OpiniónOpinión Nacional

La duda de mel, el excremento del diablo y el otro excremento

La economía de Venezuela ha dependido de la industria petrolera, iniciada hace un siglo, y sin embargo la mayoría de los que habitan estos 916.445 Km2 ignoran lo esencial sobre el origen y funcionamiento de esa industria, lo cual es una obvia irresponsabilidad, que debe ser superada difundiendo la información elemental sobre la actividad que mantuvo al país con holgura, hasta la abrupta reducción de los precios del barril, a finales del 2014. Elaboro una resumida descripción de lo elemental del tema, para contribuir al conocimiento general respecto del recurso natural no renovable del cual todavía depende nuestra economía, y que precisamente por habernos permitido muy elevados ingresos durante tanto tiempo, superiores a los de países sin ese privilegio, cuyos habitantes deben esforzarse más para obtener menos por su dedicación a la economía, quienes ven en el petróleo la razón primordial de nuestros problemas como sociedad mal habituada a disfrutar de multimillonarios ingresos en dólares provenientes de la relativa facilidad con la que extraen y venden el oro negro, también lo han denominado “excremento del diablo”, por el derroche y las perversiones que incentiva.

El Petróleo es un hidrocarburo generado por la descomposición, a lo largo de millones de años, de restos de vegetales y animales, a su vez cubiertos por sucesivas capas de arenas, que al comprimirse por el peso de unas capas sobre otras, se convierten en rocas sedimentarias (con los restos ocupando un espacio, donde se transforman lentamente, al cual se llama bolsón, a profundidades diferentes, que pueden llegar hasta seis kilómetros, en tierra firme o bajo las aguas marítimas o lacustres, y ha sido explotado desde finales del siglo 19). El petróleo es una substancia viscosa y obscura, tiene diferentes densidades, clasificadas de extra pesado a extra liviano. Para localizar un depósito natural de petróleo se explora en terrenos cuyo subsuelo esté conformado por rocas sedimentarias (por el proceso de formación, ya descrito, la descomposición vegetal y animal no puede ocurrir en rocas de tipo ígneo o metamórfico, es imprescindible que se hayan acumulado sobre y bajo capas de arenas), con métodos que permiten graficar la conformación geológica del subsuelo, al golpear la superficie y producir ondas que chocan con las distintas capas que atraviesan, rebotan, y van dibujando el perfil de esa porción de la corteza terrestre, lo que incluye los bolsones que pudieran haberse formado a lo largo de millones de años, y contienen ese combustible fósil acompañado de gases, producto de la descomposición, y arena, inevitable en un bolsón rodeado de arena por todas partes. Para extraerlo se debe perforar desde la superficie hasta el yacimiento, en vertical o en diagonal, mediante un taladro con mecha capaz de romper duras rocas, y en el espacio horadado se van colocando tubos, enroscados uno al siguiente, hasta penetrar el espacio que contiene al crudo, que debe ser ayudado a salir mediante la inyección a alta presión, de gas o de agua. La densidad del crudo facilita o dificulta la extracción, y debe ser bombeado con balancines, por largas tuberías, a las instalaciones donde lo separan de la arena y del azufre (presente en muchos crudos venezolanos, que hoy son, en la absoluta mayoría de los yacimientos explotables, pesados. A la faja del Orinoco la llaman bituminosa) y por ello, la Orimulsión fue creada por ingenieros nuestros, para facilitar la extracción de crudos de alta densidad, su traslado y utilización como combustible.

Los crudos no están formados por un solo elemento, tienen varios componentes, llamados FRACCIONES, cada una con punto de ebullición distinto, que son separadas mediante calor, por lo que se introduce el crudo en una Torre de Destilación, a 900º centígrados en su parte inferior, superior a todos los puntos de ebullición de las fracciones, por lo que todas ellas se  evaporan y ascienden en la torre, y cuando llegan a la altura donde la menor temperatura los convierte en líquidos nuevamente, pasan al correspondiente  depósito de cada fracción, y por separado sufren el proceso industrial que produce desde el asfalto hasta el kerosén, pasando por las distintas gasolinas para vehículos y aviones, el gasoil, y los aceites lubricantes. Incluso se puede elevar la calidad de una gasolina mediante el “cracking”, proceso que desintegra y vuelve a integrar sus moléculas en una estructura molecular diferente, mejorándolas.

Como espero haya quedado claro, cada fracción necesita una temperatura específica para evaporarse, una requiere la máxima de 900º, las otras exigen diversas temperaturas desde las cercanas a la máxima hasta la mínima. También los procesos mentales que conducen a fijar opinión y posición frente a los problemas sociales, culturales, económicos, políticos, que por lo general se relacionan y aparecen como un todo complejo y difícil de visualizar, establecen procedimientos y lapsos de tiempo diferentes para cada grupo humano, y para cada individuo. La percepción de la realidad no es igual para cada persona, pues depende en cada caso de la carga de conocimientos y emociones, su capacidad para entender y analizar los factores involucrados -su grado de objetividad o dogmatismo-, la cantidad y calidad de la información que reciba, y su situación particular. En cada época histórica la sociedad de cada espacio se ha visto obligada a adaptarse al esquema dominante, hasta que las razones para rechazarlo convocan, primero a una minoría, que va aumentando hasta hacerse mayoría, que se rebela e impone un giro trascendental, estableciendo un nuevo esquema dominante. Así ha sucedido desde que nuestros más remotos ancestros, ya a nivel de Neandertales, se organizaron en clanes o tribus, y es más complicado en la actualidad, por el peso de las tradiciones y la mayor fortaleza de las armas -discursivas y ofensivas- con las que se sostienen los que controlan el poder. Por ello son distintos los lapsos requeridos por cada grupo o individuo para reconocer la imperiosa necesidad de enfrentar al Status Quo dominante. Todo imperio tuvo oposición desde sus inicios, pero se mantiene en control del poder, hasta que cuantitativa y cualitativamente sus adversarios lo superan. Igual pasa a la menor escala, de un régimen, de una empresa. No todos cambian sus actitudes y posiciones a la vez, unos son más lentos que otros para reconocer las razones de peso por las que un esquema de dominación, de gobierno, de control, de gerencia, debe ser substituido por su genuino contrario, si es ya insoportable la opresión, la injusticia y el estancamiento, que conducen al colapso (del imperio, del país, de la empresa).

Dudamel (no es el único), para separarse del crudo sucialistadelsiglo21 necesitó -como los whiskies añejos- 18 años de maduración, cientos de asesinados -2002, 2014, 2017- miles de heridos y de detenidos, la total perversión de la moneda y de la economía, la inflación a alturas récord, la inseguridad sextuplicada, las violaciones constitucionales abiertamente cometidas y formalmente declaradas, para reaccionar, abrir los ojitos y comenzar a llamar al pan pan, y a la dictadura mmsggmghhst (allí le falta concretar). Y al parecer, también intervino el reclamo de la directiva de la orquesta en Los Ángeles, California, que lo tiene bajo contrato, para que ocurriera esa rara epifanía, sin que sepamos con certeza qué produjo su punto de ebullición, para separarlo de las fracciones sucialistasdelsiglo21, y manifestarse tardía y discretamente en pro de la civilización.

El otro excremento ha sido noticia los recientes días, por haber sido usado por una porción de la ciudadanía, ante la brutal e injustificada represión, de un régimen que le impide ejercer sus derechos constitucionales, de libre tránsito, de libre expresión, de libre decisión electoral, y de protesta contra las ejecutorias que han producido este terrible desastre, sin alimentos, sin medicinas, sin buenos servicios, sin poder adquisitivo, y sin las libertades esenciales (que incluyen ejercer la Soberanía, obsequiada a la parasitaria dictadura castrista por el entreguista régimen militar, que malgasta nuestros escasos recursos en la supervivencia de la Nomenklatura cubana, mientras los venezolanos se alimentan mal y se medican peor aún).

En algunos episodios aislados, le lanzaron envases y bolsas con heces fecales a los funcionarios de la Guardia y Policía Nazionales, que han sobrepasado sus propios niveles de bestialidad y de irrespeto por el marco legal (cuyo cumplimiento es una de sus primordiales funciones): Inician la violencia al agredir las manifestaciones democráticas y pacíficas de la Oposición para crear con su nunca lograda dispersión, el espejismo de que no ocurren, porque la sola presencia de esas multitudes en las calles de todo el país, demuestra que son absoluta mayoría quienes repudian el colectivismo castrochavista y exigen cambios, no cosméticos sino de fondo. No les basta con frenar a las decenas o cientos de miles que, dignos y multicolores, marchan con sus pancartas en defensa de la Constitución y la AN, en reclamo de soluciones a los graves problemas, y elecciones -para encargar a personas capaces de enderezar el rumbo y recuperar la economía, el país y el futuro, todo lo que esta secta militar y dogmática ha secuestrado. En su empeño por castigar a los millones que cometen el delito de repudiar la roboilusión, y pretendiendo disuadir a quienes piensan incorporarse a las protestas, violan toda norma elemental para aterrorizar a la ciudadanía; Disparan bombas lacrimógenas y perdigones a corta distancia, a quemarropa, con la intención de hacer mucho más daño que el derivado del uso regular de esas armas (ya han asesinado a muchos con esos métodos). Atropellan con sus motos, tanquetas y vehículos de pasajeros, a manifestantes indefensos e inofensivos. Con el mayor descaro despojan de sus equipos a los periodistas, de sus vehículos y celulares a quienes transitan por la vía, incluso ajenos a la manifestación, disparan perdigones a quienes toman fotos o videos de los sucesos, lanzan lacrimógenas a viviendas particulares en sectores que cacerolean o gritan consignas contra la dictadura.

Ninguna de esas atrocidades es mencionada -mucho menos condenada– por los voceros del oficialismo, que le atribuyen a la Oposición la violencia y el terrorismo que obviamente caracteriza las acciones del régimen (agravadas por la participación coordinada con sus paramilitares, eufemísticamente llamados “colectivos”, hampa organizada, respaldada con armas, motos y pagos en negro). Pero además se rasgaron las vestiduras cuando las bolsas con heces dieron en los cascos y uniformes de los robocops, nazis criollos, que simplemente con agua y jabón superan esa “agresión” (sus víctimas, los heridos, asesinados, golpeados, torturados, secuestrados, ruleteados, no superan fácilmente los crímenes de que fueron víctimas). La dictadura de inmediato calificó de BIOTERRORISMO la modalidad del lanzamiento de ñoña a sus ositos de peluche represores, y señaló que le corresponde cárcel a quien use armas bioterroristas. Pero el oficialismo en Porlamar, isla de Margarita, inundó las calles del centro con cientos de metros cúbicos de aguas negras, que contaminaron, sin perdonar un centímetro cuadrado, todos los espacios públicos por donde circuló esa enorme cantidad de aguas cloacales, que estaban en un tanque a la espera de ser tratadas para su posterior uso en riego, cuando algunos funcionarios rojos rojitos decidieron arrojarla a toda la ciudad. También se denuncia que han obligado a detenidos, ya víctimas de una arbitrariedad, a comer excrementos. Y nos preguntamos, ¿No es bioterrorismo cuando lo cometen los sucialistosdelsiglo21, los revolucionarios, los lacayos del castrismo? ¿Todos somos iguales, pero algunos son más iguales que los demás? ¿Es simpáticoterrorismo  golpear con culatas, escudos, patadas, disparar a quemarropa con bombas y perdigones, embestir con las tanquetas, incendiar viviendas, allanarlas y agredir a sus ocupantes sin orden, actuar en combinación con paramilitares, dañar propiedad ajena, desvalijar y destruir  vehículos, rejas, negocios? ¿Por qué sobran represores frente a una manifestación ciudadana, y no actúan frente a saqueadores de comercios y viviendas? Al GOLPE continuado y felón del TSJ contra la Constitución, suman ahora los juicios a civiles en tribunales militares, porque la Fiscalía ya no se presta para esas farsas (que junto al golpe, son delitos de Lesa Humanidad, y no prescriben) MAMI debería reflexionar sobre eso, Magistrados y Militares: Remember, No pres cri ben.

Y para concluir; Con todo el respeto que me merecen esos valientes jóvenes que son la vanguardia de las manifestaciones pacíficas y democráticas [contra las cuales arremeten la Guardia y la Policía NaZionales, a menudo combinadas con los paramilitares organizados y respaldados por la Dictadura]: Aplaudo que atrapen las bombas lacrimógenas -algunas antes de tocar suelo- y las devuelvan a sus agresores –defensa propia– (por cierto, deberían todos los ubicados en la vanguardia de cada manifestación opositora, estar allí  debidamente protegidos, por lo menos con CASCO, MÁSCARA antigases, y algo de escudo). Pero, si nos rebajamos al nivel cloacal del castrochavismo, no habrá forma de diferenciarnos. Dejen que ellos monopolicen la total representatividad de la mierda. A nosotros nos corresponde luchar por los principios y propósitos más nobles de la Humanidad y la Civilización. Que quede bien claro que exigimos RESPETO A LA CONSTITUCIÓN, A LA AN, A NUESTROS DERECHOS DE LIBRE EXPRESIÓN Y DE LIBRE ELECCIÓN, que nadie tergiverse o prostituya esos objetivos, y los métodos utilizados para manifestarlos deben ser absolutamente democráticos e inobjetables.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar