OpiniónOpinión Internacional

La salida al mar que Bolivia olvidó

Lo recuerdo porque la mayoría nacional ya lo olvidó. Estas vías son:

Primera.- Por la Cuenca del Plata, navegando los rios multinacionales que hoy conocemos como la Hidrovía Paraguay-Paraná. Por esta vía llegó Ñuflo de Chaves y la corriente asunceña, que fundó la primigenia Santa Cruz de la Sierra, en 1561.

Segunda.- Por la cuenca del Amazonas, navegando los rios nacionales afluentes del rio Madera primero y Amazonas después.

Esta dos vías fueron la usada para las exportaciones cruceñas y benianas a ultramar, en los siglos XVIII y XIX; principalmente.

Los batelones Cambas de 22 toneladas, viajaban desde Santa Cruz en épicas travesías de 6 meses hasta Belén do Pará-Brasil, de donde existía un bien establecido comercio con el Viejo Mundo. Nuestra vocación exportadora no es nueva, fue de siempre.

Ambas rutas comerciales fueron dañadas por el artículo 2° del Tratado de Amistad, Límites, Navegación, Comercio y Extradición de 1867, firmado con el Brasil, cuestionado por los Cruceños en el célebre memorándum de 1868.

La tercera.- La vía que perdimos con Chile, en la Guerra del Pacifico, entre 1879 y 1883.

El centralismo de ayer y de hoy ha tenido un trato disímil respeto a las vías de salida al mar por Oriente y Occidente. La salida del Pacifico tuvo todo el apoyo: una guerra en el pasado y una demanda ante la Haya en el presente. Por el contrario nunca se tomo en cuenta nuestro reclamo en el Memorándum de 1868, Puerto Busch y el Polo de Desarrollo del Sudeste, duerme el sueño de los justos.

Lo natural es que Oriente exporte por sus propias vías y Occidente haga lo mismo. Ambas vías son importantes para el progreso nacional. No puede haber tratos de hijos y entenados.

La falta de voluntad política para construir Puerto Busch, una de los proyectos históricos de Santa Cruz, es lamentable. Los gobiernos del pasado nos pusieron todos los obstáculos posibles, y el de hoy también.

Ya ni siquiera el problema es plata. Un grupo de empresarios Cruceños ha ofrecido la construcción de este puerto, a cambio de una concesión por 40 años. Tiene el proyecto a diseño final, el estudio de impacto ambiental y el estudio de factibilidad técnico-económico. El problema es que el gobierno los considera sapos de otra laguna, y no les permite desarrollar el proyecto.

Perjudicando a Santa Cruz,  se perjudica también a Bolivia.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba