OpiniónOpinión Nacional

La nueva Asamblea

Fue hasta desesperante, la espera transformada en ilusión por el cambio. Muchas veces incomprensible, pero asumido como elemento salvador, y hasta bálsamo para alivio de esa desesperanza cundida de promesas siempre fallidas, que sin término, convirtieron el país de las maravillas y de ingentes riquezas en un paupérrimo estercolero, lacerado por un torbellino y agreste “proceso”, que de político patriotero, pasó a ser una pueril involución, que condujo al venezolano en el más miserable americano. Hoy celebramos lo inimaginable: la vuelta al progreso parlamentario, que por diecisiete años fue transformado en un juego de dardos y centinelas en un circo de aprendices de payasos.

No hay dudas, que se logró lo inesperado, pero ansiado: el inicio del cambio, cuando la desesperanza, ya comenzaba a atosigar y ahogar el deseo de ser venezolano. Que, a pesar de las amenazas del bravío pueblo, los gobernantes creyeron que podían continuar el engaño. Repitieron una y mil veces ¡No volverán!, como si de una obra de teatro se tratara, o de una ruindad concebida como castigo. Siempre con la cantaleta de “los 40 años”, del “Pacto de Punto Fijo”, de “los adecos”, y de cualquier parecer que pusiera en tela de juicio la labor del difunto Chávez.

Al comienzo fue duro y en algunos momentos sentimos el látigo del difunto, aunque ya de cuajo entendemos lo increíble: “No era santo ni deidad, muchos menos el mito que él se creyó” y que muchos adoradores con debilidad sentimental de estúpido zángano, creen que su espíritu los va a salvar de su rendición de cuentas. Lamentablemente, los diputados que eligieron para su Gran Polo, solo sirven para filigranas y escolásticas de reclutas: ¡Dan lástima! Creyeron que se había repetido la docta falacia que contó con el TSJ y los otros, para armar la zampoña. Solo queda un flautín y la batuta, que tristemente se cree el sucesor militar. Nos referimos al general Padrino López, quien en la rueda de la ruleta ha tenido la suerte del timonel en tempestad. Se ha conducido con entereza y empeño, aunque cuando entrevista a su propio yo, pareciera estar desconcertado, dando muestras de lo que no le es permito a un cuatrisoleado. A un militar con la jerarquía y el mando único superior, que si se deja llevar por la estupidez, tiraría por la borda todo lo ganado.

No es fácil, general Padrino entenderlo, ya que su conducta no es la normal, como no lo fue la de su mentor Chávez. Olvídese del lamento que le produce su memoria. Quítese de la mente que ¡Chávez vive! Y entiérrelo, que bastante falta le hace para descansar en paz. Todos sabemos que su recuerdo lo atormenta, como atormentó su mente a Chávez cuando le entregó su vida a los Castro. Falta saber si usted es capaz de hacer lo que ellos han hecho: “vivir de ustedes y de sus ilusiones, pero con la pala recogiendo todo lo que le dé el “imperio”. Puede que su visión sea solo la de su sentimiento por las lecciones del difunto, pero debe entender, que el mundo es otro, y todos quieren que sea usted al mando de la FAN quien defienda la derrota, que obviamente, no es su culpa.

Cuesta mucho, general Padrino, hablarle como lo hacemos, pero creemos que es de sabio comprender al prójimo, y eso es usted. Ya usted cumplió su servicio militar y no vaya a cometer acciones que, además de perjudicarle en su vida, ganará una gran derrota, pues el pueblo, en el que nos incluimos, no aceptará atajos de ninguna especie. Hable con su familia y con sus subalternos.

@Enriqueprietos

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba