OpiniónOpinión Internacional

La salud de la economía china en entredicho

En lo que va de este siglo, China ha sido la locomotora del crecimiento mundial y ahora la especulación parece centrarse sobre las fortalezas de su economía. China había acostumbrado al planeta a sus tasas superiores al 11% durante varios años; luego bajó su ritmo de crecimiento al 9% y después de la actual crisis mundial que sufre la economía de mercado, la economía china ha venido creciendo a tasas superiores al 6%; sin embargo, los especuladores dudan de su fortaleza y ahora cuestionan su endeudamiento.

China es hoy no sólo la segunda potencia económica, de tras de los Estados Unidos, sino prácticamente el principal exportador mundial. En los Estados Unidos, poco más del 17% de lo que se consume proviene de China, alrededor del 16% de Canadá, aproximadamente el 11% de México y cerca del 7 % de Japón. La lucha por el mercado de los Estados Unidos se ha centrado entre China y México en ese mercado, pero si el presidente Donald Trump impone sus políticas proteccionistas quizá modifiquen el comercio mundial.

Sin embargo, la preocupación por el crecimiento de la economía china hoy parece ser desplazada por inquietudes sobre su endeudamiento. El grito de alarma ha provenido del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien ahora señala que el crecimiento de la economía china ha estado financiado por el aumento en su endeudamiento y le preocupa que este país pueda profundizar la crisis actual, desatando una nueva crisis financiera como la que se produjo en los Estados Unidos en el 2008.

Apenas el fin de semana pasado, en la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional de China y frente a 3 mil delegados del Partido Comunista, el primer ministro, Li Keqiang, planteó que la meta de crecimiento para este año será de 6.5%, ratificando el compromiso del gobierno china con las reformas emprendidas para reactivar la economía interna, a fin de volver a usar la demanda interna de su economía como mecanismo sustituto de la contracción internacional de la demanda de sus productos.

Desde 2008, el gobierno chino ha estimulado la demanda agregada de la economía a través del uso del crédito; de ahí que los analistas señalen hoy, que en China el crecimiento del crédito ha sido más rápido que en otros países, después de iniciada la crisis mundial de 2008. Lo cierto es que en estos años, el gobierno chino ha llevado a las zonas rurales millones de productos duraderos para los hogares, facilitando su compra a través de créditos, respondiendo de esa manera a la contracción de la demanda mundial de sus productos de exportación.

La economía china ha sido la locomotora mundial del crecimiento en estos años; sin embargo, la desaceleración de las economías desarrolladas y la crisis de su deuda soberana, están afectando su funcionamiento y la demanda de materias primas de los países en desarrollo. Ahora, en opinión de los analistas del FMI, el crecimiento de la economía china en la última década, se ha dopado con el gasto público destinado a financiar grandes proyectos de infraestructura y al apoyo de ramas enteras de la industria; algo que pretende hacer el presidente Trump con su programa de infraestructura, incluido el muro fronterizo con México.

Los medios repiten que el gobierno chino ha alentado a los bancos a prestar, lo que ha propiciado que el crecimiento del crédito haya sido mayor en China que en otros países desde que inició la crisis de 2008. De acuerdo a UBS AG, una sociedad suiza global de servicios financieros con sede en Basilea y Zúrich, Suiza, la deuda se ha disparado en los últimos años cerca de 277% del PIB de 2016, aumentando en casi 130 puntos desde 2008.

Este calculo es el resultado de combinan la deuda del gobierno central y los gobiernos locales, la cual se incrementó en 68%, además de los hogares, que creció en 45%, y las empresas, 164%. De aquí que el FMI ha dado la voz de alarma, al considerar que el Estado chino se ha endeudado más allá de su capacidad de pago, lo que pudiera desatar una nueva crisis financiera; a pesar de que la deuda de China es menor que la de Japón y la de los Estados Unidos.

Lo gratificante es que la deuda de China no está en manos de los acreedores internacionales, como ha sido el caso de Grecia o México en 1982; el 95% se ha contratado en su territorio. Además, China dispone de un enorme ahorro en depósitos bancarios, el Estado mantiene el control sobre los flujos de capital y su banco central dispone de enormes reservas internacionales de divisas, las mayores del mundo, a pesar de la reciente salida de capitales.

Por otro lado, a diferencia de los países occidentales, el gobierno chino mantiene la función reguladora sobre su economía, algo que los líderes de los países europeos propusieron hacer después del estallido de la crisis de los “subprimes” en los Estados Unidos en 2008; de ahí que los economistas de UBS consideren que, a diferencia de otros país como Grecia o España, China tiene una serie de mecanismo únicos que la protegen contra una crisis de deuda sistémica. No obstante, la especulación sobre la salud de la economía china, sin duda, será un tema persistente en los medios en los próximos meses.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba