OpiniónOpinión Nacional

La influencia cubana

Carlos Canache Mata

En reciente artículo dije que el gobierno de Nicolás Maduro, ante la escasez de divisas por la brutal caída de la producción petrolera y las vallas que dificultan el acceso al financiamiento internacional, ha encontrado en los préstamos de China una especie de tabla de salvación, aunque haciéndole concesiones en áreas de la economía nacional. Pero la subordinación política de los que actualmente detentan el poder en Venezuela no es con la China de Xi Jinping, sino con la Cuba  que surgió del triunfo en 1959 de la revolución que comandó Fidel Castro.

El 30 de octubre del año 2000, Hugo Chávez, bajo el efecto alucinógeno de la hazaña guerrillera de la Sierra Maestra, firmó con Fidel Castro el Convenio de Cooperación Integral entre Venezuela y Cuba, mediante el cual recibiríamos ciertos apoyos económicos y servicios médicos, educativos y deportivos a través de las famosas “misiones”, que, por la parte venezolana, “serán pagados, en el valor equivalente a precio de mercado mundial, en petróleo y sus derivados”.  También contempla el Convenio una asistencia crediticia venezolana y una participación en negocios conjuntos.

Los venezolanos conocemos bien en qué forma Cuba ha adelantado sus compromisos. Tiene a su cargo áreas  sensibles de la Administración Pública y se extralimita con su ostensible penetración en el seno de la Fuerza Armada Nacional, donde opera el llamado G2 cubano que realiza tareas de vigilancia, espionaje y control de nuestra oficialidad. En lo que nos corresponde, el gobierno de Chávez comenzó enviando poco más de 50.000 barriles diarios de petróleo, las entregas aumentaron durante el boom de los precios de ese mineral, y ahora, con Maduro, por la caída de la producción y de los precios petroleros, se ha tenido que recortar el volumen de los envíos, sin que sepamos exactamente cuál es su monto. Como tampoco conocemos cuánto se nos debe de “la asistencia crediticia” prestada.

Lo que sí continúa a velas desplegadas, y pareciera que in crescendo, es la no disimulada y decisiva influencia de Cuba en la vida política de Venezuela. Maduro visita China para pedir dinero, pero cuando va a Cuba, sobre todo si confronta una situación crucial, es a pedir consejos políticos o recibir órdenes.

En una como vuelta a la colonia, desde Miraflores nos manda un Fernando VII disfrazado de socialista.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba