OpiniónOpinión Nacional

La difícil y exigente parodia de la Bachelet

El popular y antiguo refrán “Zapatero a tus zapatos”, nos señala que cada quien debe dedicarse a lo que sabe hacer, al oficio o profesión que domina y en lo que tiene experiencia y es eficiente. Además de las técnicas, habilidades, destrezas, conocimientos y práctica en una determinada materia, se requiere para ejercerla apropiada y eficientemente de genuina vocación en ese campo, lo cual genera disfrute de lo que se hace, sin importar su ubicación en la tabla de importancia de las labores. Tan valioso es el oficio del humilde zapatero como el del abnegado maestro o el del osado neurocirujano, una nave espacial cumple su propósito gracias a las capacidades y los esfuerzos de todos los que intervienen en su diseño, construcción, mantenimiento y manejo. Científicos, astronautas, técnicos y obreros son imprescindibles en cada logro de la carrera espacial. El astronauta no puede reemplazar al técnico, ni el científico al obrero, y viceversa. Cada uno tiene sus destrezas y colaboran -no compiten entre sí- para que cada misión sea exitosa y productiva.

Pero otros elementos, además de la vocación, la capacitación y la experiencia convergen en la dinámica del trabajo de cada quien. La honestidad, la ética, y el nivel de alienación de cada persona intervienen en la ejecución y pueden modificar los resultados de cada labor. La honestidad es inherente a la formación de cada individuo, se adquiere inicialmente en el hogar, se refuerza en la escuela, la ética se vincula al aprendizaje y ejercicio de un determinado oficio o profesión. El ingeniero que viene de estar con la amante y le dice a su esposa que estaba jugando dominó con amigos, es deshonesto al mentir, pero si en lugar de cabillas de una pulgada, para obtener dinero extra coloca de media pulgada en las columnas de una edificación, comete una grave falta a la ética profesional, como el educador que le asigna nota aprobatoria al alumno que reprobó, como el médico que prescribe exclusivamente el fármaco de la empresa que le da obsequios mensuales, o realiza operaciones innecesarias, causando gastos y traumas extras al paciente. Las fallas en honestidad y ética pueden emanar del nivel de alienación a un esquema mental que subordina al individuo a un conjunto de dogmas y además le impide ver la realidad tal cual es, distorsionándola mediante sus rígidos enfoques dogmáticos. Así como los anoréxicos ya esqueléticos, se ven gordos en la imagen que les refleja el espejo, los ideológicamente alienados interpretan la realidad a través de los filtros de sus fanatismos, sean religiosos o políticos. Eso explica que en pleno siglo 21 grandes conjuntos humanos mantienen las cosmovisiones de hace décadas o siglos, vigentes en los espacios que ocupan y en las actividades que realizan. La Tierra sigue siendo plana, aunque el descubrimiento formal del continente americano en 1492 y la circunnavegación hayan sido posibles poniendo proa al oeste desde Europa, además de la profusión de fotos y videos tomados desde fuera de nuestro planeta, que muestran su redondez imperfecta, geoidal. El colectivismo sin democracia ni propiedad privada sigue siendo factible, aunque todos los experimentos sociales con el propósito de establecer el comunismo fracasaron, tras imponer esquemas criminales y corruptos. El alienado rechaza la realidad, y mantiene su compromiso con sus distópicas falacias.

No se elige para dirigir una cervecería a un Maestro de escuela, como no se elige para dirigir una Escuela a un Maestro cervecero. No se designa Rector de una Universidad a quien no cursó estudios de secundaria, ni es apto para presidir una nación aquel en cuyo Currículum destaca que fue chofer de bus y constante reposero. No califican para ser Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, individuos que se hayan dedicado profesional y sistemáticamente a torturar seres humanos, tales como Joseph Mengele y Pedro Estrada, o que -estando en conocimiento de graves infracciones a los DDHH de grandes conglomerados humanos, y teniendo la posición y los recursos para denunciar y combatir esos atropellos- nada hicieron o prefirieron respaldar a los que cometían esos atropellos.

Michelle Bachelet nació en septiembre de 1951, tenía ya 19 años cuando el Congreso de Chile acordó  designar presidente a Salvador Allende, a pesar de haber obtenido sólo un tercio de los votos. No hubo la segunda vuelta, para darle a “la Unidad de izquierdas” oportunidad de implementar su ofrecido “socialismo en democracia”. Con más de 20 años, a su alrededor fue creciendo la escasez, las amenazas  y las agresiones contra la propiedad privada y los disidentes (algo nada democrático, que ella al parecer nunca percibió). Alcanzó la absoluta mayoría de edad cuando su padre, militar, era el encargado del reparto de las bolsas de comida (era el Fredy Bernal de Allende), el mecanismo con el que pretenden reemplazar la economía normal, luego de reducirla o destruirla con arbitrariedades confiscatorias, expropiatorias, desalambratorias, en vergonzosa copia del fiasco cubano, a cuyo líder Fidel rinden culto, y ese gánster primordial le dispensó a Chile la “visita de estado más larga” que haya ocurrido en la contemporaneidad. Con la venia del falso demócrata Allende, Fidel se entrometió en los asuntos chilenos, y alebrestó a la ultraizquierda, lo que inevitablemente radicalizó al conjunto, forzando el golpe militar, eficaz y sangriento, del 11 09 73.

De marzo del 71 a septiembre del 73 Bachelet tenía edad suficiente para reconocer la terrible realidad que sus camaradas le habían impuesto a Chile, sin embargo, como la mayoría de los cabezas calientes de la extrema izquierda, prefirió omitir la porción de la realidad que señalaba las responsabilidades de los radicales seguidores de Allende, e imitar a los castristas con sus tradicionales excusas, culpando a la oligarquía, a la burguesía, al imperialismo yanky. En febrero del 92, tenía 40 años y 4 meses, tampoco se enteró del injustificado golpe militar contra el presidente CAP, y ya con 41 años y 2 meses de edad, en noviembre del 92, ocurrió la secuela golpista, en versión más mediocre, pero tampoco expresó opinión respecto de aquellas dos militaradas (seguramente ya sabía que estaban profundamente vinculadas con la dictadura cubana, y ya nos consta que los comunistas repudian los golpes militares, siempre y cuando no los den ellos). En febrero del 99 comenzó esta pesadilla sucialistadelsiglo21, Michelle ya con 47 años y 4 meses, edad en la que la mayoría de las personas perciben la realidad sin grandes dificultades, la chilena exquisita estuvo -respecto de Venezuela y su gradual demolición- en coma durante más de 20 años; A sus delicados sentidos no llegaron jamás ni siquiera indicios de las arbitrariedades de Chávez invadiendo o expropiando fincas y empresas, prostituyendo poderes, estimulando la corrupción entre el funcionariado militar y civil (para controlarlos luego por elemental chantaje), incrementando la represión y la censura, cerrando medios, desviando dólares y petróleo para sostener al parasitismo cubano, cometiendo fraudes para ganar elecciones, o para demorar o impedir los revocatorios.

Bachelet presidió Chile dos períodos separados de 4 años (2007-2011, 2014-2018) y como todo primer mandatario debió recibir a diario completa información sobre Chile, América y el mundo. Pero por alguna misteriosa razón, los reportes sobre Cuba y Venezuela llegaban a sus manos directo desde La Habana y Caracas, lo que explica su permanente y entusiasta apoyo al régimen castrista y su franquicia castrochavista castromadurista. Jamás existieron para Bachelet la feroz represión a la disidencia ni el drama de los balseros cubanos (gusanos en el argot revolucionario), como tampoco se ha enterado de los secuestros, torturas y asesinatos a cientos de opositores venezolanos, de la escasez de comida y medicamentos, de gasolina y gas (en un país esencialmente petrolero y gasífero), de agua (con ríos que desembocan al gigantesco Orinoco, agua es lo que no debería faltar), apagones diarios de 4 a 8 horas,  las patéticas condiciones en que medio funcionan los hospitales, los servicios en general, ni es capaz la muy sensible Michelle de conectar ese obvio desastre con los 4 millones que se han visto forzados a emigrar para sobrevivir. Ya con diez meses en el cargo de ACPLDH de la ONU, en su declaración preliminar del 21 de junio, con descaro asumió la narrativa del oficialismo narcodictatorial, le endosa caprichosa legitimidad a Maduro, a la azamvlea prostituyente, al tsj bastardo (insólitamente presidido por un ex convicto), al fiscal, al defensor, al funcionariado autoelecto en procesos fraudulentos en los que sólo participó la minoría del PSUV.

Son muchos los indicios de complicidad de la Bachelet con los regímenes neoestalinistas de Venezuela y Cuba; Asumió el cargo de “Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos”, el 1º de septiembre del 2018, pero su visita ocurre casi 10 meses después, del 19 al 21 de junio 2019, y se limita a porciones de Caracas, la capital, burbuja del castromadurismo, la isla de la fantasía en la que no hay los cortes de electricidad y la brutal escasez de alimentos, medicinas, gasolina, gas, agua, transporte público, que azotan al resto del país. En su declaración, plagada de generalidades, saludos a la bandera y lugares comunes, reiteradamente usa el enfoque y lenguaje del oficialismo, menciona que Gilber Caro fue liberado, que estaba “en custodia” del SEBIN, minimizando la condición de repetido secuestro de que ha sido víctima y sin considerar que han violado varias veces su Inmunidad Parlamentaria (como la de Requesenz, Marrero, Zambrano, todos aun secuestrados, y los diputados que han debido asilarse o exiliarse por el acoso policial). Usó la denominación “privados de libertad”, una ridiculez exclusivamente utilizada en el mundo entero por el castrochavismo. La dulce Bachelet se permite igualar cuantitativa y cualitativamente al régimen y la oposición, aunque más del 80% de los venezolanos rechazan la dictadura, y las atrocidades son cometidas exclusivamente por los lacayos del castrismo. Ella afirma que “muchos venezolanos, a pesar de tener un empleo en el sector público, enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida. Que el gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo por asegurar acceso universal a programas sociales”. No son “muchos”, son la absoluta mayoría de los venezolanos, chavistas incluidos, los que no pueden adquirir los alimentos y medicinas que necesitan, y esos presuntos proyectos consisten en carnetizar a los más vulnerables, para controlar sus acciones políticas, obligarles a apoyar al PSUV mediante el chantaje con el carnet de la patria y las cajas CLAP (que ni siquiera alcanzan para la minoría que aun apoya este desastre, pero sirven para obtener dineros por sobreprecio en las compras o posterior bachaqueo de productos).

El colmo llega cuando sostiene que “le preocupa que las sanciones impuestas este año por EEUU sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro, estén exacerbando y agravando la preexistente crisis económica”. Esa “preexistencia” abarca el lapso 2013-2018, seis largos años en que fueron aflorando las consecuencias de las alevosas y perjudiciales ejecutorias de Chávez, del 99 al 2012, contra la producción nacional, para golpear a la empresa privada y forzar las convenientes importaciones, que ayudaron a las economías de los camaradas en Brasil, Uruguay, Argentina, Nicaragua, y a la grosera acumulación de fortunas mal habidas de los tovarish boliburgueses, militares y civiles. Bachelet ve la paja en las sanciones de EEUU, no ve las vigas de la megacorrupción sucialistadelsiglo21 (cerca de 400.000 millones de US dólares han desviado sus tiernos camaradas, aunque “ser rico es malo”), ni las conexiones con el narcotráfico, ni la presencia autorizada de las FARC el ELN y Hezbolah en territorio venezolano, ni la explotación ilegal y contaminante de nuestros recursos mineros por chinos y rusos, ni la constante transfusión de petróleo y dólares a la parasitaria Cuba, ni la intromisión de esbirros castristas en represión, torturas, expedición de cédulas y pasaportes, control de Registros y Notarías, desinformación, triangulación de compras turbias, manipulación de resultados electorales. Una sospechosa miopía selectiva.

La ONU exige investigar altos funcionarios involucrados en el asesinato de Jamal Kashoogi en Estambul, incluyendo al príncipe heredero Mohamed bin Salmán. Es la misma ONU que da el cargo de defensa de los derechos humanos a Bachelet, cuya trayectoria no incluye preocupación alguna por violaciones en esa área, salvo por sus muy específicas denuncias por detenciones y torturas contra ella, sus padres, y  sus conmilitantes, acusando a la dictadura de Pinochet en Chile, denuncias interpuestas desde su exilio dorado en la muy democrática y respetuosa de los derechos humanos RDA, Alemania oriental, enclave comunista manejado por el Moscú de la era soviética. Esa misma ONU no exige investigar el asesinato de Fernando Albán, abogado y concejal opositor, secuestrado en la torre del SEBIN en plaza Venezuela, Caracas, “suicidado” desde el piso 10, apenas seis días después del crimen en Estambul que tanto angustia a Guterres y sus progres de la ONU. Docenas de casos de tortura, cientos de asesinados por la represión castrochavista en 2014 y 2017 (que incluye como victimarios a policías, soldados, y colectivos armados, lumpen organizado y apoyado por el régimen rojo), terrible saldo al que debemos sumar la reciente muerte del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, secuestrado y torturado hasta matarlo, de lo más socialista y revolucionariamente.

¿Cuánto de la realidad reflejará el informe definitivo que la camarada Bachelet debe presentar en la ONU el próximo 5 de julio?  ¿Seguirá equiparando cuantitativa y cualitativamente al minoritario y criminal narcorégimen y a la mayoritaria y desarmada oposición? ¿Insistirá en la engañifa del “diálogo”  leninista y prolongador de la agonía de la dictadura?  ¿Le parece que respetan los derechos humanos quienes premeditada y alevosamente destruyen un país, para complacer un anacrónico proyecto?

https://www.analitica.com/opinion/barbarie-en-estambul-y-en-caracas/  

https://www.analitica.com/opinion/la-dogmatica-y-longeva-pionerita-bachelet-se-supera-a-si-misma/  

http://www.analitica.com/opinion/las-falacias-electorales-del-castrochavismo/   

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba