OpiniónOpinión Nacional

La OEA y el revocatorio

Cuando el país vive una grave crisis política-económica-social, que cada día va a peor, se conoce en momento oportuno el documento, de fecha 30-05-16, del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, solicitando, de conformidad con el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, la convocatoria del Consejo Permanente de ese organismo “para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime convenientes”. Se  espera que entre el 10 y el 20 de este mes de junio se efectúe esa reunión del Consejo, que no colide con la de días atrás que aprobó, sobre lo que está pasando en Venezuela, su apoyo al diálogo y a “los procedimientos constitucionales”, eufemismo que alude al referendo revocatorio.

Cuando uno termina de leer  las 132 páginas del documento de Almagro, se tiene la impresión de que ha leído el prontuario de este tiempo menguado y oscuro que deshonra a sus propiciadores. La tragedia multidimensional que padecemos la caracteriza Almagro por “la continuidad de las violaciones de la Constitución, especialmente en lo que se refiere a equilibrio de poderes, funcionamiento e integración del Poder Judicial, violaciones de los derechos humanos, procedimiento para el referendo revocatorio, y su falta de capacidad de respuesta (del Poder Ejecutivo) respecto a la grave crisis humanitaria que vive el país, lo cual afecta el pleno goce de los derechos sociales de la población”-

El sometimiento del TSJ al Gobierno, que en el documento se menciona elegantemente como “cooptación del Poder Judicial por el Poder Ejecutivo”, se evidencia con la cita de 17 decisiones del máximo tribunal, todas favorables al oficialismo, entre otras, la que declaró la supuesta inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, la que ordenó la desincorporación de la AN de los diputados de Amazonas, la que impidió que la AN revocara las designaciones irregulares de magistrados del TSJ realizadas el 23 de diciembre de 2015 por la anterior AN, las que dan vigencia a los decretos de emergencia económica y estado de excepción sin la aprobación de la AN, la que limita las facultades contraloras de la AN, etc. Próximamente me referiré al análisis que se hace de la crisis humanitaria, que alarma a la comunidad internacional por el severo desabastecimiento de alimentos y fármacos, y del colapso económico que un gobierno incompetente y corrupto no sabe cómo detener o revertir.

Al final del documento, en sus Conclusiones, Almagro dice que el diálogo y la unidad nacional “construyen soluciones y resuelven problemas”, pero que “dialogar no es sentarse a hablar, es demostrar compromiso con la democracia”. El CNE se ha prestado para que el gobierno se empeñe en ganar tiempo retardando los lapsos y el cronograma del referendo, por lo que Almagro alerta que “intentar entrampar esta solución en demoras y en la creación de nuevos procedimientos tal como se ha hecho constituye un flagrante atentado a la democracia”, y sentencia que de la realización del revocatorio este año “depende la democracia en Venezuela”.

Carlos Canache Mata

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba