exterior infame al cual le venden el falso mensaje de que en Venezuela hay «libertad».

Todo se ha hecho poco a poco, con la Constitución en la mano han convertido el país en un circo donde todos los días inventan un show para distraer y burlarse. Crean fracasos, escasez de alimentos, de medicinas, de moral y obviamente, de sentido común y después aparecen como salvadores. Gracias a la tecnología, montan «ollas» para perjudicar y encarcelar. Se acorrala, humilla, pisotea la dignidad para que no haya ni siquiera el más mínimo atisbo de recuperación del ciudadano; con ello mantienen el control y permanecen en el poder. El pasado y futuro son trasladados al presente, pues desubicar al pueblo es estrategia de gobierno y estimularlo a ser más primitivo, emocional, mediocre, dependiente e ignorante es política de Estado.

(Crédito imagen LaPatilla.com)

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba