OpiniónOpinión Nacional

La patria en el exilio

«Añoro mi gente, las playas, el queso guayanés; una gran nostalgia acompaña mi existencia», me dice un querido amigo, aventado por voluntad ajena hacia el norte en busca de un destino más promisorio en lo profesional y seguro en lo personal. En las últimas semanas, dos jóvenes recién graduados en ciencias vinieron a despedirse. Y otros amigos se marcharon, en mudanza familiar sin retorno. Hace años, hijos y sobrinos se residenciaron fuera y allá han fundado sus familias, achicando las posibilidades de compartir vida y abrazos.

Despedir a nuestros afectos se ha vuelto una triste rutina para quienes nos quedamos. Es una sangría sin precedentes que arrastra a los jóvenes mejor formados, una hemorragia de talentos de imposible sustitución en el corto plazo, que ahonda la decadencia a la que el régimen nos empuja desde hace 15 años.

Iván de la Vega (USB), estudioso del tema migratorio, estima en 1,2 millones los venezolanos residenciados en 65 países. Hay 260 mil nacionales en USA, 200 mil en España, 150 mil en Italia y en la lejana Australia, 10 mil. De ellos, 38% tiene títulos de Maestría o Doctorado y 20% es menor de 18 años, la población en edad productiva o formativa. La pérdida para Venezuela ha sido ganancia gratuita para otros.

Sobran las razones para emigrar: inseguridad, precariedad laboral, crisis política. «Las universidades bajo acoso no generan conocimiento», comenta I. Rodríguez Iturbe (U. Princeton). Dándole la razón, las cátedras universitarias se vacían: 35% del profesorado de la USB y 63% del plantel de la Escuela de Química UCV han renunciado en los últimos 3 años, con lo cual Venezuela pierde no sólo los 25 o más años de inversión en formación sino la generación de relevo.

Explorar las intenciones de emigrar de estudiantes universitarios es un ejercicio sombrío. De la UCAB, 82% sueña con irse; de la UCV, 66%; de la UNIMET, 74%. Venezuela expulsa a la juventud mejor capacitada, ávida de horizontes más fértiles para el desarrollo de sus habilidades intelectuales.

El documental «La pérdida» (2009; Javier Angulo y Enrique Gabriel) recoge las vivencias del exilio de científicos argentinos a partir de 1976. «Me sacaron el piso de debajo de los pies», Cora Sadoski, matemática; «luego de 20 años acá aún sentimos que vivimos de paso», Daniel Goldstein, biólogo; «nos fuimos porque no se podía pensar ni escribir y porque el temor era muy grande», Liliana de Riz, socióloga; «yo creía en la ley y las instituciones y así empezó un viaje hacia las penumbras», Juan Carlos Chachques, cardiólogo.

Muchos volvieron al terminar la pesadilla dictatorial; otros se radicaron en sus países de adopción. Pero de una u otra manera, retornan a través de intercambios académicos, en ánimo de cerrar la brecha abierta por la oprobiosa dictadura del pasado.

Así también será en Venezuela cuando las sombras den paso al horizonte luminoso, que llegará no por dádiva de la fortuna ni por benevolencia del régimen sino por el esfuerzo colectivo en conquistarlo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba