OpiniónOpinión Nacional

La UNELLEZ, a sus cuarenta años

Uno de los legados que considero más importantes del liderazgo y la estructura mental estratégica de Hugo Chávez (1954-2013), fue sus tres “R” (revisión, rectificación y reimpulso). En políticas públicas esta postura hace posible orientar hacia un plano de excelencia la gestión de servicio y la distribución equitativa de los recursos económico-financieros. En el caso del sector universitario, las políticas públicas se han esforzado por sincerar la figura institucional de los centros de estudios universitarios y de ir cancelando, paulatinamente, una deuda social inmensa que el Estado adquirió con el sector universitario desde hace más de treinta años.

En Venezuela, de acuerdo a la “Ley de Universidades” (de 1970, aún vigente) y otros instrumentos de Ley de carácter normativo complementarios, las universidades se clasifican según cuatro realidades de funcionamiento y de prestación del servicio educativo: las Universidades Nacionales Autónomas, quienes disponen de autonomía organizativa para dictar sus normas internas, autonomía académica para planificar, organizar y realizar los programas de investigación, docencia y de extensión que la propia institución considera necesario para el cumplimiento de sus fines; autonomía administrativa para elegir y nombrar sus autoridades y designar su personal docente, de investigación y administrativo; autonomía económica y financiera para organizar y administrar su patrimonio (Artículo 9); las Universidades Nacionales Experimentales, que son instituciones creadas por el Estado venezolano con el fin de ensayar nuevas orientaciones y estructuras académicas y administrativas. Estas universidades gozan de autonomía dentro de las condiciones especiales requeridas por la experimentación educativa, su organización y funcionamiento se establecen por Reglamento Ejecutivo (Artículo 10 Ley de Universidades); las Universidades Privadas, instituciones fundadas por personas naturales o jurídicas de carácter privado. Para poder funcionar requieren la autorización del Ejecutivo Nacional y sólo pueden abrir facultades y carreras que aprueba el C.N.U. (Artículo 173 Ley de Universidades); y los Institutos y Colegios Universitarios, que son establecimientos dirigidos a proporcionar instrucción básica y multidisciplinaria para la información y capacitación de recursos humanos; formar profesionales de nivel superior en todas las áreas requeridas para el desarrollo integral del país; implantar nuevas orientaciones, modernos sistemas de aprendizaje en la Educación Superior; y a realizar programas de investigación predominantemente aplicadas de acuerdo a las exigencias propias de las regiones (Artículo 1, Reglamento de Institutos y Colegios Universitarios, 1974).

En el caso de la Universidad Experimental de Los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora, cuyo acrónimo es UNELLEZ, que fue fundada en Octubre de 1975, mediante el decreto N° 1178, como nueva Universidad Rural “Ezequiel Zamora”, con núcleos en los Estados Apure, Barinas, Cojedes y Portuguesa, y ya en diciembre, del mismo año, fue llamada como hoy día se conoce. La UNELLEZ, ha ampliado sus horizontes y en esa tarea muchas conquistas se han alcanzado en diversos programas de formación e investigación, en el plano nacional e internacional. Lo que ha mermado en algunas áreas es el presupuesto para la investigación y la extensión que antes cubrían los convenios con potencias del primer mundo como Estados Unidos de Norteamérica e Inglaterra. El trabajo multidisciplinar dio paso a nuevos esquemas de inversión que no precisamente responden a la bonanza que hubo en un pasado y que hoy día ha dejado solamente espacios con historia e investigaciones únicas a nivel de América Latina. Pero ese rompimiento con las potencias imperialistas ha dado más valor al esfuerzo científico de la UNELLEZ, porque le ha dado mayor independencia y control sobre el nuevo conocimiento en áreas tan neurálgicas como la agricultura y la ganadería. Ya los inventos y las innovaciones tienen autonomía para llegar hasta el más humilde productor agrícola, sin la necesidad de pasar por los controles de empresas transnacionales que ponen valor monetario a todo y termina por el esfuerzo científico-local, una penosa franquicia cuya patente ya no pertenece a la Universidad sino a los inversionistas de capital.

El eslogan de la UNELLEZ, es “La Universidad que siembra”, y el concepto de este eslogan ha sido claro y consecuente con la labor docente del personal docente y administrativo, que ya sea por la figura de Contratado o de Planta, hace vida académica valiéndose del conocimiento como estrategia para apalancar el desarrollo local de las comunidades. Es una universidad en franco compromiso social y con una visión enrumbada a lograr ser referente nacional para el desarrollo sustentable, generadora de reflexiones y conocimientos avanzados que resulten útiles para la integración de la Nación, brindando oportunidades de estudio a las masas sin exclusión de ninguna índole y que contribuye a la consolidación intelectual y espiritual del pueblo.

A todas estas, se llega a cuarenta años de existencia plena, con una inversión inmensa en recurso humano cualificado, y con una trayectoria como institución llena de prestigio y valores humanos. Pero se continúa bajo el esquema de Universidad Experimental, la cual no es que complique su funcionamiento, sino que limita su alcance para la consolidación de su papel generador de nuevo conocimiento en el escenario internacional, eso sin mencionar las posibilidades de crear mecanismos de autogestión que le brinde mayor operatividad a las investigaciones emprendidas.

Desde el punto de vista económico, las universidades públicas venezolanas, entre ellas la UNELLEZ, dependen del Estado para garantizar su funcionamiento, considerando que más del 90% del presupuesto de las instituciones de educación superior oficial provienen del presupuesto nacional; en Venezuela, la relación Estado-Educación Superior ha sido directa, son asignaciones presupuestarias incrementales y con una regulación estatal laxa, donde todo se avala por una estructura estatal basada en el modelo rentístico que aún es prevalece. Este presupuesto es insuficiente para la educación superior, por ello es necesario ir dándole una nueva figura a las universidades para que articulen ese conocimiento científico, que es su valor agregado, con proyectos de producción social que amplíen el radio de acción e incremente el presupuesto institucional en miras a financiar estudios de alto nivel en las áreas de Ciencias de la Educación (Licenciatura en Educación en las menciones: Integral, Castellano y Literatura, Matemática, Física, Educación Especial, Biología, Química, Educación Física, Deporte y Recreación, Arte y Geografía e Historia), Ciencias del Agro y del Mar (Economía Agrícola e Ingeniería en las áreas: Agronómica, Agroindustrial, Recursos Naturales Renovables y Producción Animal); Técnico Superior Universitario en las áreas de: Pesca Continental y Alimentos; Ciencias de la Salud, en Medicina Integral Comunitaria (en el marco del Plan Nacional de Formación en Medicina Integral Comunitaria); e Ingeniería, Arquitectura y Tecnología: Ingeniería en las áreas Civil, Informática, Petróleo y Agrícola; y Técnico Superior Universitario en las áreas Topografía, Construcción Civil e Informática; y las áreas de Ciencias Sociales, con Derecho, Planificación y Desarrollo, Sociología del Desarrollo, Administración y Contaduría Pública.

La UNELLEZ, a sus cuarenta años, debe tomar en cuenta las nuevas exigencias comunitarias, en sus niveles de calidad y pertinencia, lo cual exige que su modelo institucional y de aprendizaje, se vuelque a un estilo autogestionario, con organizaciones que aprendan a autoconocerse, a autorregularse y a hacer visible las dinámicas institucionales. Para construir organizaciones académicas descentralizadas es preciso desarrollar la posibilidad de crear coordinaciones horizontales y de asegurar la cooperación, superando y reduciendo la burocracia. La clave de este tipo de organización es la información constante, la actividad interactiva y la instauración de la confianza y la responsabilidad como valores fundamentales del proceso; aspectos éstos últimos que tienen posibilidad de incrementarse en la medida que las condiciones de información e interactividad se incorporan como parte de la rutina organizativa.

En concreto, la UNELLEZ, requiere incorporarse a un plano de dinámica institucional que le permita responder a las exigencias de los nuevos tiempos; como institución universitaria, se le aprecian sus propias irracionalidades, propias de las organizaciones complejas; se requiere una UNELLEZ, con nuevas formas de control público, encaminada hacia una dirección que implique nuevas coordinaciones basadas en la descentralización administrativa y autonomía de ejecución, en un contexto de evaluación del desempeño; evaluación que debe ser pensada como un instrumento hacia el cambio, no creando más burocracia, sino reduciéndola, y creando procesos de rendición de cuentas que restablezca la nueva confianza de la sociedad en las instituciones académicas, y la legitime frente a la sociedad, tomando como criterios la instauración de una cultura de la evaluación que funcione de manera descentralizada; un criterio de autoevaluación que responda a la identidad propia de la UNELLEZ y al tipo de interacciones que establezca con el entorno, local, regional, nacional e internacional; y crear condiciones de transparencia y diálogo, en los procesos administrativos y de evaluación, para el mejoramiento de la calidad institucional y el reimpulso a todos los proyectos académicos que aún están en el tintero.

¡Felicidades a la UNELLEZ y a la comunidad unellecista! Es mucho el camino por recorrer e inmensos los desafíos por superar, pero lo lograremos.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar