OpiniónOpinión Nacional

La lógica del beneficio y el crecimiento de las desigualdades

Un mundo donde el 1% de la población tiene el 90% de la riqueza global, no puede ser normal, por cuanto en un mundo así, no hay ninguna posibilidad objetiva de reducir la grosera y obscena pobreza en que hoy vive la gran mayoría de la población sobre la tierra. Dentro de esta obscena desigualdad se ha perdido la importancia de la vida, tanto a nivel general como personal, incluso el mundo de los afectos se ha perdido y el valor de la solidaridad y los abrazos que nos hacia sentir a la gente acompañada ha desaparecido, mientras en la “nueva normalidad” de la preminencia del hedonismo, se promueve un nuevo sistema dé valores donde lo que importa es hacer dinero lo mas rápido posible. No es que en la realidad anterior a la sociedad del dinero, se viviera bien en términos de calidad de vida, pero quienes éramos jóvenes enfermábamos menos de ansiedad y de estrés.

En estos tiempos de hedonismo exacerbado vivimos dentro de un contexto social donde cada elección, cada gesto, cada palabra debe responder a un provecho personal, a una lógica utilitaria que impone un beneficio material que por lo general se mide en dinero, es decir, “el cuanto hay pa eso”. En esta lógica del interés por el beneficio inmediato quienes tienen alguna idea de cultivar una pasión o un interés en nombre de un placer desinteresado y gratuito, muy parablemente no hallarán un terreno fértil en estos tiempos del predominio del hedonismo por cuanto el contexto político, social, económico y cultural, es cada vez mas dominado por la cultura del utilitarismo, y quienes estén pensando en otra cosa distinta, serán calificado de soñadores o de idiotas. 

En este mundo del dinero la música, la literatura, la poesía, el arte, o cualquier otra expresión cultural, no tiene ningún sentido practico si las mismas no se traducen en un benefició monetario concreto. La lógica del beneficio en el mundo del hedonismo exacerbado en que vivimos hoy, es el mundo al que aspiraba John Looke considerado el padre del Liberalismo Clásico quien sostenía lo siguiente: “Me parece que los padres deberían sofocar, recrear y reprimir a los hijos que cultivan una disposición por la poesía. No veo como puede desear un padre hacer de su hijo un poeta sino quiere inspirarle también el disgusto por las ocupaciones y los negocios de la vida. Pero no es este el mayor mal, en efecto, si el joven consigue ser un rimador afortunado y llega adquirir la reputación de un poeta, que se considere en que sociedad, en que lugares probablemente perderá su tiempo y también su dinero, porque raras veces se habrá visto se descubran minas de oro y plata sobre el monte Parnaso, el aire es allí agradable, pero el suelo es estéril hay pocos ejemplos de gente que hayan aumentado su patrimonio con lo que puedan haber cosechado allí”.

Ante este criterio de John Looke, son muy pocos los se escandalizarían en estos tiempos del dinero rápido, puesto que la argumentación de Looke encaja perfectamente en el hedonismo exacerbado y la lógica del beneficio rápido. Además, cuentan con unas sociedades fragmentadas por la guerra, el hambre, las migraciones, marcadas por un individualismo atroz, en la que existen escasos incentivos para establecer lazos de solidaridad.

Agreguémosle a todo lo anteriormente señalado que el debate político es cada vez mas insustancial en ideas, es así como desde la izquierda y la derecha hoy se habla de las amenazas a la democracia, pero se presta poca atención a la dinámica social crítica para su supervivencia. A este respecto podemos presencial la escalada actual y preocupante de la retórica política violenta, e incluso de la practica de la violencia política, no tanto como la causa de la polarización entre unos y otros, sino como el resultado de la dinámica de clases cambiante, sobre todo el estado cada vez más peligroso de una burguesía de clase media que ha perdido espacio económico, social y político y la cual no tiene ninguna posición ni formación política definida. He de allí que algunas investigaciones ponen el acento en su heterogeneidad social y política.

Finalmente en el mundo del dinero existe un pequeño grupo de privilegiados que son los multimillonarios los cuales exhiben una cruel indiferencia sobre el resto de la humanidad. Para ellos valores tales como la moralidad, la honestidad, la seguridad por la vida, parecieran no tener ninguna significación relevante para la sociedad. De allí que tengan aversión a cualquier cosa que perturbe su statu quo, su cinismo para justificar su riqueza no tiene limites. Al respecto leamos lo siguiente:  “El martes 27 de Octubre 2022, la Oficina de Presupuesto del Congreso de los EEUU publicó un estudio de tendencias en la distribución de la riqueza familiar entre 1989 y 2019.

Durante esos 30 años, el 1% más rico de las familias aumentó su participación en la riqueza nacional total del 27% al 34%. Las familias en la mitad inferior de la economía ahora tienen solo el 2%.

Mientras tanto, una porción récord de la riqueza de la nación permanece en manos de los multimillonarios de la nación, quienes también pagan una tasa impositiva más baja que el estadounidense promedio.

¿Cómo justifican los ultrarricos su riqueza y sus bajas tasas impositivas? Usando tres mitos, todos los cuales son pura basura. 

La primera es la economía de goteo.

El segundo mito es el “mercado libre ”.

El tercer mito es que son seres humanos superiores.

En 1910, el ex presidente Theodore Roosevelt advirtió que “una pequeña clase de hombres enormemente ricos y económicamente poderosos, cuyo objetivo principal es mantener y aumentar su poder” podría destruir la democracia estadounidense” (The US ultra-rich justify their low tax rates with three myths – all of them rubbish. https://www.theguardian.com/commentisfree/2022/oct/02/ultra-rich-low-tax-rates-economy-myths)

A pesar de todo los privilegios de lo que disfrutan los super ricos de la tierra, ellos estarían planeando dejar  este miserable planeta. (https://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/ricos-planeando-dejar-miserable-planeta_0_B1utq5Txm.html)

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

2 comentarios

  1. Saludos a todos, triste,pero,real,esa reflexión,dirigida a quienes defraudados por este mal llamado socialismo,se han convertido en ilusos infantiles admiradores del capitalismo brutal y salvaje,concentrador de grandes riquezas

  2. La riqueza puede ser útil o no depende de su uso. Y es buena o no dependiendo de su origen. El planeta es rico en recursos y hay pobreza y pobres de más, la responsabilidad recae en los «pobres» en sus creencias y en su falta de valor para exigir y lograr que la justicia se establezca en todas partes de forma que toda la corruptela que la impida sea execrada… No hay otra forma, o se aprende por amor o por dolor … Lo que se requiere es justicia , hombres valientes que la defienda y la establezca desde un indigente hasta un gerente o presidente…todos estamos inmersos en esa ignorancia planetaria…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba