OpiniónOpinión Nacional

La “Guerra de las Galaxias” y los Molinos de Viento

Jorge Echeverri

Dramáticamente, trágicamente, absurdamente nuestra Venezuela agoniza inmersa en una crisis generalizada de gigantescas proporciones, golpeándonos con saña en todos los órdenes de la vida diaria, y que es– según la narrativa gubernamental – consecuencia directa e inevitable del inclemente despliegue y demoledor desarrollo de una despiadada “guerra no convencional”. Una “guerra de cuarta generación” que de manera impune impacta calamitosamente sobre casi la totalidad de sus habitantes, ocasionando un desolador e impresionante empobrecimiento. Colapsando al país.

Y, para colmo de males, en días recientes se complicó espectacularmente con la sorprendente y violenta irrupción, desde los azules cielos caraqueños, de “drones” militares aliñados con el mortal explosivo C4, lo cual nos alerta – lo deducimos en base aldiagnóstico del gobierno – sobre la acelerada e imparable escalada del conflicto bélico a proporciones inimaginables, activando y desatando en consecuencia la inédita y destructiva “guerra de las galaxias”. Ingenuamente temíamos que algún día estallaría entre rusos y norteamericanos, como inicialmente lo había previsto el ex presidente norteamericano Ronald Reagan, su creador. Pero nunca nos pasó por la cabeza que se desataría, varios años después, con toda su flamante capacidad tecnológica y poderoso poder de fuego acá, en nuestras narices, en nuestra querida ysufrida Caracas.

Tengamos presente, además,- acuérdense, seguimos apegados estrictamente a la lógica gubernamental- las diferentes, creativas y destructivas facetas en las que camaleónicamente ha mutado la multiforme guerra: guerra asimétrica, guerra de baja intensidad, guerra mediática, guerra psicológica, guerra tecnológica, guerra eléctrica, guerra acuífera, guerra comercial, guerra petrolera y muchas másque seguramente sobrevendrán, pero por largo trecho la más dañina, hasta ahora, es la omnipresente y letal “guerra económica”, que devasta día a día sin la menor misericordia la economía del país. Hasta que apareció la última: la “guerra de las galaxias”.

Mientras se complican extraordinariamente los prolíficos escenarios bélicos, los estrategas y líderes políticos y militares, la preclara “vanguardia revolucionaria”, inexplicablemente no ha podido ganar ni uno sólo de los variopintos y desafiantes combates en los que heroicamente se han enzarzado. Desconocen o subestiman el sabio consejo de SunTzu en su “Arte de la Guerra”: “la guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien”. Y hasta ahora con ridícula e infantil impericia ha sido desatinadamente conducida. Muy mal, pero muy mal manejada.

La cosa es que mientras la mencionada “vanguardia revolucionaria” que conduce el país, planifica e implementa con quijotesca insistencia, uno tras otro, complejos y disparatados estratagemas para intentar imponerse en los múltiples y exigentes combates que permanentemente libran, – no sé por qué en estos momentos nos viene a la mente los Molinos de Viento de la Mancha –  los venezolanos sufrimos, en grado variable pero sin escapatoria, las ruinosas consecuencias de las sucesivas y contundentes derrotas revolucionarias: disminución sin precedentes del poder adquisitivo, desmantelamiento implacable del aparato productivo; inoperatividad de todos los servicios públicos; crisis terminal del sistema de salud pública; escasez masiva de todo tipo de bienes; precarización de la anteriormente exitosa industria petrolera;desmejora progresiva del sistema educativo y, enseñoreándose sobre todos los males, esa “Hidra de Lerna” que corroe exponencialmente la dinamitada economía nacional: la hiperinflación.

A estas alturas nos preocupa enormemente que en el fragor de las encarnizadas batallas que obligatoriamente se librarán en pleno apogeo de la letal e impredecible “guerra de las galaxias”, nuestro valiente y guerrero gobierno, afanado apertrechando y blindando todo el territorio nacional con inhibidores de señales, francotiradores y misiles tierra aire, agobiado defendiéndonos a brazo partido de los “halcones de la guerra” con sus drones, descuide, postergue o simplemente ignore las requeridas, imprescindibles y urgentísimas medidas económicas que, sin dilación, tiene que tomar. Obviamente, en el marco de la “guerra económica”. Preocupa ¿verdad?

Pero si hasta ahora el gobierno ha claramente demostrado una asombrosa y abismal incapacidad para siquiera ayudar a cubrir así sea parcialmente las demandas básicas de todo ser humano como lo son la alimentación y la salud, mal puede enfrentar con racionalesposibilidades de triunfo estepoderoso, galáctico y sorprendente desafío bélico. Y, precisamente, por estar abocado con todas sus energías en esas lides superiores desestima el otro teatro de operaciones, quizás menos espectacular: el de la cotidiana y terrenal economía con su brutal y devastadora hiperinflación. Cosas veredes, amigo Sancho.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba