OpiniónOpinión Nacional

La Oposición Venezolana: 19 años sin una Política

A nuestra oposición en Venezuela le toca en este año (2021), superar los errores que durante casi 19 años (se cumplen este mes abril 2021) se vienen cometiendo, es decir, cuando Chávez regresa al poder el 13 abril de 2002 le entrego la dirección política de Venezuela a Fidel Castro y a la inteligencia cubana los cuales se encargaron de integrar a Venezuela a su estrategia geopolítica dirigida a lograr el levantamiento del embargo comercial, financiero y económico que por casi 61 años (se cumplen el 19 de octubre 2021) le ha impuesto los EEUU, embargo este, que fue reforzado en octubre de 1992 con la “Ley de Democracia Cubana” conocida popularmente como la ley Torricelli, y nuevamente en 1996 con la “Ley para la Libertad Cubana y la Solidaridad Democrática” (Ley Helms-Burton). Estas dimensiones geopolíticas de la estrategia cubana fueron muy bien entendidas por la administración de Obama quien entre el 2014 y el 2015 reanudo las relaciones diplomáticas con Cuba después de 53 años (3 de enero 1961-18 de diciembre 2014).

En el discurso del presidente Obama con motivo del restablecimiento de esta relaciones diplomáticas con Cuba pronunciado el 18 diciembre de 2014, manifestó lo siguiente: “Hoy anuncio el fin de una política hacia Cuba que es obsoleta y que ha fracasado durante décadas (…) Es tiempo de levar las anclas del pasado porque es necesario alcanzar un futuro mejor para nuestros intereses nacionales, para las personas que viven en Estados Unidos y para el pueblo cubano”. Del mismo modo el Presidente Obama elimino a Cuba de la lista de países “promotores del terrorismo”, pero Trump un día antes de abandonar Casa Blanca incorporo a la Isla de nuevo entre los países “promotores del terrorismo”, todo con la intención de tratar de obstruir la política de Joe Biden con respecto a la Isla.

El 22 de marzo de 2016 el Presidente Obama en Visita a Cuba se pronunció contra el Embargo de los EEUU a la Isla. Esto dijo entre otras cosas el Presidente Obama; “La habana esta apenas a 90 millas de Florida para llegar aquí hay que atravesar distancias muy largas sobre barreras históricas, ideológicas, de dolor, de separación, las aguas azules del avión presidencial donde circulan barcos que venían hacia Cuba, esas aguas han sido atravesadas por miles de exiliados cubanos en aviones, en balsas, que vinieron a los EEUU buscando la libertad y la oportunidad en ocasiones dejando detrás de si lo que querían y todo lo que poseían, mucha gente en ambos países han sufrido nuestra historia”

“La revolución cubana ocurrió el mismo año que mi padre llego a los Estados Unidos proveniente de Kenia, la bahía de cochino ocurrió en el año en que nací, el siguiente año el mundo entero sostuvo su aliento al ver que la humanidad estuvo lo más cerca que nunca ha estado de la guerra nuclear. He venido acá hoy para enterrar esta época de conflicto entre EEUU y Cuba. He venido acá para extender una mano de amistad al pueblo Cubano (…) Muchos se estarán preguntando por qué ahora, hay una respuesta muy sencilla, Estados Unidos lo que estaba haciendo no estaba funcionando había que tener el valor de reconocer esa verdad, una política de aislamiento diseñada en la Guerra Fría tenía sentido en el siglo XX, el embargo solo afecto al pueblo cubano y no al gobierno y pensamos lo que Martin Luther King decía, la necesidad de no tener temor al cambio, sino buscar el cambio, eso me lleva a una razón más importante para ese cambio. Creo en el pueblo cubano (…) Como Presidente de los EEUU he llamado al Congreso para que ponga fin al embargo al embargo”.

Nuestra oposición acá en Venezuela lamentablemente no entendió esta política, y se amarro a partir del 2019 a la política equivocada aislacionista de Trump, de  América First (América Primero), es decir, nuestra oposición va cumplir en abril de este año (2021) 19 años sin una política coherente, creíble y confiable, y es que desde el 13 abril del 2002 nuestra oposición no ha sabido con certeza hacia donde se dirige, hecho este que ha confundido a nuestra población que después de 19 años se siente agotada, enojada, engañada y perdida, amén de que la narrativa de la gran mayoría de nuestra dirigencia política no contiene categorías simbólicas que hagan referencia a las ideas políticas que alimentan su accionar político, a lo cual tendríamos que agregar además su déficit de formación política, vale decir, la lucha política supone una dimensión de conflictos donde se confrontan posiciones del espacio público (Gobernaciones, Alcaldías, Diputados nacionales y regionales, Concejales, y por supuesto, la Presidencia de la Republica), y el plano donde se expresa esta lógica es en el plano de lo simbólico que es el ámbito de las ideas y en el lenguaje de los respectivos discursos, estos últimos no se refieren solo a los textos hablados o escritos, sino que por sí mismos, los discursos incluyen o dan cuenta de un cierto estado de la sociedad donde se reflejan las tendencias colectivas predominantes que incluyen sus prácticas sociales. Los discursos tienen funciones sociales y políticas, por lo que están fuertemente asociados a las ideologías. Todo lo anterior supone que los acuerdos y desacuerdos forman parte de esta lógica, pero desafortunadamente en la agenda de muchos de nuestros dirigentes políticos no está incluido el conocimiento y la preocupación intelectual por estas cosas, es esta la razón por la cual un buen número de nuestros dirigentes no son más que simples operadores electorales que tienen una idea “vulgar” del pragmatismo, son dirigentes que aspiran al poder sin ninguna visión de historia en tanto tienen una visión utilitaria del poder donde lo importante es el usufructo personal de la renta pública. Esta visión utilitaria del poder ha provocado que toda la infraestructura moral de la dirigencia política este infravalorada por el común de la gente.  

Lo grave de todo esto es que con las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2020 realizadas fraudulentamente por el régimen de Maduro, hemos llegado a un punto muerto sin saber qué hacer, y entonces cuando nuevamente surgen opiniones como estas; “La oposición debe recuperar la estrategia del voto y pelear por condiciones electorales justas con ayuda del nuevo gobierno de Joe Biden en Estados Unidos y de la Unión Europea (…)Tratar de alinear a toda la comunidad internacional para asumir la solución política sobre la base de un acuerdo que coloque las sanciones como instrumento para negociar una reinstitucionalización del país… (Henrique Capriles a la BBC Mundo 09 diciembre 2020). Ante esto cabría preguntarse, y no es esto precisamente lo que hemos hecho los últimos dos años? Son todas estas cosas las que evidencian que mientras no se aborde con seriedad una política que tenga como centro de su estrategia las dimensiones geopolíticas de nuestra crisis política, no habrá salida posible.    

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba