OpiniónOpinión Nacional

¡La Guerra! Fotografías de Henrique Avril, 1903

Eduardo Planchart Licea

La historia de la fotografía en Venezuela ha creado una memoria que permite analizar su  devenir. Estas  huellas de luz   son  pulsares  de la conciencia, van más allá de la descripción del   pasado; permitiéndonos comprender el paradójico presente.  Tal como ocurre con las  fotografías tomadas por el barinés Henrique Avril (1870-1950), errando por el país con  una cámara de daguerrotipo pesada,  difícil de manipular, y cargado de químicos. Es conocido por sus  paisajes, y acercarnos a la cotidianidad  y los espacios públicos de ese entonces,  pero también destacan sus fotografías desgarrantes como las tomadas entre 1902 y 1903.  Estas últimas son iconos visuales, pues evidencian a Venezuela tras décadas de guerra civil post-independentista, y  como  nuestro contexto actual  se encuentra vinculado a ese pasado.

Dos de estas imágenes  fueron  publicadas en el Cojo Ilustrado, N 277 el 1 de julio  de 1903,  tituladas: ¡La Guerra! Después del paso del ejército, y ¡La Guerra! Héroe anónimo.  Son los años  en que Juan Vicente Gómez acaba con el caudillismo en Venezuela, a través de una cruenta guerra civil que terminó  con la toma de Ciudad Bolívar.  El  bagre como lo llamaban entre dientes, se  convirtió en  la máxima autoridad de Caracas, en una Venezuela bajo  la dictadura de  Cipriano Castro, ambos de Capacho, de donde salieron con aproximadamente setenta hombres armados a derrocar a Guzmán Blanco.

Enfrentarnos ante estas fotografías, evidencian un país desbastado, y en ruinas; con no  más de dos millones de habitantes. Y  a todo lo largo y ancho  dominado por  caudillos con  hordas armadas luchando entre sí. Se guerreaba para robar, violar, asesinar, y saquear. Paradójicamente este contexto a los venezolanos del siglo XXI, empieza a   parecerse a la realidad en que  existimos al ser dominados por pranes, saqueos, el abandono y un  régimen forajido.

En 1908 Venezuela deja de estar bajo la férrea  dictadura de  Cipriano Castro.  Surge otra dictadura, la de Juan Vicente Gómez, tuvo  un  total  dominio sobre el país y  sus riquezas van desde los telares, hasta las lecherías. Su ideal de país, era convertirlo en su hacienda personal. El enguantado caudillo fue promotor  de torturas como el tortol, el envenenamiento, y los pesados grilletes para impedir el movimiento de los presos políticos, que hoy vuelven trágicamente  hacerse presente en nuestra realidad.

Estas dos fotografías de la devastación que vivió Venezuela,  fueron tomadas no en un campo de batalla, ni en un campamento, ni en cruento fusilamiento. ¡La Guerra! Después del paso del ejército se enfoca en un grupo de osamentas de cabezas de ganado, acumuladas una sobre otra, en diversos estados de descomposición, rodeadas de una cerca, es una visión de lo que era la pequeña Venecia en 1903.

Si hoy  reconstruyéramos esta composición fotográfica  en un espacio expositivo: suelo de  tierra reseca, pasto devastado, osamentas de ganado rodeadas de alambrones, Sería una instalación completamente contemporánea, y  se podría titular: ¡La Guerra! Después de la masacre del Amparo o ¡Las huellas de la narco-guerrilla! Esa dimensión  le transmite a estas imágenes   una dimensión simbólica.

La fotografía con el título irónico de ¡La Guerra! Héroe anónimo, 1903, muestra el rostro humano de este  apocalipsis,  en un participante  de estas hordas, con gestos ambiguos en el rostro, descalzo y sentado sobre lo que pudo haber sido un fogón.  En el  suelo un afilado machete roto, junto a la bolsa donde guardaría sus escasos avíos, con la indumentaria completamente  destrozada, desgarrada; de fondo las paredes de bahareque de lo que pudiera haber sido un ranchón. Estas son imágenes a las cuales debemos enfrentarnos para comprender el paradójico presente de Venezuela. Pues no por casualidad fueron tomadas por Henrique Avril, son cuidadosas composiciones  debido a   la tecnología  artesanal de la fotografía de esa época. Para ser publicadas en el periódico de mayor relevancia del país: El Cojo Ilustrado (1892-1915), donde lo visual  tenía mucho peso a través del grabado, el dibujo y la fotografía;  y el modernismo dominaba entre  sus colaboradores, intelectuales de vanguardia  tanto de Venezuela como de Latinoamérica, del nivel de Urbaneja Achelpohl, Gonzalo Picón Febres, José Gil Fortoul, José Enrique Rodó, Rubén Darío, etc. Por tanto el fotógrafo y sus imágenes tenían un sentido: documentar una situación histórica, y conceptualizar una de las esencias de la venezolanidad: el  impulso de muerte y autodestrucción que palpita  en nuestra alma colectiva.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba