OpiniónOpinión Nacional

¿La Única Solución?: Consultarle al Soberano

Egildo Luján Nava

¿Por qué tienen que ser Donald Trump (USA) y Vladimir Putin (Rusia) los llamados a decidir bajo qué condiciones  los venezolanos tienen que tratar de llegar a un acuerdo, promover una solución y dar por terminado lo que hoy está sucediendo políticamente en esta parte de América del Sur?.

Nadie lo entiende. Aunque lo que sí es cierto es que, de todas-todas, para desgracia de los venezolanos, lo que tendría que ser resuelto internamente, ha terminado convirtiéndose en un conflicto a  escala internacional. Y la causa no es otra que la radicalización  de la situación de conflicto interno, para terminarse convirtiendo en una verdadera puja supeditada a la influencia de los intereses de parte y parte, mientras que los venezolanos pasan a ser potenciales manjares de una eventual conflagración bélica.

Diferencias de esta naturaleza, desde luego, se sabe cuándo comienzan. Jamás cuándo concluyen. Y es esa la razón por la que no termina de entenderse hasta dónde se pretende avanzar con el escenario que se aprecia en los tableros que lideran los  dos citados gobernantes no venezolanos., quienes, sin embargo, no vacilan cuando  afirman que sus posiciones responden casi exclusivamente a su voluntad solidaria, precisamente, con los nacidos en Venezuela.

El escenario dominante no varía. Se mantiene y se defiende férreamente. Por un lado, aparecen aquellos pro-gobierno que tienen en el poder 20 años, y que recurren al derecho de la permanencia en el cargo, a partir de la convicción de que habiendo alcanzado la cúspide por la vía democrática, apoyándose en un proceso electoral en el año 1999, no es válida ni seria otra tesis que demuestre su fracasada pasantía por el ejercicio administrativo. Además de que su permanencia  en dicha posición, no ha sido precisamente una manifestación transparente de respaldo colectivo

Por el otro, está la expresión  organizada de la sociedad venezolana, y que se hace llamar opositora, apoyándose, además, en la innegable participación de  una gran mayoría humana que manifiesta un enorme y radical descontento con lo que ha venido sucediendo, precisamente, en manos de quienes se resisten a aceptar que su camino administrativo, definitivamente, ha culminado.

En el transcurso de estos últimos 20 años (1999-2019), el ingreso petrolero registró un drástico aumento de precio en el mercado internacional. Y siendo Venezuela una de las principales naciones líderes en la producción mundial con 3 millones 200 mil barriles diarios, se favoreció abundantemente con el ingreso de divisas por concepto del negocio del crudo.

Al sobrepasar los $120 por el precio por barril de crudo, el ingreso  del país fue descomunal, estimado en un promedio anual de $ 100 mil millones. Por lo que  si el costo aproximado de la producción petrolera anual fue de $ 12 mil millones y el presupuesto de egresos de la nación en ese lapso se estima en $ 20 mil millones, la sumatoria de ambos y exagerando el egreso total, entonces, llegaría a $ 40 mil millones anuales. Pero, además,  dejando un excedente anual aproximado  de $ 60 mil millones durante el transcurso de ese período.

Luego de que esta enorme cifra millonaria ingresara al país, el hecho convirtió al Gobierno en un cual nuevo rico. También en un desenfrenado dispensador de miles de millones de dólares alegremente, sin control alguno, pero sí  a manos llenas. Lo hizo internamente como por el mundo entero. Dejando en el camino la sensación de que sólo se perseguía buscar reconocimientos, notoriedad y apoyo para  el mandatario. Para un Jefe de Estado que no ocultaba su  pretensión de ser calificado como miembro del club de las grandes potencias mundiales; de grande entre los grandes.

¿Consecuencia?:en lo externo, el arribo al país de múltiples cazadores de oportunidades , para sacarle dinero a la «gallinita de los huevos de oro venezolana». Pero, además, para acceder a la ventaja  de obtener préstamos en muy cómodas y dudosas condiciones de pago, o de simples donaciones disfrazadas de ayudas humanitarias.

En lo interno, la corrupción y los malos manejos administrativos se convirtieron en la causa de grandes pérdidas a la Nación. Y suficiente para que al país se le llegara a considerar el de mayor índice de pobreza  en el continente americano.

Actualmente, la «gallinita de los huevos de oro» ya no está en condiciones de dispensar más beneficios en lo externo. Mientras que en lo interno, reinan la escasez y lamentables condiciones de vida ciudadana.

Adicionalmente, la diáspora de 4 o más millones de ciudadanos, las restricciones económicas internacionales,  el tráfico ilícito de drogas y el blanqueo de capitales, entre otros tantos problemas, conforman el motivo de peso de grandes trastornos, y de tal dimensión que han pasado a convertirse en ejemplos de infelices desenfrenos administrativos, como quizás nunca antes fue visto en ninguna otra parte del mundo.

Toda esta situación ha traído como consecuencia, de acuerdo a las últimas encuestas profesionales realizadas en el país, un descontento o rechazo al régimen de más del 90% de la población. Tal población  pide hoy un cambio de régimen y rumbo, a la vez que desconoce la legitimidad del Gobierno, luego de apelar a procedimientos que, dentro y fuera del territorio nacional, no han sido considerados transparentes  y ajustados a lo que implica legalidad.

De hecho esa es la razón por la que más de 60 países democráticos del mundo desarrollado, desconocen al actual gobierno venezolano, y reconocen como Presidente Interino de Venezuela al actual Presidente de la Asamblea Nacional, el Ingeniero Juan Guaidó. Pero, por otra parte, tal disparidad de criterios y convicciones ha creado una gran disparidad internacional de opiniones, incluyendo la atrevida formulación de propuestas que tienden a concluir en la posibilidad de que se procuren soluciones, apelándose a una peligrosa intervención armada.

Ante esta situación, sin embargo, hay un criterio en el que parecen  coincidir el ámbito internacional y la mayoría de los ciudadanos venezolanos: que se llegue a una solución política, pacífica, con base en  acuerdos que incluyan la  aceptación de  un gobierno de transición. ¿0bjetivo?: darle un espacio prudente a las partes  para organizar un proceso comicial de elecciones generales, libres, democráticas y debidamente ejecutadas por un órgano electoral legítimo y representativo.  Y que, a su vez, sea debidamente supervisado o asistido por una o más organizaciones internacionales.

En consecuencia, la auténtica, legítima y genuina solución constitucional, es consultarle al pueblo venezolano único con derecho legítimo a decidir:

1.- ¿Está Usted de acuerdo con un Gobierno de Transición liderado por el Presidente de la Asamblea Nacional, el Ingeniero Juan Guaidó, por un lapso no mayor de 24 meses, para que reorganice y estabilice al país y convoque a unas elecciones generales, organizadas por un nuevo Consejo Nacional Electoral, imparcial y supervisado por Organizaciones internacionales (OEA Y ONU)?.

SI___________.                                   NO____________

2- ¿Está Usted de acuerdo con el ingreso al país de la ayuda humanitaria ofrecida a nivel internacional, y que sean la Iglesia y diversas organizaciones ciudadanas las encargadas de su distribución a nivel nacional?

SI____________.                                  NO____________

3- ¿Está Usted de acuerdo con la liberación de inmediato de los presos políticos, y que se les permita la entrada al país libremente a los exiliados venezolanos?

SI____________.                                  NO_____________

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba