OpiniónOpinión Nacional

La epopeya venezolana

Los venezolanos estamos transitando ciertamente una de la peores etapas en nuestra historia republicana, en nuestra propia vida y tiene que ver con las penurias, con las carencias y maltratos ocasionados por múltiples aspectos pero fundamentalmente las malas acciones, decisiones y conductas de un gobierno que hace mucho tiempo perdió la cordura, la sindéresis, un gobierno que teniéndolo todo (petróleo, dinero, apoyos, gobernadores, etc.) no fue capaz de proteger, no fue capaz de preservar, no fue capaz de salvaguardar material, espiritualmente y demás a los venezolanos.

El gobierno ha decidido por razones de ignorancia, temor, ansias de poder y un sinfín de aspectos más, como decimos en criollo huir hacia adelante. Las tropelías, los excesos, los desvaríos, los atropellos y el desconocimiento del marco constitucional, de la letra y espíritu, de los derechos más elementales, la violación de las garantías constitucionales conforman el horizonte y accionar del Poder Ejecutivo con la venia del Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral y un papel nada decoroso e institucional de las Fuerzas Armadas Nacionales.

Es inaceptable bajo ningún aspecto aceptar la locura, el adefesio, el exceso y llamamiento a convocar una figura e institución que no existe en el ordenamiento jurídico vigente. En primer lugar debemos precisar que nuestra Carta Magna no existe la Asamblea Nacional Constituyente Comunal o Popular. En segundo lugar, el presidente está produciendo una ruptura, un fraude constitucional y demás en la manera como intenta regular, señalar e imponer una posible Asamblea Nacional Constituyente que es ciertamente el poder originario sobre el cual no puede haber otro poder, otro mandato y ninguna limitación. En tercer lugar, el Presidente de la República ciertamente puede tomar la iniciativa de convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente (artículo 347 CBV de 1999) mas no puede usurpar las funciones del Poder Electoral quien exclusivamente le corresponde establecer las bases. En cuarto lugar, si el presidente habla de un numero de constituyentes, de posible diputados constituyente de determinados sectores o grupos, es decir, una suerte de cooptación o imposición, pues desconoce abiertamente un derecho y principio constitucional como es el poder elegir y ser elegido en elecciones directas, secretas y universales para conformar lo que sería la Asamblea Nacional Constituyente. En quinto lugar, queda en evidencia que hay una intención abierta de evadir la crisis nacional, de evadir las elecciones pendientes, categóricamente de evadir la letra y espíritu de la Constitución Bolivariana de Venezuela de 1999, y simular además un proceso constituyente viciado en su concepción. En sexto lugar, el país lo que requiere es precisamente que se observe y se respete su Constitución la cual señala procedimientos, competencias, lapsos, atribuciones y por ende la solución de la grave crisis venezolana su solución parte y está en la propia Constitución permanentemente violentada.

El país entero está rechazando las decisiones y ejecutorias del presidente Maduro en la manera de aferrarse al poder, en la forma reiterada de violentar el entramado constitucional, en la grotesca metodología de violar derechos humanos y garantías constitucionales. Asimismo, el país entero enérgicamente ha mostrado su rechazo a las actuaciones y decisiones del propio Tribunal Supremo de Justicia que ha secuestrado no sólo los derechos elementales de los venezolanos sino no ha sido paradójicamente garante de la justicia y del propio Estado de derecho. Igual ocurre con el desempeño del Consejo Nacional Electoral, poder e institución que ha también cometido golpes de Estado al no cumplir la letra y espíritu de la Constitución Bolivariana de Venezuela de 1999 al no hacer las elecciones regionales, y peor aún, haber boicoteado el Referéndum Constitucional.

Los errores y responsabilidades mayores son exclusivas del gobierno como mayor protagonista y promotor de la debacle actual, debacle social, económica, jurídica, económica, otra porción de responsabilidades le corresponden a la oposición y finalmente a los venezolanos por permitir lo que hemos permitido en esta casi dos décadas. No se puede ser feliz con hambre, no se puede ser feliz sin medicinas que curen nuestras dolencias y enfermedades, no se puede ser feliz si el salario que cobramos se agota el primer día del mes o quincena y cada día compramos menos , no se puede ser feliz si la mitad de la población hace una sola comida al mes, no se puede ser feliz si no podemos comprarle los útiles y uniformes escolares a nuestros hijos, no se puede ser feliz sin las horas de trabajo, descanso o sueño las gastamos en colas o reflexionando sobre los múltiples problemas que nos afligen (comida, medicinas, inseguridad, etc).

Nos ha correspondido sentir las inclemencias y las consecuencias de errores reiterados de un gobierno insensible, irresponsable, un gobierno que dilapido recursos, un gobierno plagado de corrupción e ineficiencia. Es una vergüenza mundial que este país repita la historia cubana de miseria, hambre, corrupción. Los venezolanos “todos” no merecemos la ruina actual, no merecemos los maltratos, el estrés colectivo, la represión y muerte de compatriotas por parte de un gobierno que se convirtió en impopular, ilegitimo e ilegal al mancillar, a socavar derechos humanos, al pisotear a la Constitución y producir fraudes y golpes de Estado continuados. Frente a ese oprobio hay una Venezuela unida, heroica, corajuda, un país que se está pariendo asimismo cada día para recuperar su democracia, su orden constitucional roto, su paz. Viva la proeza y epopeya venezolana.

(*) Profesor de la Universidad de Los Andes E-mail: [email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba