OpiniónOpinión Nacional

La Unellez en sus 43 años de historia (2)

Dr. Carlos Emilio Muñoz Oraa (1929-1975), uno de los creadores del modelo UNELLEZ

En estos 43 años de vida académica, la Universidad Nacional Experimental de Los Llanos Occidentales Ezequiel Zamora (UNELLEZ), ha pasado complicaciones en la consolidación de un modelo de Universidad Rural, con el cual surgió, y que se ha ido desvaneciendo ante los criterios de adecuar la Universidad a las exigencias de los nuevos tiempos. La pregunta es simple: ¿Cómo adecuar un modelo que está confeccionado para una tipología de Universidad específica y especializada, sin desvirtuar sus objetivos y principios?

El “modelo UNELLEZ”, fue ampliamente difundido a partir de 1975, con su Fundación, no había que buscarle nuevos espacios ni diseñar nuevas estructuras para entender que su razón de ser era la de una Institución de Educación Universitaria de interés local, relacionada e integrada a la comunidad local y partícipe del modelo de desarrollo local contemplados en los planes de Gobierno. El problema se presenta cuando ese modelo idealizado se fractura para dar espacio a otras disciplinas y con ello el acercamiento a lo local se pierde y se le da continuidad a un modelo universalista de educación universitaria, donde prevalece la profesionalización sin miramientos a plazas vacantes en el mundo laboral-profesional, o peor aún, sin conocimiento del sentido que tenga tal o cual profesión para las necesidades de resolución de problemas que se dan en los espacios donde ha hecho vida la UNELLEZ.

En la anterior entrega mencionaba que la Universidad cuenta con un Rectorado (en Barinas)  y Cuatro Vicerrectorados (Barinas, Portuguesa, Cojedes y Apure); el    modelo UNELLEZ, en estos vicerrectorados estuvo caracterizado por darle especificidad a carreras de las ciencias sociales, las ciencias de la educación y las ciencias aplicadas   a los procesos industriales agrícolas. En el caso de la sede en Barinas, donde funciona el vicerrectorado de planificación y desarrollo social, se hizo énfasis en preparar a un profesional que le diera al campo las herramientas sociológicas, económicas, de servicio educativo y de ingeniería aplicada a procesos industriales y de transformación; en el estado Portuguesa, por su parte, el vicerrectorado es calificado de producción agrícola, porque abordó en sus inicios una escuela de ingeniería agronómica y de carreras afines, que formaran un profesional altamente calificado para mejorar los procesos productivos locales, teniendo incidencia hacia otros estados del país; en Cojedes, el vicerrectorado se orientó hacia la infraestructura y los procesos industriales, formando profesionales altamente calificados para aprovechar el producto obtenido en la siembra y cultivo agrícola en los campos de Barinas y Portuguesa, el problema ha sido que Cojedes no ha logrado construir un parque industrial agresivo y diversificado, por lo cual los profesionales han emigrado hacia otras regiones del país donde las condicionen les  han ofrecido mejores posibilidades laborales y de crecimiento profesional. Y en el estado Apure, el vicerrectorado de planificación y desarrollo regional, apostó a formar técnicos y especialistas en los procesos de planificación y diseño de proyectos de carácter comercial e industrial, para potenciar la colocación de los productos procesados en otras regiones. Era un concepto inter y transdisciplinario al servicio de las políticas de desarrollo de la región occidental.

El modelo UNELLEZ, se aquilató con el pensamiento de uno de sus fundadores, el Dr. Carlos Emilio Muñoz Oraa; la postura del Dr. Oraa, se basa en el concepto de que la baja proporción de la actividad de investigación generadora de conocimiento frente al número total de docentes, así como las nefastas consecuencias de una masificación de la educación sin que ella estuviera acompañada de una mayor calidad en la enseñanza, ha producido universidades cuyas carreras cortas o intermedias, tan indispensables como recurso de apoyo al desenvolvimiento profesional y al mejor desarrollo regional y nacional, enfrentaran una idea de autonomía limitada  que es necesario ampliar; es por ello que en su estudio de factibilidad para la creación del Núcleo Experimental de Los Llanos Occidentales, génesis de lo que poco después de su muerte se convirtió en la UNELLEZ, partió del reconocimiento de que era necesario fundar una institución universitaria que atacara las necesidades locales y que creara profesiones especializadas en áreas puntuales del proceso productivo (algo parecido al modelo industrial de Henry Ford, quien con su producción industrial masificada amplió el acceso al automóvil); su idea era consolidar cada vicerrectorado en un espacio expedito que satisfaciera la demanda de profesiones para servicios y producción de bienes. El anhelo del modelo UNELLEZ, era que una vez consolidado se convirtiera en una Universidad Nacional Autónoma, alcance que ha estado supeditado al factor humano y al parecer éste no ha dado una respuesta satisfactoria en el presente. Es una deuda con el Dr. Oraa y con quienes construyeron el modelo UNELLEZ, de Universidad rural autónoma.

Sobre esa visión de autonomía, expresaba el Dr. Oraa, es un factor necesario para el fortalecimiento de los valores institucionales, morales y éticos, que coadyuven  en la preservación de “…la libertad creadora, la libertad de pensamiento y la libertad de expresión, en fin la libertad, génesis del civismo y la democracia”. Igualmente, en una de sus últimas intervenciones públicas, dijo el Dr. Oraa (en el Aula Magna de la Universidad de Los Andes, el 4 de abril de 1975, con ocasión del 190 aniversario de la ULA y entrega de Diplomas y Medallas a profesores con 10 y 15 años de servicios a la institución):  “Tanto la Ciudad como su Universidad han sido estoicas, nutridas de comunes convicciones en la forja y entrega de valores humanos para el mejor servicio del país, y cuando la adversidad –lejana o reciente- ha pretendido doblegarlas, se han identificado en resistir con talento, fe, coraje y dignidad para que no se traduzca en humillación, ni se lesionen los muros y el donaire de la Ciudad y la Universidad siempre cuidadosas de preservarse con honradez y con orgullo”.

En una palabra, el modelo UNELLEZ, está aún presente en la comunidad universitaria que ejercita día a día una labor creadora de saberes para el fortalecimiento de los proyectos de desarrollo local; esa UNELLEZ, debe comenzar a replegarse entorno a sus ideales originarios e impulsar un nuevo renacer desde el pensamiento vigoroso de hombres como el Dr. Oraa que siempre entendió la Universidad como un espacio en libertad donde construir y echar a volar los sueños.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar